viernes, 28 de junio de 2013

La casa victoriana

Alberto, que así se llama el niño de trece años nos envía una foto de la casa para que la veamos como es en la actualidad después de más de diez años desde que se reformara.
Esta es una historia real. No es una historia falsa para tratar de asustar a niños pequeños o entretener a los adultos. Algunos pueden pensar que esta no produce miedo en absoluto, pero es que yo tenía seis años en el momento y estaba aterrorizado y todavía lo estoy hoy en día cada vez que la recuerdo.
La casa donde vivo ahora con mi padre fue construida desde 1997 a 1998. Durante este período en el que mi padre estaba construyendo la casa, ocurrieron cosas extrañas.
Mi padre trabajaba en la casa de sol a sol para tratar de terminarla cuanto antes y así poder mudarnos. En varias ocasiones recuerdo que mi padre nombraba que dentro de la casa se veía un resplandor rojo fuerte, incluso después de haber anochecido.
Recuerdo que una noche, mi padre llegó a la casa donde vivíamos aterrado y le contó a mi madre que había odio una voz demoníaca susurrar su nombre. Estaba tan seguro de haberla oido que preguntó al vecino de al lado si había estado jugando al rededor de la casa. Pero el vecino no estuvo allí durante ese tiempo.
Cuando la casa se terminó finalmente, nos mudamos allí. Era el 31 de Octubre de 1998, lo recuerdo perfectamente por que ese día celebramos también mi cumpleaños.
Curiosamente, después de habernos mudado y durante el primer año, no volvimos a notar nada extraño en aquel lugar.
Una noche yo estaba tirado en el sofá viendo la televisión cuando me pareció escuchar como la voz de un niño. Hablaba en un idioma extranjero, así que no podía entender lo que estaba diciendo. Pensé que alguien estaba en el sótano y que iba a venir a por mí, así que subí corriendo a donde mis padres estaban y les conté mi experiencia. Ambos confesaron haber oído la misma voz. Mi papá pensó que se estaba volviendo loco, pero se sentía mucho mejor una vez que sabía que otros estaban escuchando la misma cosa. Así que tuvimos una larga conversación acerca de ello y decidió que había un fantasma en nuestra casa.
Un día mis padres habían recibido la visita de unos amigos y mientras se encontraban en el salón, escucharon una conversación que provenía de uno de los dormitorios de la plata superior. Mi madre, muy discreta, les dijo a los amigos que era yo jugando con un amigo, pero en realidad yo estaba en casa de mis abuelos.
Más tarde y después de varios sustos, mis padres llamaron a un amigo sacerdote para bendecir toda la casa y por suerte para nosotros, el cura también escuchó las voces. No obstante siguió con su trabajo y durante un cierto tiempo dejamos de escuchar las voces y ruidos extraños que se producían.
Por desgracia volvieron poco tiempo después. Al mismo tiempo, mi padre descubrió que mi madre estaba teniendo una aventura y no había mucha controversia en la casa cuando esto sucedía. Después de que mis padres se divorciaron las voces no fueron escuchadas otra vez ….
Eso cambió hace unos dos años. Mi padre y yo estamos escuchando la misma voz de nuevo, pero la experiencia ha empeorado conmigo. Veo caras … y gente que que me mira fijamente. Ellos me miran y murmuran entre sí, luego se ríen de mí. Entonces comienzo a rezar para que no me hagan daño. Entonces simplemente …. desaparecen. Mi padre y yo también oímos chocar los platos, pero cuando vamos a investigar no hay nada allí. Yo veo las cosas, las cosas oscuras del mal que acechan en los rincones oscuros. Mi padre ha visto algunas de estas cosas, pero no tanto como yo.Yo llevo una cruz conmigo donde quiera que vaya en mi casa.
Tengo trece años y creo profundamente en lo sobre natural y en las cosas inexplicables. Algunas personas podrán pensar que son producto de mi imaginación, pero ¿cómo se explican que otros lo han oído?
Mi casa es de estilo victoriano y está llena de antigüedades. A menudo me pregunto si los fantasmas o demonios se han “pegado” a los muebles y no están dispuestos a renunciar de la casa. Supongo que tendremos que ver que pasa con el tiempo.

domingo, 16 de junio de 2013

Pasajero fantasma

Hola soy del estado de México les contare esta historia es un hecho real me paso en el tiempo que fui taxista, una ves como a las 11pm me toco ir a una parte llamada satélite había un buen de trafico decidí ya que venía de regreso después de dejar el pasaje decidí venirme por otro lado ya que no quería entrar en el trafico iba con el radio a todo volumen pase por un hospital una enfermera me hiso la parada me pare la enfermera se subió me dijo llévame por favor a el metro más cercano que haya yo me dirigí hacia el metro la enfermera iba como muy nerviosa pero como a mí no me gustaba platicar con el pasaje no le pregunte qué era lo que tenia no me lo creerán pero cuando pasamos debajo de un puente esta algo largo el puente la enfermera abrió la puerta y se aventó yo me frene de golpe para ir a ver qué le había pasado a la enfermera pero otro carro me dio un golpe por atrás cuando me baje del carro me dijo el conductor del otro carro que porque me amarraba así y le dije que porque mi pasajera se había aventado y él me dijo que lo que él vio fue que solo se abrió la puerta pero nunca salió nadie y pues para salir de la duda antes de que llegara el seguro nos pusimos a buscar y efectivamente no había nadie.

Para no hacerles tan larga la historia les diré que ya que el seguro se arreglo con el otro conductor decidí irme a mi casa ya con los sustos quise descansar cuando llegue a mi casa y me iba a bajar del coche sorpresa mira al retrovisor y estaba la enfermera ensangrentada y me dijo no que me llevarías al metro pues la verdad me desmalle cuando reaccione ya era de día me bañe y me fui a trabajar y le conté a mis compañeros del sitio y me dijeron uno más que le toca llevar a la enfermera.