sábado, 20 de diciembre de 2014

La curva misterosa

Mi tía, un día en el que hablamos de fantasmas y la Santa Compaña (propia de Galicia), me contó que hace unos años, durante un viaje por España, una pareja amiga suya había vivido una sorprendente experiencia. Me contaba que, durante su viaje, vieron una señora mayor pedirles que la llevaran, (la señora llevaba un ramo de flores). La pareja, como es de imaginar, iba delante y la señora subió a la parte trasera del coche. Siguieron el camino, y de pronto la señora dijo: "Tengan cuidado con esa curva que es muy peligrosa, vayan más despacio". La pareja miró hacia delante, y pasada la peligrosa curva, la chica miró hacia atrás para darle las gracias a la señora. Ella gritó a su novio que parase el coche. La señora no estaba. Miraron hacia atrás hacia la curva, y vieron las mismas flores que la señora llevaba atadas al quitamiedos....

domingo, 30 de noviembre de 2014

Terror en Navidad

Era una noche navideña cualquiera,yo estaba con mi familia en mi casa eran como las 9:30 estabamos bajo un albol de mango contando historias de terror mi primo de 5 años decia que veia una persona del otro lado de la calle pero no habia nada, mi primo por temor se fue. como a las 11:00 nos fuimos a dormir yo tenia miedo me fui a dormir con mi mama a su cuarto mi mama me decia que no habia por que temer no pasaria nada al dar las 12:00 me dormi,me pare a tomar agua,fui al baño y vi un rato television. al dar las 4:00 la muñeca que le habia comprado a mi hermana la guarde por temor,le quite las pilas y por si acaso la deje en off,a las 4:00 la muñeca empezo a llorar,la habia dejado en mi cama cuando vi estaba en la sala en un carton,la mona era de matel y todo lo que he comprado de matel se a revelado,a la semana siguiente la tiramos pero al mes aparecio en el carton donde se habia ido cuando lloro, la quemamos y asi fue como nos libramos de la muñeca,les dire el nombre de la muñeca para que no les suceda lo mismo matel-bebe estrella…

domingo, 2 de noviembre de 2014

El árbitro fantasma de San Miguel

En el partido de San Miguel, provincia de Bueno Aires, asolan ciertos personajes terroríficos, y no lo digo solo por su ex intentdente Aldo Rico... Sino por un personaje espeluznante que aparece por las noches. Se tratá de un referí (o al menos lleva las vestimentas de este) y se lo puede ver vagar por las calles a altas horas de la noche. Muchos dicen que se trata de Erberto Baldemiro, arbitro del ascenso que murió en un enfrentamiento entre San Miguel FC y Deportivo Armenio, cuando un hincha enardecido le tiro con un adoquin con clavos oxidados pegados en la superficie.

Cuentan lugareños que fueron corridos por este espectro arbritral pero nunca fueron alcanzados... Sin embargo el ciudadano Jorge Altamirano no tuvo la misma suerte, el fantasma lo corrió durante cuadras y finalmente lo alcanzó. Altamirano no paraba de temblar y un sudor frio recorria su espalda. El referato metió mano en uno de sus bolsillos y la victima cerró los ojos pensando en lo peor (no se que es lo peor que puede hacerte un fantasma además de asustarte, pero asi cuenta la crónica), entonces sacó una tarjeta roja se la mostró a Altamirano, anotó su nombre y desapareció... Altarmirano luego de unos minutos se le pasó el julepe, sonrió y siguió el camino a su casa. Al otro dia su historia fué tapa de todos los diarios sensacionalistas.

Pero aquí no termina este relato, falta quizas la parte más aterradora. Cuarenta años más tarde Altamirano que ya tenia 80, tuvo un ataque cardíaco y murió. Sin duda su muerte esta asociada al hecho de haber sido anotado en la libreta maldita de referí fantasma.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Despertar

La fría noche eterna habita en su alma...la mórbida agonía hace tambalear su fortaleza, creando torbellinos de delirios en su atormentada cabeza...no sabe que espera, no sabe que busca; el vacío en su interior le dice que espere, que pronto llegará, es algo tan fuerte, tan inexplicable, pero que la hace continuar...
La mortecina luz de luna hacia lucir su pálida piel más clara aún, la oscuridad la tiene atrapada en su misteriosa red desde hace tiempo...aunque ella aún no lo sepa...vagando por la vida sin un fin específico, sólo con una insaciable sed de sabrá Dios que...algo dormido en su interior busca salir, pero la conciencia impoluta, la prudencia de su razón
se lo impedía...como presagiando la atrocidad que esto sería...
Después de meses sin "tener vida", como Sara llamaba a su época de clases, decide ir a la ciudad y salir con sus compañeros de la facultad...ya era hora de divertirse y pasarla bien. La noche es mas fría de lo normal pero eso no es impedimento para salir, necesitaba despabilarse no solo de los estudios sino de su vida en general. El destino no la había favorecido según ella...desde el momento de su nacimiento parecía estar "maldita"...era solo un término q ella utilizaba para referirse a su vida en si...aunque no sabia la verdad...no sabia q esa supuesta maldición existía y era parte de su herencia...
Las luces de la disco la mareaban mas de lo normal, esto debía ser a la cantidad de tragos que bebió, necesitaba estar sentada y sin moverse o en cualquier momento pasaría un bochorno terrible...divisó entre la multitud un asiento desocupado y se dirijo allí como atraída por un imán. Se dejo caer como peso muerto, la verdad solo quería descansar, apoyó su cabeza sobre el respaldar del sofá y entrecerró los ojos para detener el mareo en su cabeza..."pronto despertaras...cada vez falta menos y tu vida empezará"...abrió los ojos y saltó del asiento como un resorte...esa voz...la conocía...pero no era posible...ya había dejado esas tonterías de niños...ya era una adulta y no podía volver a tener esas alucinaciones o lo q sea q fueran...Solo fue capaz de tomar su chaqueta e irse del lugar...estaba confundida...quizás el alcohol...si seguramente el alcohol...
Ya pasó una semana del incidente en la disco y ese hecho ya se había borrado de su memoria, no podía darle la importancia que no tenia...Era mas de la medianoche y decide salir al patio...siempre q se sentía rara salía a mirar el cielo, la noche la tranquilizaba, la luna era su única confidente...aunque siempre estaba sola...nunca realmente lo estaba...y aunque estuviera rodeada de su gente...siempre estaba sola...Siempre se sintió rara, diferente, pero estaba acostumbrada a ser "normal" ante el mundo...
Esta era la noche en la cual cambiaria su vida...sentada en la oscuridad como otras tantas veces, nota que su perro no vuelve por mas q lo llame y lo llame...va a buscarlo preocupada y nota q no estaba sola...sentía una presencia detrás de ella...podía sentir una mirada clavada en su nuca...como estaba acostumbrada a esta sensación y a que no haya nunca nada detrás se da vuelta confiada pero igual demasiado excitada...y como siempre...no había nada...sonríe sintiéndose una tonta y voltea hacia el frente y casi a unos centímetros de su nariz estaba parado "él"...quedan sus miradas fijas una en la del otro...si hablar ...sin ni siquiera respirar lo mira y en su interior siente la emoción de haber hallado lo que siempre espero...esa sensación de plenitud total...ese maldito sentimiento que nunca pudo sentir...esa sed que le perforaba la garganta y le recorría el cuerpo...

Sara solo se perdió en los ojos de "él"...eran de un verde puro, irreal, penetrantes, malvados, excesivamente apasionados pero dulces y protectores a la vez...no hablaban, solo se miraban fijo...la conexión se había producido, sus seres se habían hallado al fin...ella quería ser suya...ser como él...pero sabia q eso no seria fácil...al mira en sus ojos ella despertó y supo toda la verdad...supo que lo que dormía en ella acababa de despertar...y también supo que "eso" jamás debería salir...
Todas las preguntas que jamás habían sido respondidas en su vida ahora tenían respuesta...sabía su pasado...el pasado de su padre...el pasado del hombre al que había amado aun antes de nacer...y el futuro...ese maldito futuro que jamás volvería a ser el mismo...

martes, 30 de septiembre de 2014

El presentimiento

En los años setenta, un par de amigas viajaban por la vieja carretera de Ademuz en dirección a La Eliana, un pueblecito -entonces pequeño- con mucho terreno de chalets para veraneantes. Allí una de ellas tenía una casa y era donde se dirigían.
Era por la tarde y conducían con tranquilidad cuando el coche comenzó a hacer cosas raras. La radio se encendió de pronto y una brillante luz blanca se puso sobre ellas. Perdieron el conocimiento ambas, o al menos aseguraron no recordar absolutamente nada.
Al despertar estaban en el chalet, dentro del coche. Salieron aturdidas de él sin recordar cómo habían llegado hasta allí, y al salir comprobaron que el coche estaba como loco: el limpiaparabrisas estaba en marcha, los intermitentes se encendían y apagaban...
Jamás supieron lo que pasó y cuánto tiempo duró aquello, tan sólo podían recordar que salieron a mitad de tarde y que cuando despertaron era de noche y habían llegado a la casa.
¿Abducidas? Seguramente sí.


miércoles, 27 de agosto de 2014

Patricia

Este relato es real, cuenta lo que me sucedió con un antiguo amor y cómo se despidió de mí. Vivir con eso en la conciencia no es grato, les dejo mi historia, ustedes son libres de creer o no.
Cuando tenia quince años tuve una novia, la amé como puede amar un adolescente a esa edad, fue un ir y venir de rompimientos y reconciliaciones, asi pasaron casi dos años. Un día, cansado de todo eso sin mas di por terminada la relación, no la busqué ni le llamé, ella tampoco lo hizo, supuse que había entendido y me di a la diversión, era un niño!! Yo sólo quería divertirme y salir con muchas chicas, aunque no terminaba de olvidarme bien de Patricia, Patito, como le decía de cariño.
Pasaron los años y la comunicación fué nula, me enteré por otros amigos que se había casado, me dolió en el alma, a pesar que ya no eramos nada y que fuí yo quien la cortó. Habían pasado cinco años desde que salimos de la secundaria, y aun podía recordarle con ese uniforme, y su cara de niña.
Dos años mas tarde yo también me casé, lamentablemente mi matrimonio no ha funcionado, y jamás podremos tener hijos, me arrepiento tanto de no haber acabado con ese matrimonio en su momento, cuando hubiera valido la pena acabar con algo que no me hace felíz, soy un cobarde.
Hace un año la encontré de nuevo,esperaba un taxi para ir a trabajar la distinguí entre muchas personas que estaban junto a ella, mi corazón latía como hace mucho que no lo hacía,y me puse igual de nervioso que cuando me le declaré en la graduación, parecía un tonto, ella seguía igual de bonita, pero mas firme, mas fuerte, segura de si misma. La maternidad y los años le habían sentado de maravilla. Me orillé para saludarle, lo hizo tan efusivamente con un abrazo fuerte diciendome el gusto que le daba verme de nuevo, le correspondí dándole un prolongado beso en la mejilla mientras su perfume inundaba mi sentidos y me transportaba de nuevo a los quince años. Me ofrecí a llevarla a su trabajo, ella accedió, pues se le hacía tarde, fuí felíz en ese momento.
Platicamos de muchas cosas en ese pequeño instante, estaba divorciada para mi favor, tenía una hija hermosa igual que ella, y por lo que me decía no salía con nadie, pues se había dedicado a su hija solamente desde que se divorció.
-Pues te sentó el divorcio- le dije, soltó una risa tipica de ella, y asintió.
-La verdad es que si, mas vale solo, como dicen o no Daniel?
-Pues eso dicen.
Sentí la pedrada quebrando mi cabeza, pero ella no sabía nada, sabía que me había casado, pero no que mi matrimonio habia sido un intento fallido y patético. Me hubiera encantado tener la fuerza de ella, su entereza y la determinación que tenía.
-Vivo de nuevo con mis papás, si recuerdas dónde verdad?, cuando quieras me puedes visitar.
-Claro!!- contesté con una emoción no muy controlada.
Pasaron varios días y por fin, me animé a visitarla, fué un momento perfecto, su compañía era lo único que yo necesitaba, recordé en ese momento que nunca había dejado de quererla, que nadie podía sustituirla y que fuí, bueno soy, un perfecto imbécil, por haberla lastimado tanto. Sin embargo ella jamás me reclamó nada, dijo que eso había pasado cuando éramos casi unos niños, que ya no importaba. Seguía siendo la misma chiquilla simpática y amable, comprensiva como siempre, a quien todos buscaban para pedir un consejo, para ser consolados o recibir una palabra de aliento, era extraordinariamente gentil.
-"Eres perfecta"- pensaba- "por que ese idiota te hizo sufrir tanto? no te lo mereces!! ... tampoco lo que yo te hice"
La noche pasó volando y cuando me di cuenta eran las 3 am. Todo pasó increiblemente rápido, el amor correspondido, las ganas de estar juntos siempre, nos hicimos novios inmediatamente,pareciera que no pasaron trece años, volvimos a la adolescencia y volvió aquel amor empedernido de tanto tiempo.
Cada vez era mas difícil despedirme, quería estar con ella para siempre, y lo mejor de todo fué que ella me correspondía, también dijo que me quería y que siempre me había querido. Le prometí regresar todos los días, detestaba la idea de volver a mi casa con la esposa que no quería, detestaba aun mas el mentirle, ya que nunca le dije la verdad.
-Solo Dios sabe por que hace las cosas Daniel, solo el sabe por que nos juntó de nuevo.- esas palabras estan en mi mente todo el tiempo. No quería llegar a mi casa, y menos a esa hora y escuchar solo quejas y reclamos. En fin, tenía que llegar.
El fin de semana se hizo larguísimo sin ella, fue muy dificil no pensar en que estaría haciendo o si alguien mas la pretendía. Moría de celos sin razón, no debía celarla, que me pasa?? -Parezco idiota-
Pero que estaba haciendo?? no me podía enamorar, soy casado!! hay cosas que no se pueden controlar. Maldita sea mi suerte.
Seguí viendola, muchos meses, era su pareja formal, me conocieron sus padres y su hija, todo era perfección,hicimos planes, le hablé de matrimonio e hijos, quería estar con ella para siempre.... sólo que nunca me separé, le dije eso para que no me dejara, ya que era demasiado correcta y decente para andar con alguien casado. Me moría si me dejaba, por eso le mentí, no es justificante, no quería dejarla, pero tenía que tomar una decisión. Los días siguieron pasando y yo parecía ser el hombre mas feliz del mundo.
La conciencia me mataba.
Un día decidí ya no regresar, no le di la cara, no le llamé, me porté como el mas estúpido animal, ya no podía seguir mintiéndole pero tampoco tuve el valor de verla a la cara y decirle "ya no", volví hacerle lo mismo, la volví a lastimar. Me llamó un par de veces pero al ver su número no contesté. No insistió mas, solo me mandó un pequeño mensaje diciendo: "Ya entendí", morí.
Pensaba que eso era lo mejor, no podía dejar a mi esposa, ella es sola en el mundo, no tiene familia solo me tiene a mi, estoy por ella por compasión, no por amor.
Pasaron muchos meses y yo me aparté completamente del círculo de amigos, no quería que me preguntaran nada, tampoco quería saber si ella salía con alguien, no debí, no debí apartarme tanto, no se si hubieran cambiado las cosas, pero aún asi hubiera estado con ella cuando me necesitó. Bah! el hubiera no existe.
El día de mi cumpleaños sonó mi celular a muy temprana hora, contesté.. era ella!! mi Patty, mi Patito.!! no sabía que decirle, moría de vergüenza, aun se acordaba de mi cumple y llamó para felicitarme, a pesar de lo malo que fuí con ella. Me dijo que siempre recordó esa fecha a través del tiempo, me deseó todo lo mejor del mundo, yo me sentía miserable, tenia ganas de decirle que la seguía amando y que quería regresar, pero conociendola me habría mandado muy lejos por no decir groserías, tenía una dignidad admirable y un caracter fuerte, era noble, no tonta. Hablamos un rato, y jamás hubo queja alguna,sólo me recordó lo mucho que me amaba y que me iba a amar siempre, a pesar de la distancia, del tiempo, que no importaba lo que pasara, ella siempre estaría ahi, para mi.... No la merecía.

Ese mismo día por la tarde me llamó mi amigo Juan, es amigo de ambos en realidad, el tenía una relación cercana con ella y su familia, lo noté algo triste o preocupado, pensé que solo estaba jugando como siempre, y que llamaba para felicitarme, pero al ponerse serio mejor pregunté:
-Te pasa algo Juan?
-Si, pero no sé cómo decirte... es que pasó algo... se que es tu cumpleaños, no quería hablarte pero lo creí necesario.
-Dime que pasó, no me asustes.
-Es que... - dudó en soltarlo- Patty tuvo un accidente Daniel, un accidente horrible.
-Que?!?!?! pero como ?? que le pasó ?? dime que está bien por favor!!!
No pude mas y lloré, a Juan le costaba mucho decirme todo eso, pues el también la apreciaba mucho, vió de cerca el dolor de su familia y la tristeza de su pequeña hija al ya no tener a su mamá.
Juan estuvo con ellos en todo momento, el me contó como había estado todo, fué a dejar a su hija a casa de su papá, pues como cada semana le tocaba irse con el, por fin se había comprado su coche, ese coche que tanto esfuerzo le costó y que tanto había querido, venía por una avenida transitada y al parecer un imbécil que manejaba ebrio la cerró provocando que diera muchas vueltas hasta volcarse en un canalón.
-Juan, no te quedes callado dime como está por favor!!!
-Lo siento Daniel, en realidad lo siento mucho- Juan lloraba como un niño-
-NO!!
-Daniel cálmate, no se pudo hacer nada, murió instantáneamente, salió proyectada por el parabrisas, se le destrozó la cara.
Yo no podía parar de llorar, jamás me había sentido tan triste y con ganas de morir para estar con ella. Me sentía como un niño desconsolado, no sabía que hacer, quería que todo fuera broma.
-Hace cuanto pasó?
-Tres días, murió la madrugada del sábado, apenas la sepultamos hoy, esperaban a familia de otro estado.
-Tres dias?? no, no puede ser, ella me habló para felicitarme, me llamó en la mañana!!!
-Alucinas Daniel, murió desde el sábado, hoy es lunes. Tal vez soñaste.
-Claro que no, no esto no puede estar pasando!!.
Colgué el telefono agobiado, y le hablé mal a Juan, como si el tuviera la culpa, al salir del trabajo me esperaban en casa pero yo no podía disimular, todos me preguntaban que me pasaba, yo solo decía que me sentía mal. Así dejé pasar esa noche, no pude dormir, cerraba los ojos y veía su cara, su hermosa cara sonriendome, ya no la vería mas!! eso me estaba matando.
Esperé un día mas, un día eterno, y fui a buscar a su mamá, la encontré destrozada, toda la familia estaba inconsolable, y que decir de la pequeña no podía dejar de llorar.
Le confié a su mamá lo de la llamada, tampoco lo podía creer, sólo lloraba y decía que su hija hasta en el cielo se preocupaba por los demás. Su hermano corrió a traerme el celular, y efectivamente, había una llamada el 13 de junio a las 8:07 am, a mi celular, nadie daba crédito a lo que pasaba, no lo podíamos creer, pues ella falleció dos días antes. Algo helado pasó por mi espalda, tuve miedo.

-Quiso despedirse de ti, no sabes cuanto te quería- dijo llorosa e impactada a la vez.
-Si lo sabía señora, pero no la supe valorar.
Me despedí de su familia, la pequeña Fernanda me abrazó fuerte mientras yo veía su rostro reflejado en el de ella, enseguida su hermano hizo una expresión de sorpresa no muy común y algo escalofriante:
-Que??!! -preguntamos al unísono-
-El mensaje-dijo temblando- míralo tu Daniel..
"No importa la distancia, el tiempo y el espacio, eres el amor de mi vida, siempre te voy amar, desde en donde esté cuidaré de ti... intenta ser feliz amor" . Fué justamente lo que me dijo por el cel.
-Se fué con el pediente de su hija,y de ti,se fué queriendo darte el último adios- dijo su mamá con una notale congoja.
Sentí escalofríos y unas ganas de llorar inmensas.
Estaba guardado en la memoria del teléfono, nadie mas lo había tocado, solo hasta ese momento que su hermano lo vió. El mensaje tenía fecha del 13 de junio del 2013, a las 9 am.
Como les dije al principio, esto es real, claro que está redactado, pero fué lo que me pasó hace apenas unos meses, dejo a su elección la credibilidad, sólo espero que les sirva para que no dejen de lado las cosas importantes, pero sobre todo siempre díganle a esa persona cuanto la o lo quieren, quizá mañana sea tarde.
Que no les pase lo mismo que a mi.

martes, 12 de agosto de 2014

El hombre del bosque

Cuando era pequeña, esta chica a la que le ocurrió la historia y su hermano, dos años menor, solían quedarse solos en su casona familiar mientras sus padres trabajaban. Vivían en el campo, en una casa grande, y uno de esos días decidieron salir a jugar fuera y terminaron paseando por el bosque, al norte del pueblo de donde vivían.
Un día ambos niños vieron a un hombre sentado en una piedra. En lugar de tener miedo, la curiosidad les hizo acercarse. Aquel hombre era un anciano que vestía una túnica larga y blanca, igual que su larga barba, que le llegaba hasta el pecho. El hombre les vio y les hizo un ademán para que se acercaran. Los niños, confiados, se acercaron al extraño, y curiosamente se sintieron muy a gusto desde el primer momento, como si transmitiera su propia paz.
Sin hablar, el anciano con pinta de profeta, alzó las manos y con gesto de preocupación las posó sobre la frente del pequeño, el hermano menor (de seis años). Cerró los ojos y murmuró algo que ninguno de los dos niños pudo entender. Después se alejó de los niños y desapareció en el bosque.
Al día siguiente aquel hombre fue encontrado muerto por causas naturales bajo un árbol.

lunes, 28 de julio de 2014

Joan, la vidente

Tan sólo decir dos cosas: una que lo he contado como recuerdo que me lo contaron, y otra que he veraneado también en Cullera, y durante ese tiempo he visto avistamientos como una gran parte de sus habitantes. Algunas veces los periódicos recogían la noticia. Y siempre, siempre, venían del mar y de sus cielos.. 

En octubre de 1978 desapareció un niño llamado Carl Carter de su casa de Los Angeles, California. La policía barajó varias hipótesis al principio: ¿se había escapado de casa? ¿había sido secuestrado? 
Entonces entró Joan en escena de la mano de un policía retirado que sentía la imperiosa necesidad de conseguir algo más, alguna pista por pequeña que fuera. Joan era vidente, y el policía recurrió a ella porque era bastante popular. 
Joan les dio más motivos de preocupación: ahora tenían que encargarse de un triple asesinato, porque según ella, Carl estaba muerto y no era el único. 
Animada por la policía, Joan dibujó como pudo el rostro del asesino y luego, un artista de la policía, le dió los últimos toques para que el dibujo fuera más preciso. Cuando le mostraron el retrato a los padres de Carl, el hombre dijo: "Se parece a Butch". 
Butch. Harold Ray "Butch" Memro. La policía le detuvo en un hora y poco después el asesino confesó haber estrangulado a Carl. Respecto a los otros dos niños, Butch dijo que los había asesinado hacía ya dos años.

sábado, 12 de julio de 2014

Viaje sin consciencia

En los años setenta, un par de amigas viajaban por la vieja carretera de Ademuz en dirección a La Eliana, un pueblecito -entonces pequeño- con mucho terreno de chalets para veraneantes. Allí una de ellas tenía una casa y era donde se dirigían. 
Era por la tarde y conducían con tranquilidad cuando el coche comenzó a hacer cosas raras. La radio se encendió de pronto y una brillante luz blanca se puso sobre ellas. Perdieron el conocimiento ambas, o al menos aseguraron no recordar absolutamente nada. 
Al despertar estaban en el chalet, dentro del coche. Salieron aturdidas de él sin recordar cómo habían llegado hasta allí, y al salir comprobaron que el coche estaba como loco: el limpiaparabrisas estaba en marcha, los intermitentes se encendían y apagaban... 
Jamás supieron lo que pasó y cuánto tiempo duró aquello, tan sólo podían recordar que salieron a mitad de tarde y que cuando despertaron era de noche y habían llegado a la casa. 
¿Abducidas? Seguramente sí.

sábado, 28 de junio de 2014

La casa abandonada

En un pueblo de la Comunidad Valenciana ocurrieron estos hechos cuya noticia llegó hasta el periódico. A mí me lo contó alguien del mismo pueblo.
Cinco chicos se reunieron en una vieja y solitaria casa abandonada en mitad de tierras de huerta con el fin de hacer espiritismo.
Lo prepararon todo, comenzaron, y como en cada sesión que se precie, uno de ellos, el portavoz, hizo la cuestión de inicio: "Si hay alguien que te moleste aquí, dinos quien es y se irá".
El vaso indicó dos nombres, los dueños de los nombres se miraron sorprendidos y se despidieron de los otros tres. Volverían al pueblo caminando. Ya se verían más tarde.
Dejaron a los otros tres con su sesión de espiritismo y conversaron por el camino. Cuando llevaban unos cien metros andados escucharon un ruido y se giraron: la casa caía derrumbándose sobre los tres chicos que se habían quedado en la sesión espiritista.

lunes, 16 de junio de 2014

Esa mirada

Oscuridad. Solo eso, además de un frió intenso y sobrecogedor. Estaba tumbada en el suelo. El cansancio la dominaba. Simplemente abrir los ojos era un suplicio para ella. Sentía que el cuello le pesaba. El dolor no la dejaba pensar en nada mas. No se acordaba de quien era, de donde vivía... de su vida.

Pero recordaba algo, una mirada... La mirada mas fría que te puedas imaginar. Una mirada que puede leer tu alma, tus pensamientos. Primero escudriña en tu interior, y luego se dedica a observar el exterior. Esa mirada solía provocar miedo, pero a ella le infundió respeto. Ya se empezaba a acordar...
Puso todo su empeño en levantarse. Colocó las manos sobre el suelo. Estaba mojado. Un charco la rodeaba. No se atrevió a abrir los ojos... Puso todo su peso en sus brazos, pero resbaló. Lo volvió a intentar varias veces, pero no dio resultado. Estaba a punto de desistir, cuando notó una mano agarrando la suya. Dio un tirón e hizo que la chica se levantará.

Abrió los ojos, y se chocó con la misma mirada que había recordado hace solo unos minutos. Un hombre alto, delgado pero fuerte, de pelo negro, como sus ojos, la tenía cogida de la mano suavemente y la miraba con curiosidad. Se sostuvieron la mirada el uno al otro. Todo signo de dolor y cansancio desapareció. Su mirada era fría, pero también reflejaba dolor y restos de una mala vida. Sintió compasión por el. Pero la chica se fijó en sus labios rojos como el fuego, y de que en ellos había sangre. Se asustó y se apartó de el. Entonces miró a su alrededor. La habitación estaba en desorden, como si allí hubiera habido un forcejeo. Luego miró al suelo. A su alrededor había un charco de sangre. Intentó gritar, pero ningún sonido salió de su boca.
Él se sentó en una silla, tapándose la cara con sus manos.
Lo siento... dijo en un susurro
Ella no sabía que decir. Estaba asustada. Su cuerpo no respondía normalmente. Se sentía más ligera, pero que tenía un gran peso a la espalda. No sabía que pensar. No recordaba que había pasado.
Que... ¿Qué ocurre? preguntó.
El hombre vaciló unos segundos. Luego subió lentamente la mirada hacia ella, y dijo:
Te he matado, como he echo con muchas otras personas... Han sido tantas que ya ni soy capaz de contarlas. Cada vez que se pone el sol mi cuerpo me lo pide... La sangre... es mi fuerte y mi debilidad... Y ahora también es la tuya.

sábado, 31 de mayo de 2014

No eramos solo tres,sino cuatro

Ante todo hola a todos los lectores que visiten esta aterradora historia real que me ocurrió a mi y mis dos primos Rafa y Alex. Era un día de Junio del año pasado,mi primo Alex se quedo conmigo la noche anterior por unos motivos personales. Antes de dormirnos empezamos a contar que haríamos mañana y llegamos a la conclusión de que jugaríamos a un juego de miedo y basado en tener la casa totalmente a oscuras, una vez decidido nos fuimos a dormir.
Ya por la mañana, mi madre se fue temprano a trabajar y nosotros nos quedaríamos hasta la tarde solos. Para nosotros dos no fue problema, desayunamos y vimos un poco la tele, hasta que llegaron las 10:30 y llamamos a mi primo Rafa, para que se viniera a jugar a un juego de terror, él no se lo pensó dos veces y aceptó nuestra invitación.
Mientras Alex y yo íbamos poniendo mantas y toallas en las ventanas para que todo estuviera listo cuando mi primo llegase. Una vez ya los tres, bajamos todas las persianas y nos dirigimos a la cocina,e l único lugar que tenia luz, allí dijimos como íbamos a jugar, pero una vez que íbamos a comenzar, no sabemos como, la tele se encendió sola, a nosotros tres nos entro un escalofrío, aterrados salimos de la cocina con unos cuchillos cada uno y detrás de cada uno para mayor seguridad, llegamos al salón y apagamos la tele que hablaba de un tema relacionados a los espíritus en las casas.
Pasado ese momento tan angustioso decidimos dejar el juego y hacer que la luz reinara mi casa, pero al intentar quitar las mantas y toallas el ventilador se cayó de la mesa y la hélice del aparato salió y se clavó en la pared, aterrados y con mas motivo encendimos la luz y esta no se encendía y de pronto escuchamos pasos que no eran nuestros.
Sin pensar, bajamos por las escaleras a toda prisa y los tres miramos para arriba y vimos una sombra en el balcón que nos miraba fijamente y en ese momento corrimos de mi plazoleta para irnos lejos, justo al pasar la esquina mi madre venia acompañada de mi padre, todos les contamos la historia que nos había pasado y no nos creyeron, ellos subieron y nosotros les acompañamos y al llegar a la puerta todo estaba en su sitio, lo mas raro nunca visto, hasta la hélice que salió disparada e impactó contra la pared no estaba ni la marca tampoco.
Desde ese día, yo no puse mas la casa a oscuras.

viernes, 16 de mayo de 2014

Sueño

Hoy es un día frío y lluvioso, desde mi computadora puedo escuchar la lluvia caer, últimamente han pasado cosas muy raras en casa, olores raros, ruidos extraños y sombras que se deslizan por los pasillos, de noche no puedo evitar taparme con mis mantas, hace mucho frío y mis dedos están congelados, enciendo la estufa pero el ambiente está congelado hasta tal punto que parece rajar la piel, no se que es, pero algo me impulsa ha escribir, de repente un trueno estremece la casa, luego calma total, es un silencio que me estremece hasta tal punto que puedo escuchar los latidos de mi corazón, no lo puedo evitar, sin desearlo miro hacia la puerta del pasillo esta todo a oscuras solo se ve un pequeño resplandor de luz por el monitor, mi corazón late cada vez más fuerte, mis ojos no pueden dejar de ver la puerta, siento que en cualquier momento alguien va a salir caminando por allí.
Pero nada, trato de concentrarme en lo que escribo pero no lo consigo, de repente escucho el crujido de una puerta abrirse, tal es mi miedo que no puedo ni respirar, mi corazón late estremecidamente de pronto veo algo en la oscuridad que se dirige a mi no se que es estoy inmóvil. En la silla se puede sentir la vibración de los pasos en el pasillo, quiero gritar pero no puedo estoy completamente paralizada, cada vez mas fuerte, siento esa presencia que se acerca no se que es, de repente un rayo cae y con la luz del relámpago veo una sombra no se que es, otro rayo cae muy cerca de aquí no se que hacer no puedo moverme mi miedo me paraliza quiero gritar y no puedo siento que me hablan, estoy apunto de desmayarme y en eso siento que alguien que me toca en el hombro y me dice Fer es tarde levántate en eso abro los ojos, respiro profundamente y digo todo fue un sueño.

miércoles, 30 de abril de 2014

El teléfono

Lo que os voy a contar le sucedió a mi madre cuando yo era todavía muy pequeña. Esto ocurrió poco después del fallecimiento de mi padre en un accidente de tráfico, dejándonos solas a mi y a mi madre.
Según cuenta ella, una noche lluviosa, mientras leía un libro en el salón, el teléfono empezó a sonar, ella, extrañada por lo tarde que era, preocupada, descolgó el teléfono y preguntó quien era, pero nadie le contestó. Unos instantes después, el teléfono volvió a sonar.
Ella dudaba y se sentía insegura, sola, conmigo pero sola y el teléfono no paraba de sonar.
Al fin, se dispuso a coger el teléfono de nuevo, pero nada, no había nadie al otro lado, no contestaban, por lo que, aterrada subió a mi habitación y me cogió en brazos, según ella para no sentirse desamparada en medio de la noche.
Claro, en los tiempos que corren.
Aún no se había sentado en su sillón, volvió a sonar el teléfono?
Harta y decidida para batir el miedo que sentía, contestó al teléfono, y de nuevo? nada, nada se oía. Entonces, llamó a la policía y explicó lo sucedido. La policía la tranquilizó y le dijeron que localizarían la llamada.
Más tranquila, se sentó pero sonó otra vez, cogió el teléfono tranquilamente pero nadie contestaba. Muerta de miedo, insegura y temblorosa, sonó repetidamente el teléfono y con paso titubeante se acercó, descolgó y una voz dijo:
Señora, hemos localizado su llamada, la llamada proviene de su propia casa.
Teníamos dos teléfonos, el del salón desde donde hablaba ella con la policía y el otro, el de la habitación de mis padres....

jueves, 17 de abril de 2014

Los fantasmas de la ruta 666

Si usted decide seguir viajando a o largo de la ruta 66, pronto
se encontrará Catoosa, Oklahoma (USA), al conducir a través Catoosa, recuerde
que debe permanecer en la ruta 66: si usted toma un giro equivocado y termina en
la carretera 412, a unas 6 millas de Catoosa, no pocos le informarán de un
incidente que muchos otros han atestiguado haber vivido. Una vez que
llegue al cementerio de Timber Ridge ya no hay vuelta atrás: ahí es donde un pequeño niño nativo americano ha sido visto,... e incluso golpeado por más de un conductor. El pequeño se observa detenido a lo largo de la carretera con su bicicleta, donde un vehículo lo atropelló y lo
mató. Fue enterrado en el cementerio mismo, en la primera fila junto a la
puerta, cerca de la parte inferior de la colina. Varias personas juran que al
atravesárseles, sintieron realmente cómo golpearon al niño,... y encontrar
huellas de pequeñas manos ensangrentadas en los parachoques de sus coches.
Otros lo han visto de rodillas a lo largo de la carretera, mientras que algunos
otros incluso han asegurado haber sufrido daños en sus vehículos,
después de golpear al niño que luego se desvanece,... Recuerde que
cuando viaje a Catoosa, cerca a la ruta 66, no viaje por la carretera 412 a
menos que quiera a mirar a ese niño fantasma a la cara.

El Reno es otra ciudad a lo largo de la Ruta 66 que cuenta con su propia leyenda. Recorriendo
por el camino que se conoce como "la Ruta de la Madre" de El Reno, y entre éste
y Weatherford, usted se encontrará con el fantasma de un hombre jorobado. Lleva
un abrigo marrón y un sombrero que es de "estilo bogies", cubriéndole los ojos. Le encanta aparecer en las noches de niebla o de lluvia. Algunas personas se han detenido a lo
largo de la carretera a recoger a este misterioso hombre sólo para ver que él
pide dejar el vehículo tras un corto tramo, carretera más adelante,... para
luego ver pasmados cómo su imagen se mantiene como caminando frente a ti, en la
misma carretera, ¡pero lo verás así flotando por varias millas delante de TI!

lunes, 31 de marzo de 2014

Insecto

Era una mañana tranquila, algo nublada y con algunos truenos, había empezado a llover muy ligero cuando entré a mi trabajo, en el estudio fotográfico, donde pensé que sería otro día largo y tedioso.
 Pero qué equivocada estaba, de la nada un día tranquilo se volvió el peor día de mi vida.

 Me dispuse a limpiar, tome el aromatizante y un cuenco con agua y lo deje sobre una mesita frente al escritorio donde esta mi computadora y me dispuse a mover algunas cajas y despejar otro escritorio lleno de papeles y fotos viejas, yo estaba dandole la espalda a la única puerta que tenia mi pequeña área de trabajo y cuando volví sobre mis talones algo aterrador estaba en el lumbral de la puerta, mi única salida, no era ningún demonio, ni un asesino dispuesto a acabar con mi existencia.

 Era un insecto, un detestable y enorme insecto, un poco mas grande que mi pulgar, un poco gris sucio y con un andar errático iba de aquí para allá, yo camine un par de pasos cuando de repente se volvió a mi y estoy segura de que me veía y planeaba algo malévolo, en cuanto lo vi me quede quieta intentando regular mi respiración pero me era casi imposible, fue entonces cuando la pesadilla se tornaba aun peor y voló unos pocos centímetros y yo solo retrocedí y me golpe contra el escritorio, en esos momentos quería romper la pared y salir de ahí corriendo pero no era ni remotamente posible.
 El insecto seguía dando tumbos por aquí y por allá, mientras tanto yo tome una carpeta vieja para intentar protegerme pero todo es inútil cuando un incesto malvado se le ha metido en la cabeza atacarte. Todo estaba jodido, realmente jodido, no había nadie cerca que me ayudara y gritar era inútil, el insecto volvió a caminar unos pasitos se quedo quieto viendo la pared y movía sus antenas, sus diabólicas antenas...

 Para ese entonces ya estaba a dos metros de distancia y yo ya no podía retroceder. Se volvió a mi con una rapidez increíble y voló un poco mas alto y mas cerca de mi, empece a temblar y desear que fuera una pesadilla horriblemente realista pero no era así, ese insecto había salido directo del infierno, era un ser malvado dispuesto a aterrorizar a cualquiera que se le pusiera enfrente. Volvió a agitar con mas fuerza sus alas grises, su sonido me aterraba aun mas, estaba apunto de llorar y suplicar por mi vida "por favor insecto déjame tranquila! Yo no te he hecho nada! Porque me atormentas de esta manera?" Quise gritarle pero no se puede razonar con un ser lleno de maldad, no se le puede pedir piedad a algo que disfruta oliendo el terror, camino mas deprisa y decidido quedo a un metro y medio de mi, viéndome fijamente moviendo lentamente sus antenas como diciendo "se que te causo terror, se que soy tu peor pesadilla y sabes una cosa? Me encanta"
 Volvió a volar imponiéndose aun mas con ese sonido infernal que hacían sus alas al moverse y esta vez quedo a menos de un metro viendo la puerta, vigilando que nadie se interviniera en sus maléficos planes, fue cuando mi cuerpo reacciono y parte de mi tomo el valor de acabar con todo este tormento tome un banco con mis manos aun temblando sientiendome incapaz de tener la fuerza física para llevar acabo mi único plan, porque si fracasaba seria el fin de todo, ya no tendría ninguna oportunidad de luchar contra ese insecto, temblando me acerque lentamente al insecto, desafiando al destino que tal vez me había tendido una trampa y con el banco a una altura que bastaba para romperlo lo deje caer sobre el endemoniado insecto y solo un sonó la madera chocando con el piso, una gota de sudor recorrió mi frente y mi nariz para caer al suelo, fueron los segundos mas largos de mi vida, estaba segura que el insecto había escapado de alguna manera y estaba furioso por mi acto de acabar con el, pero nada sucedía, por fin había acabado ese tormento, yo solo salí corriendo de ahí empujando cada puerta que me topaba con las pocas fuerzas que me quedaban hasta salir a la calle, caer de rodillas y respirar tratando de tranquilizarme...
 Escuche de nuevo el sonido, el sonido de sus alas al agitarse que quedo grabado para siempre en mi mente, no había nada, pero quedo para atormentarme por el resto de mi vida.

jueves, 13 de marzo de 2014

El colectivero

Una noche en Rosario (provincia Argentina), enfrente del cementerio "El Salvador", un colectivero (chofer de ómnibus) de la línea "114" iba conduciendo de noche medio dormido, de pronto, ve impotente como una chica se le cruza velozmente frente al ómnibus y este la arroya.

El colectivero asustado por lo sucedido y lo tétrico de el lugar decide retroceder, esquivar el cadáver de la chica y escapar. Luego de unos minutos de ir a toda velocidad y no detenerse en sus paradas normales, completamente histérico ve por el espejo retrovisor, que la chica que había arrollado está sentada en el ultimo asiento mirándolo fijo y llorando.

miércoles, 26 de febrero de 2014

La canción maldita

Seguramente hayas oído la leyenda de la canción Gloomy Sunday”. Según cuentan las ondas radiofónicas de esta canción tenían el poder de quitar la vida del oyente.

Reszo Seress compuso en 1933 la melodía de Glommy Sunday. La compuso un domingo sombrío, después de romperse la relación que mantenía con su novia de toda la vida. Su amigo y compatriota húngaro, Laszlo Javor, añadirá la letra a la canción.

La difusión radiofónica comenzó a mitad de los años 30, con un efecto del más funesto. La canción estaba en el centro de una ola devastadora de suicidios: Se encontraron pianistas con la partitura en la mano, anónimos con el disco sonando en su tocadiscos en el momento de quitarse la vida, otros citando alguna parte del texto de la canción en su última carta,… Incluso la joven con la que rompió el compositor, la que inspiró la canción, corrió la misma suerte: El texto fue traducido al inglés con las mismas fatales consecuencias. La canción fue retirada de las ondas.
Difícil distinguir la verdad de la leyenda en esta historia, lo que sí nos queda es una melodía intensa con interpretaciones tan diversas como inspiradas.

martes, 14 de enero de 2014

El pasajero fantasma

Hola soy del Estado de México les contaré esta historia la cual es un hecho real. Me paso en el tiempo que fui taxista. Una ves como a las 11 pm me toco ir a una parte llamada Satélite. Había un buen de tráfico, en ese momento dicidí conducir por otro lado ya que venía de regreso después de dejar el pasaje, y preferí rodear. ...para seguir leyendo da click en el siguiente link...
 Iba con el radio a todo volumen y pase por un hospital. Repentinamente una enfermera me hiso la parada. Pare y la enfermera subió. Me dijo:
 - Llévame por favor a el metro más cercano que haya.
 Yo me dirigí hacia el metro sin embargo note que la enfermera iba como muy nerviosa, pero como a mí no me gustaba platicar con el pasaje, no le pregunté qué era lo que tenia.
 No me lo creerán pero cuando pasamos debajo de un puente, el cual esta algo largo, la enfermera abrió la puerta y se aventó...