sábado, 31 de mayo de 2014

No eramos solo tres,sino cuatro

Ante todo hola a todos los lectores que visiten esta aterradora historia real que me ocurrió a mi y mis dos primos Rafa y Alex. Era un día de Junio del año pasado,mi primo Alex se quedo conmigo la noche anterior por unos motivos personales. Antes de dormirnos empezamos a contar que haríamos mañana y llegamos a la conclusión de que jugaríamos a un juego de miedo y basado en tener la casa totalmente a oscuras, una vez decidido nos fuimos a dormir.
Ya por la mañana, mi madre se fue temprano a trabajar y nosotros nos quedaríamos hasta la tarde solos. Para nosotros dos no fue problema, desayunamos y vimos un poco la tele, hasta que llegaron las 10:30 y llamamos a mi primo Rafa, para que se viniera a jugar a un juego de terror, él no se lo pensó dos veces y aceptó nuestra invitación.
Mientras Alex y yo íbamos poniendo mantas y toallas en las ventanas para que todo estuviera listo cuando mi primo llegase. Una vez ya los tres, bajamos todas las persianas y nos dirigimos a la cocina,e l único lugar que tenia luz, allí dijimos como íbamos a jugar, pero una vez que íbamos a comenzar, no sabemos como, la tele se encendió sola, a nosotros tres nos entro un escalofrío, aterrados salimos de la cocina con unos cuchillos cada uno y detrás de cada uno para mayor seguridad, llegamos al salón y apagamos la tele que hablaba de un tema relacionados a los espíritus en las casas.
Pasado ese momento tan angustioso decidimos dejar el juego y hacer que la luz reinara mi casa, pero al intentar quitar las mantas y toallas el ventilador se cayó de la mesa y la hélice del aparato salió y se clavó en la pared, aterrados y con mas motivo encendimos la luz y esta no se encendía y de pronto escuchamos pasos que no eran nuestros.
Sin pensar, bajamos por las escaleras a toda prisa y los tres miramos para arriba y vimos una sombra en el balcón que nos miraba fijamente y en ese momento corrimos de mi plazoleta para irnos lejos, justo al pasar la esquina mi madre venia acompañada de mi padre, todos les contamos la historia que nos había pasado y no nos creyeron, ellos subieron y nosotros les acompañamos y al llegar a la puerta todo estaba en su sitio, lo mas raro nunca visto, hasta la hélice que salió disparada e impactó contra la pared no estaba ni la marca tampoco.
Desde ese día, yo no puse mas la casa a oscuras.

viernes, 16 de mayo de 2014

Sueño

Hoy es un día frío y lluvioso, desde mi computadora puedo escuchar la lluvia caer, últimamente han pasado cosas muy raras en casa, olores raros, ruidos extraños y sombras que se deslizan por los pasillos, de noche no puedo evitar taparme con mis mantas, hace mucho frío y mis dedos están congelados, enciendo la estufa pero el ambiente está congelado hasta tal punto que parece rajar la piel, no se que es, pero algo me impulsa ha escribir, de repente un trueno estremece la casa, luego calma total, es un silencio que me estremece hasta tal punto que puedo escuchar los latidos de mi corazón, no lo puedo evitar, sin desearlo miro hacia la puerta del pasillo esta todo a oscuras solo se ve un pequeño resplandor de luz por el monitor, mi corazón late cada vez más fuerte, mis ojos no pueden dejar de ver la puerta, siento que en cualquier momento alguien va a salir caminando por allí.
Pero nada, trato de concentrarme en lo que escribo pero no lo consigo, de repente escucho el crujido de una puerta abrirse, tal es mi miedo que no puedo ni respirar, mi corazón late estremecidamente de pronto veo algo en la oscuridad que se dirige a mi no se que es estoy inmóvil. En la silla se puede sentir la vibración de los pasos en el pasillo, quiero gritar pero no puedo estoy completamente paralizada, cada vez mas fuerte, siento esa presencia que se acerca no se que es, de repente un rayo cae y con la luz del relámpago veo una sombra no se que es, otro rayo cae muy cerca de aquí no se que hacer no puedo moverme mi miedo me paraliza quiero gritar y no puedo siento que me hablan, estoy apunto de desmayarme y en eso siento que alguien que me toca en el hombro y me dice Fer es tarde levántate en eso abro los ojos, respiro profundamente y digo todo fue un sueño.