lunes, 28 de diciembre de 2015

La "vampira" de Venecia

Un equipo de arqueólogos y antropólogos encontró en 2009 en una fosa común de la isla veneciana de Lazzaretto Nuovo el esqueleto de una mujer, víctima de la peste, cuyo cadáver fue profanado por sus coetáneos ante el temor de que regresara de la muerte.

El cráneo de la «vampira» tenía un ladrillo en la boca, para que no pudiera morder. En aquella época se creía que la peste era transmitida por vampiros conocidos como los «devoradores de sudarios».


Según la leyenda, estos cadáveres reanimados comenzaban a alimentarse de sus propias mortajas, luego chupaban la sangre de los demás muertos, salían de la tumba y atacaban a los vivos. A a luz de la ciencia, los temerosos vecinos confundieron algunos procesos normales del cuerpo (vientre hinchado por la descomposición o un agujero en la mortaja por el efecto corrosivo de los gases y líquidos de la boca) con las señales de un vampiro.

lunes, 30 de noviembre de 2015

No me dejes sola

Eran aproximadamente las cinco de la mañana cuando escuche un leve toque en mi puerta, me levante de la cama y me dirigi a abrir, abri y nada, no habia nadie, al entrar en mi cuarto volvi a escuchar los golpes, molesta volvi a abrir la puerta y de nuevo no habia nadie, solo un frio viento que se colaba en mi casa. A la mañana siguiente fui a casa de mi mama y le conte lo ocurrido, me sorprendi cuando mi mama me habia dicho que a ella le habia pasado absolutamente igual, ese dia dormi en su casa puesto que tenia mucho miedo.


 Al regresar a mi casa y entrar a mi cuarto encontre aterrada una nota que decia con sangre "Gracias por dejarme entrar a tu casa, ahora, por ese error tuyo, estoy dentro de ti...", de pronto escuche unos pasos inquietos subiendo a mi escalera, desesperada me encerre en el baño, de pronto sono el telefono, no sali a contestarlo, entonces los pasos cesaron y el telefono paro de sonar, al salir, él estaba ahí, ahora tiene mi alma, llevo mi cuerpo a el infierno y mi alma es suya, a los dos dias siguientes una amiga mia entro a mi cuarto, escucho el mensaje y decia lo siguiente: "Hija... soy tu mama (sollozando) no me dejes sola, el ahora viene por mi, no me dejes sola..."

martes, 27 de octubre de 2015

Un reflejo espectral

Hace poco, algo bien gracioso le ocurrió a un amigo mio. Estaba de noche, y estaba viendo t.v, estaba solo en su casa. Estaba ya muy tarde, asi que decidió irse a acostar; cuando apagó el televisor, una figura de apariencia humana, resplandeciente, se reflejó en el televisor y estaba justo detras de el.

 Cuando volteó a echar una mirada, no habia nada, y cuando vio el televisor, tampoco se reflejaba nada, aparte de el y los muebles de su sala. estaba seguro de que era un fantasma.

 No le contó a nadie en su casa, pero me contó a mi, pues yo he leido sobre el tema y se algo sobre eso, pero no mucho. Yo le pregunté que si aquel ente se había presentado antes y me dijo que no, que nada raro habia pasado antes de eso.

 Me quedé pensando y no encontraba explicación, hasta que recordé un libro que habia leído hace poco. Yo le pregunté que si algun familiar que lo quería mucho habia muerto hace poco y me dijo que si, mi unica explicación era que esta persona difunta, al quererlo tanto, lo extrañaba y que habia decidido ir a visitarlo.

martes, 29 de septiembre de 2015

La visita de la muerte

Hace como 2 dias yo me encontraba en el despacho de mi casa revisando unos papeles estaba lloviendo de repente veo que estaba una mujer parada mojándose y me pregunté que hacía una bella mujer fuera de su casa con este clima y sin paraguas

. De pronto la mujer se fue acercando y cuando la logré ver era María. Me sonrió y tenía los dientes todos podridos y los ojos diabólicos y grité "porqué María porqué volviste si yo....te maté y me aseguré de enterrarte bien" y cuando voltee no había nadie.

 Fui a la finca donde la había asesinado y la vi. Nos abrazamos y le pregunté que porqué me seguía buscando. Ella me dijo que porque me seguía amando, después nos besamos y de repente me desmayé.

 Cuando desperté vi que estaba entre el lodo y un hombre me dijo "hombre de Dios está loco porque se enterró en esa fosa", me cayo el 20 y vi que era la misma fosa donde enterré a María. Después nunca volví a saber que paso con el cadáver de ella.

jueves, 27 de agosto de 2015

El coleccionista de muertos

Una de las historias de terror más populares es aquella que narra que todo mundo debe estar al pendiente del vecino de al lado, pues detrás de esa imagen inocente podría esconderse la de un hombre desalmado, al cual le gusta asesinar por las noches y guardar los cadáveres de sus víctimas en grandes refrigeradores ocultos en el interior de su casa.

 Ese era el hobbie de un joven ruso de 29 años llamado Anatoly Moskvin, un historiador que durante varios años profanó las tumbas del panteón de un pequeño poblado llamado Nizhny Novgorod, muy cercano a Moscú.

 Después de una ardua investigación, la policía local descubrió que Moskvin fue quien robaba huesos de las tumbas, que utilizaba para crear formas antropomórficas, a las cuales gustaba de vestirlas con ropa de mujer y pelucas, osamentas que exhibía en su apartamento.

jueves, 30 de julio de 2015

Dientes

Abrí los ojos somnolientos, apenas podía distinguir que me encontraba en mi habitación. Con algo de sueño me levanté y con pasos temblorosos me dirigí al baño, eran las 6:38 de la mañana, sentí un sabor a sangre en la boca y un líquido que brotaba de mis encías; pronto, el líquido se tornaba mayor, tanto así que ya no me era posible tragármelo, debido a eso, comenzó a emerger por mi boca, el piso de cerámicos blancos ahora tomaba un color carmín, entonces realicé que el líquido era sangre, fue así como levanté la cabeza para poder observar la herida de la que salían litros de sangre, al verme en el espejo, me horroricé de forma extraordinaria.

 Aquello que me causaba un estupor tremendo era que, al abrir la boca para ver la herida, noté que mis dientes se encontraban completamente podridos y desordenados, de modo que, los molares ahora estaban en el lugar de los caninos, y los incisivos dispersados alrededor de toda mi boca; jamás había visto cosa parecida.


 Finalmente, cuando parecía que la sangre dejaba de brotar, me dispuse a buscar la supuesta herida causante de la hemorragia, después de unos minutos, sin hallar vestigio alguno de cortadura o infección, sentí deseos increíbles de vomitar. Para esto, todo mi baño se encontraba cubierto de color rojo, mis vómitos solo eran sangre y no como comúnmente sucede que se regurgita la comida digerida, pero no, solo sangre; luego de 10 minutos de vomitar, sentí que vomitaba mi lengua, luego una especie de tubo delgado emergía de mi boca, tenía conocimientos básicos de anatomía, así que comprendí que vomitaba mis entrañas, luego, observé que salía una bolsa, el estómago, luego dos tubos, los intestinos delgado y grueso.

 Yacía completamente bañado en sangre y cansado, debido a las contracciones que realizó mi cuerpo al vomitar. Contemplé mis órganos en frente de mí, me toqué el abdomen y sentía un vacío alucinante, solo costillas y piel, asombrosamente seguía con vida. Vi el reloj y marcaban las 7:30; iba a llegar tarde al trabajo, así que me afeité, me vestí y me encaminé con destino a mi oficina. No duré mucho…

miércoles, 1 de julio de 2015

Encuentro misterioso

Lo que presenciamos mi novia y yo, era una gigantesca elipse sobre nosotros; hubiera pasado desapercibido ante nuestros ojos si no lo delatase la luna, que era llena, y el cielo raso; o se hubiera situado a pocos metros del margen de la carretera; pues, la luna, sobre la misma, una fina corona de luz la dibujó en el cielo, cuando la cruzamos por debajo. Su base era de un tono rojizo apagado como el nácar, más o menos. Y desde luego que la influencia luminosa de la ciudad, nada tuvo que ver tanto por la distancia a la misma, como por lo bajo que estaba suspendido en el aire. Si no hubiera sido por mi novia que se puso histérica de miedo, forzándome a no salir del coche y a grito "pelado", que continuara la marcha, hubiera realizado algunas que otras comprobaciones.

 La verdad: nos daba bastante miedo; ni por el forro, para nada, pensaba bajarme del coche por muy valiente que me tenía hasta entonces. Pero mantuve la cabeza fuera del ventanuco del vehículo en todo su tiempo, mientras iba muy despacito, casi parado, hasta cruzarlo y más. Y lo que vimos era lo que os he contado, pero tan cerca que la impresión que daba era parecido al de un porta-aviones suspendido sobre nosotros, a pocos metros. Era impresionante; y estoy convencido, lo que fuere aquello, se percató de nuestra presencia, porque al instante empezó a escupir pequeñas nubecitas blancas que arrastraba el aire, lentamente, hasta cubrirlo por completo, en una especie de creciente neblina.

 De esto hace ya unos seis años y desde entonces no he dejado de acudir al lugar, cámara en mano, sin éxito alguno. ¿Qué era eso? -Espero que no piensen que soy un lunático o algo parecido. Nunca he sido de estas creencias, hasta que tuve la mala suerte de encontrarme con eso. Esta es la razón por la que me mantengo en el anonimato. Atentamente, Josean

jueves, 28 de mayo de 2015

Gilles de Rais (Barba azul)

A partir del verano de 1438 comenzaron a desaparecer algunos muchachos de la misma ciudad de Nantes, de los pueblos de los alrededores, y la mayor parte, ocurrían cerca de la mansión del barón de Rais. También hacía entrar en su castillo a algunos de los niños mendigos que pedían limosna frente al puente levadizo, que eran retenidos contra su voluntad por sus servidores, violados y desmembrados posteriormente. La sangre y otros restos se conservaban para propósitos mágicos. El mismo Gilles contó en alguna ocasión como disfrutaba visitando la sala donde los chicos eran a veces colgados de unos ganchos. Al escuchar las súplicas de alguno de ellos y ver sus contorsiones, Gilles fingía horror, le cortaba las cuerdas, le cogía tiernamente en sus brazos y le secaba las lágrimas reconfortándole. Luego, una vez se había ganado la confianza del muchacho, sacaba un cuchillo y le segaba la garganta, tras lo cual violaba el cadáver.


 En una ocasión, se acercó a un niño que había elegido previamente y lo llevó al gran lecho que ocupaba el fondo de la sala de "torturas". Después de algunas caricias, tomó una daga que colgaba de su cintura, y riendo a carcajadas cortó la vena del cuello del desdichado. Frente a la sangre que brotaba y al cuerpo que se convulsionaba, el barón se puso como loco. Arrancó las vestimentas al moribundo, tomó su propio miembro y lo frotó en el vientre del niño, que dos de sus cómplices sostenían porque éste estaba sin conocimiento. Cuando por fin salió el esperma, tuvo un nuevo acceso de rabia, tomó una espada y de un golpe cortó la cabeza de la víctima. Gilles, en pleno éxtasis se tumbó sobre el cuerpo decapitado, introdujo su sexo entre las piernas rígidas del cadáver, gritando y llorando hasta un nuevo orgasmo, se derrumbó sobre el cuerpo cubriéndolo de besos y lamiendo la sangre. Luego ordenó que quemasen el cuerpo y que conservasen la cabeza hasta el día siguiente. En ese mismo suelo, desnudo y manchado de sangre se habría quedado dormido.

 (Se dice que Gilles tras la comisión de los crímenes de vampirismo y necrofilia caía en un pesado sueño, casi en coma, hecho que se reproduce en otros asesinos vampíricos y necrófilos que también dormían después de atacar a los cadáveres, como es el caso de Henri Blot).

jueves, 30 de abril de 2015

Almas en pena

El silente espectro merodeaba taciturno por el campo santo. Tenía hambre y así pareciera un caníbal necesita alimentarse... No podía comerse a los vivos, estos estaban fuera de su alcance. Pero los espíritus recientes de gente fallecida, niños, ancianos, y mujeres. Era el alimento de los espectros andantes, por eso cada noche merodeaba el cementerio aquella alma en pena, que no encontraba el descanso. Ese día en una lùgubre fosa común había varios cadáveres. niños, hombres, personas sin familia, muertos en la indigencia, en plena calle

. El aura de aquel espectro se sintió atraído por aquella energía que emanaba de aquella sepultura, necesitaba alimentarse de aquella energía reminiscente. Cada día hacia lo mismo se alimentaba de la energía de cadáveres recién fallecidos. Se daba su festín y luego vagaba, lamentàndose de su destino. Su agonía era indescriptible, pero solo era oída por el resto de los espectros que por allí vagaba, la energía que quitaba aquellos cuerpos. Los convertía en los siguientes espectros que vagarían por la eternidad.


 En la lontananza de aquel campo santo y entre tanto lamento no todos los espectros eran iguales algunos, no se alimentaban de la energía de otros cuerpos. Mas bien los miraban por encima del hombro con gran desden. Solo los visitaban y antes de llegar a su destino se presentaban ante ellos. Otros en cambio les encantaba asustar a niños, y ancianos, se impregnaban del terror. Que producían en ellos, adoptaban los mas espeluznantes formas, caras terroríficas cuerpos amorfos, verdaderas deformidades, sonidos y ruidos de ultratumba..

 También aquel campo santo existían espectros buenos, los menos, pero también existían y daban compañía a los muertos recientes, estos se regocijaban de la esperanza de aquellos cadáveres del deseo de ver a sus familiares y seres queridos. Aquellos espectros solo podían visitar tumbas y fosas comunes que no estaban bendecidas, ni tenia a nadie que fueran a visitarlas, almas pérdidas como ellos. Esa era las leyes que imperaban en aquel campo santo la mayoría de los muertos encontraban su destino, en cambió otros vagaban por sus recintos como almas en penas. Sin encontrar nunca la paz y descanso que tanto necesitaban.

martes, 31 de marzo de 2015

Tres historias de terror

Hoy veremos tres historias de terror muy reales que no son aptas para personas con problemas cardíacos.

martes, 17 de marzo de 2015

La luzdel pasillo

Esta es la historia que me contó una amiga asegurándome que era real. Para preservar su identidad, pongamos que se llamaba Raquel. Raquel tenía un novio, al que llamaremos Raúl, y un fin de semana él la invitó a la casa de campo de sus padres. Era una fecha cercana al día de los enamorados, y la idea era hacer una escapada romántica. Llegaron el viernes por la tarde a una casa aislada en la montaña, preciosa, a la que se accedía a través de un pequeño bosque. Aparcaron el coche enfrente de la casa, pues no tenía aparcamiento ni garaje, y después se dispusieron a instalarse. Abrieron las ventanas para que se aireara la casa, abrieron las puertas, conectaron la luz eléctrica y el gas para darse una ducha calentita, etc. Llegó la noche y cenaron en la planta primera de la casa, en el salón con chimenea. Raúl se había esmerado en que todo resultara perfecto; había cocinado una cena estupenda, había comprado cava... Os podéis imaginar el escenario sin problemas. Pero un grito se oyó en la casa y ambos se sobresaltaron. Se quedaron en silencio, aguardando otro ruido parecido para identificar qué demonios había sonado, pero nada se escuchó. Después del susto inicial, volvieron a relajarse y estaban ya riéndose de su reacción cuando otro alarido se oyó e inmediatamente después la luz se fue. Sin velas, ni linternas, Raúl resolvió ir hasta la cocina para ver si habían saltado los plomos, y Raquel, que es muy medrosa, de ningún modo se quería quedar sola.

 Llegaron a la cocina, que era donde estaba el cuadro de la luz. Curiosamente, sólo habían saltado las llaves que correspondían a la planta baja. Volvieron a subir las llaves de modo que la luz volvió, y regresaron al salón. Mi amiga Raquel aquí ya estaba bastante nerviosa. Decidieron subir a la planta alta y dormir, Raúl comenzó a bromear para quitarle hierro al asunto, comentando que si Raquel tenía tanto miedo tal vez sería mejor dormir juntitos, y ella le tomó la palabra. Se fueron a la habitación de los padres de Raúl y allí estuvieron hablando un rato hasta que se quedaron dormidos. Raquel no tenía unos sueños muy dulces y en mitad de una pesadilla se despertó, y pudo ver la luz de una vela acercándose por el pasillo. Miró al lado de la cama y Raúl estaba allí, así que se empezó a asustar de veras. Trató de despertar a su novio, que tenía el sueño muy pesado, mientras miraba por el rabillo del ojo y veía que la luz de la vela se iba acercando cada vez más a la habitación. ¿Por qué narices dejaríamos la puerta abierta?, se preguntaba Raquel. Gritó muy alto, Raúl se despertó finalmente, pero no había rastro de la luz misteriosa del pasillo. Raúl salió (aquí Raquel ya no le acompañó, prefería quedarse en el cuarto)y le juró que no había nadie, que seguramente estaba medio dormida aún y que había confundido la realidad con un sueño. Raquel estaba bastante segura de haberlo visto, pero si no había nadie en el pasillo ni en las habitaciones, ninguna ventana estaba abierta, su novio tendría razón. Así que se dejó convencer, pero tardó en dormirse. Tenía los ojos como una lechuza, Raúl se volvió a quedar dormido y ella empezaba a sucumbir al sueño cuando...Otra vez la maldita luz de la vela resplandecía desde el pasillo, esta vez Raquel estaba segura de estar despierta, y zarandeó a Raúl sin hacer ruido para que viera la extraña luz que se aproximaba cada vez más hasta el dormitorio donde estaban. Raúl esta vez sí vio la luz de la vela, y se quedó aterrorizado, pues no sabía cómo actuar.

 Raquel empezó a chillar muerta de miedo, la luz de la vela seguía acercándose, y ninguno de los dos se atrevía a ver quién o qué era el responsable. Raquel en ese momento, cegada por el terror, se puso la ropa y cogió las llaves del coche, salió por la ventana, se tiró desde el segundo piso de la casa de campo(sorprendentemente no se rompió la crisma) y se quedó en el coche a dormir, pues lo único que podía hacer era pensar en la velita que se veía desde su habitación acercándose al dormitorio. Desde fuera de la casa no se veía ninguna luz y ya estaba pensando que era todo fruto de su imaginación cuando amaneció. Con la luz del día a ella todo lo que había sucedido le parecía una estupidez de esas en las que uno reacciona desproporcionadamente, y se metió en la casa, gracias a una copia de las llaves que Raúl le había dejado. Mientras subía por las escaleras al segundo piso, dice que el miedo volvió a embargarla, pero que fue valiente y llegó hasta la habitación donde Raúl dormía. El estaba allí, durmiendo tranquilamente. A su lado, en la mesilla de noche, había algo que no estaba la noche anterior. Un candelabro.

sábado, 28 de febrero de 2015

A pie de la cama

Son las 10:33 y voy camino a casa después de haber salido del trabajo, se que nadie me espera allí, vivo solo desde hace 1 año pero me invade el miedo y no quiero llegar, he tenido problemas para dormir desde hace unos días y las últimas 2 noches me he dado cuenta que, ahí, en la oscuridad, hay un hombre mirándome.

 La primera ves que me percaté de su presencia, lo vi en la puerta de mi habitación; yo intentaba dormir boca arriba cuando sentí su mirada, había demasiado silencio, solo lo mire de reojo, estuvo ahí toda la noche, mirándome, no puedo dormir con el mirándome, ni siquiera quiero perderle de vista.

Anoche todo empeoró, apareció cerca de las 2:50 de la madrugada en el mismo lugar, solo lo veo con el rabillo del ojo pero no dejo de verlo, sabe que lo veo, pero anoche me distraje y miré para arriba, cuando volteé con él, estaba a pie de mi cama, mirándome. Finalmente, sé que debo llegar a mi casa en algún momento y dormir, solo no debo perderle de vista.

martes, 24 de febrero de 2015

Los relojes

En un viaje de Valencia capital a Cullera, lugar de la costa valencia al que ya estaban casi llegando, un matrimonio sudamericano sufrió un avistamiento del que no fueron realmente conscientes. Era aún de día y sólo recordaban el sonido estridente de la radio y las luces que se acercaban hacia ellos cegándolos. Nada más. No recordaban nada más. Al despertar vieron que estaban en la cuneta, con el coche en marcha y en estado de semisueño. Despertaron y siguieron su camino mientras se preguntaban qué había ocurrido.

 - ¿Qué hora es? -preguntó el marido mirando su reloj.
 - Las cinco. -Contestó su mujer
.- Pero está parado, no puedo asegurártelo.

 El hombre se dio cuenta de que su hora coincidía con el reloj de la mujer pero le extrañaba algo: la tarde estaba acabándose, se notaba en el cielo. Llegaron a los pocos minutos a Cullera y lo primero que hizo el hombre fue entrar en una relojería: Todos los relojes marcaban las cinco de la tarde, y como el suyo y el de su esposa, todos estaban parados. El dueño iba de uno a otro poniéndolos en marcha, dándoles cuerda, mirando las pilas. El sudamericano se presentó y le confesó lo que le tenía preocupado, a lo que el dueño de la relojería contestó:

 - Hoy ha ocurrido algo extraño, todos los relojes de la tienda se han parado a las cinco de la tarde.

martes, 13 de enero de 2015

Cameron Macaulay

La mamá de Cameron, Norma, de 42 años, dijo que un día el niño comenzó a contar historias de su infancia en la Isla de Barra. Habló de sus antiguos padres, cómo murió su papá, y sobre sus hermanos y hermanas de su vida anterior. También dijo que su “antigua mamá” era la de su vida anterior. Cameron cree que él tiene una vida anterior y le preocupa que su familia lo extrañe. Norma cuenta, “Él se queja de que en nuestra casa hay sólo un baño, mientras que en Barra ellos tenían tres. Suele llorar por su mamá, dice que ella lo debe extrañar y quiere que su familia en Barra sepa que él está bien. Cameron se siente muy triste, no deja de hablar de a dónde fueron, qué hicieron y cómo veía aterrizar los aviones en la playa desde la ventana de su habitación”. Cameron incluso dijo que su papá se llamaba Shane Robertson, y que murió porque “No miró para los dos lados”. (Probablemente quiera decir que su padre fue atropellado por un coche).

 Cuando llegaron y el avión aterrizó en la playa, todo era exactamente como Cameron lo había descrito. Él se dio vuelta hacia Martín y Norma y les dijo, “¿Ahora me creen?” Cuando Cameron se bajó del avión, iba sacudiendo sus brazos y gritaba fuerte “¡Regresé!”. Se pusieron en contacto con el Centro Heritage para averiguar si conocían a una familia Robertson que vivía en una casa blanca en la bahía. El centro Heritage dijo que no. Más tarde, condujeron alrededor de la isla pero no encontraron la casa blanca. Posteriormente recibieron un llamado al hotel confirmando que de hecho había una familia Robertson viviendo en una casa blanca en la bahía. Cuando llegaron allí, Cameron reconoció inmediatamente la casa blanca y estaba extremadamente feliz. Pero resultó que no había nadie en la casa. El dueño anterior ya había muerto. Igualmente, la persona que tenía la llave los dejó entrar. Cameron estaba familiarizado con la casa y conocía cada pedazo de ella.

 Como él había dicho, había tres baños y podía verse el mar desde la ventana del dormitorio. Los investigadores le siguieron el rastro a uno de los miembros de la familia Robertson que era dueño de la casa y lo fueron a visitar a Stirling. Pero él no supo dar ninguna información sobre Shane Robertson. Cameron estaba ansioso por ver fotos de su familia de la vida anterior, pensando que probablemente podría encontrar a su padre o a sí mismo. Él siempre hablaba de un gran auto negro y un perro blanco. El perro y el auto estaban en las fotos. Desde que volvieron a su casa en Glasgow, Cameron estuvo más tranquilo. Norma siente que hizo lo correcto al emprender ese viaje. Aparentemente, las memorias de las vidas previas se borran gradualmente al crecer la persona. Cameron nunca habló de la muerte con Norma, pero le dijo a su mejor amigo que no se preocupe por la muerte, porque él aún regresaría. Cuando Norma le preguntó a Cameron cómo llegó a estar con ella, el niño le dijo que él cayó y fue a dar al abdomen de ella. Cuando le preguntaron sobre su nombre anterior, dijo que también se había llamado Cameron. La historia de Cameron ha sido filmada en un documental por el Canal Cinco de Gran Bretaña, se llama “El niño que vivió antes."