viernes, 24 de agosto de 2012

La noche de los Santos

Me cuesta mucho hablar sobre esta historia porque se me ponen los pelos de punta. Es una historia real como la vida misma y desde entonces yo no rechazo ningún suceso paranormal. Esta experiencia me hizo ver que realmente existe algo sobrenatural en nuestro mundo.

Mientras que en EEUU se celebra halloween, aquí en España se celebra la noche de los Santos. En esta noche tan especial es tradición para muchos acercarse al cementerio para poner flores a los seres difuntos.

Yo me encontraba con mi hermana y nuestros amigos y decidimos acercarnos hasta el cementerio para ver el panorama. Resultó que en el cementerio no habia nadie ya que las personas solían ir a las 8 de la noche y ya eran pasadas las 10.

Nos adentramos y entre tanto gato merodeando y el simple hecho de que estaba en un cementerio, me empezó a entrar el pánico y le pedí a mi hermana que salieramos fuera, y eso fue lo que hicimos. Una vez fuera mis amigos se sentaron en el muro salvo una amiga y yo que nos quedamos de frente mirando hacia dentro del cementerio. Mientras mis amigos hablaban, yo con el pánico todavía en el cuerpo, no dejaba de mirar para adentro aterrorizada (cuando esto ocurrió tenía yo 13 años).
De repente, en un segundo nada más, ví algo espeluznante y a la vez ilógico. La silueta de una mujer anciana de cintura para arriba flotando, detrás le seguía unas piernas también flotando, luego un brazo con un carro de la compra y por último, el segundo brazo llevando a un perro con una correa. Todo esto como una especie de masa de humo blanco. Me puse a gritar no se si del susto o del terror y mi amiga chilló también. Yo pensé que ella había visto lo mismo que yo, pero no, ella solo chilló del susto.

Les conté a mis amigos lo que había visto y me calmaron diciéndome que habría sido una alucinación simplemente porque tenia miedo. Fuera lo que fuera pedi que nos fueramos de allí.

Según nos estabamos marchando nos encontramos allí mismo sentados en una ermita a dos chicos que iban con mi hermana a clase. Me vieron que estaba inquieta y nerviosa y me preguntaron que a ver que me pasaba. Nada más de cirles : es que he visto... me interrumpieron para decirme: ¿has visto esto y esto? y me dijeron exactamente lo mismo que yo había visto. Todos nosotros nos quedamos boquiabiertos sin saber que decir. Nos contaron que en otra ocasión ellos también lo vieron y que no habíamos sido los únicos.

Esto ya no se si sera cierto o no, pero nos dijeron que había una leyenda que decia que una mujer en su casa se fue a hacer una tortilla y cuando tenía la sartén en el fuego se dió cuenta de que no tenia huevos, asi que cogió el carro para aprovechar a comprar más cosas y salió de casa con su perro sin acordarse de quitar la sartén del fuego. Cuando volvía para su casa vio por la ventana que todo estaba ardiendo y corrió con la mala suerte de que la cogió un camión y la separara por la mitad en dos partes. Nos fuimos de alli pitando. Escalofriante.

Cada vez que paso por al lado del cementerio me acuerdo y procuro no mirar hacia el interior.

Desde entonces mis amigos y yo no hemos vuelto a hablar del tema ya que era evidente que lo que yo había visto era tan real como cierto.

domingo, 19 de agosto de 2012

Un espíritu en mi casa

Hola, antes que nada felicidades por tu página tan linda y que nos permite contar algunas cosas espeluznantes que nos han pasado:
Bueno, era un sábado caluroso, eran aproximadamente las 7:30 pm, todos habían salido a casa de un tío mío; bueno, el caso es que yo me había quedado porque no había llaves y alguien tendría que abrir la puerta y yo opté por
quedarme.
Prendí la tv. apenas ellos salieron de la casa. Ya pasada media hora la tv. empezó a verse borrosa. Empezó con un punto en el centro y ese punto se fue extendiendo hasta que cubrió toda la pantalla. Tuve que apagarla.
Pasados unos cinco minutos se me ocurrió oír un poco de música... cuando intenté prender el estéreo no se escuchaba nada, no tenía señal. Esto me empezó a molestar y empecé a decir algunas groserías pues nada servía.
Decidí salir a tomar fresco con una vecina pero cuál fue mi sorpresa que al intentar abrir la puerta estaba cerrada con llave y mi madre no la había podido cerrar pues era el motivo por el cual me había quedado. Me dio un poco de miedo y tengo que reconocer que me puse a llorar pues no me podía entretener en nada.
Entré a mi cuarto a cambiarme el pijama para acostarme a dormir y entonces me acosté. Era de suponerse que con lo que estaba pasando no me iba a poder dormir. Gracias a dios estaba yo entrando en el sueño cuando de pronto sentí que alguien se había acostado a mi lado y me estaba murmurando que por qué era yo tan grosera, que él había cambiado por mí y que todo iba a ser distinto.
Al oír yo esto me giré y cuál fue mi sorpresa que al girar me di cuenta de que no era nada. Me paré como resorte y busqué en toda la casa, intenté prender la luz pero fue inútil, no encendían y a lo lejos seguía oyendo esa voz que me decía "no te vayas voy a cambiar y todo será distinto".
Me entró un pánico horrible así que empecé a llorar. Regresé a mi cuarto pero la voz era constante. Me quedé totalmente dormida con el llanto y con esa voz, de repente a lo lejos escuché una voz que me llamaba. Era mi abue que ya había entrado y me preguntaba porque había dejado sola la puerta y sin seguro. Yo le dije que sí se lo había puesto pero ella aseguró que no lo tenía.
Nunca le comenté nada de lo ocurrido pues pensé que no me creería y se burlarían de mí.
Pero al día siguiente le comenté a mi tía, ella sí cree en eso y le dije detalle a detalle lo que había sucedido y me dijo que no sabía lo que era pero que no era nada malo y si lo era, no me haría daño pues a ella también le pasaba lo mismo y me explicó que es un don que tenemos de ver y escuchar las cosas. No es por nada pero es un don que no le deseo a nadie porque es muy feo, en realidad lo es, no sé qué voy a hacer, tal vez esperar a que este don se me quite porque desde ese entonces oigo más cosas y no tan sólo las oigo, sino que también las veo y créeme que es horrible porque son cosas sin forma, son como monstruos que nunca pensaste que existirían.
Gracias por leer mi historia y le deseo que tengan felices sueños

viernes, 10 de agosto de 2012

La orilla del río

Esta historia sucedió hace más de quince años, por el 87, eso creo, pero todo lo acontecido fue real. Soy de una ciudad del Perú llamada Hunacavelica, un lugar pequeño y tranquilo y por lo tanto no ocurrían muchas cosas extrañas por allí, y si algo verdaderamente extraño sucedía llamaba la atención de toda la población, absolutamente de todos sin excepción.

El barrio por donde vivo queda cerca al río y es común ver todas las noches parejas de enamorados jurándose amor eterno, pues bien en ese año existió una joven muy hermosa que todos conocían con el nombre de Ángela, era muy bella y estaba de enamorada de un sargento de la policía a quien todos conocían como Beto, según rumores ambos estaban prestos para casarse e incluso ya tenían fijada una fecha para la boda, por las tardes, todos los días antes de ponerse el sol ambos paseaban por la orilla del río, lugar donde se habían conocido pues era sabido que Ángela vivía por ahí.

Sin embargo no falta alguien que presa de la envidia siempre busca destruir la felicidad ajena y este fue el caso de Gladys, una chica que había estado enamorada de Beto pero la relación amorosa se terminó por el carácter posesivo y obsesivo de la misma, quien al saber que la boda de ambos estaba próxima inventó una historia acerca de que Beto tenía una amante para así separarlos.
La noticia llegó a oídos de Ángela a sólo días de la boda, se sintió traicionada y a pesar de las súplicas de su amado de que todo era mentira no quiso oír y corriendo llegó hasta la orilla del río. Beto que iba detrás de ella intentó explicarle una vez más que todas esas historias eran mentira no pudo hacerlo, pues antes de que pudiera alcanzarla, ella lo miro con los ojos llenos de lágrimas y sólo susurro:

- Juraste que siempre me amarías pero parece que tus palabras se las llevó el río- y diciendo esto se lanzó al río cuyas furiosas aguas la sepultaron para siempre.

A pesar de todos los esfuerzos que hicieron, no se pudo rescatar el cuerpo de la pobre muchacha. Con el paso de los días parecía que Beto empezaba a volverse loco pues el decía que siempre, su amada Ángela venía hasta su cama todas las noches y le recordaba la promesa.

Dos años después Beto era totalmente diferente se había vuelto alcohólico y seguía diciendo que Ángela venía a visitarlo todas las noches, sus amigos estaban muy preocupados de tan solo verlo así hasta que una noche salió disparado de su casa y comenzó a correr hacia el río diciendo que Ángela lo llamaba, que debían estar juntos, justo detrás de él sus amigos corrían tratando de detenerlo pero al llegar al río todos vieron claramente que Ángela estaba parada ahí, en el mismo lugar donde dos años atrás se había suicidado, parecía más delgada que antes y la palidez de su rostro era tan blanco como la cera. Sin dar la más mínima muestra de terror Beto se le acercó y después de un prolongado beso, ambos saltaron a las furiosas aguas para así estar juntos por siempre.
Después de ese episodio nadie quiso decir nada al respecto no podían creer que todo eso hubiese sucedido, en cuanto a Gladys, ella no se salió con la suya como todos creían pues seis meses después la encontraron muerta en su cama con los pulmones inundados de agua de río.

sábado, 4 de agosto de 2012

Mi madre nunca asesinó... pero sí mató

Esta historia es muy corta. Cuando mi madre era adolescente trabajaba en algo (no recuerdo en que).
Un día llego tarde y la regañaron. Al charlar con su padre de eso dijo –Ah! Que se rompa un hueso!- Al siguiente día, el hombre, que era anciano, se cayó y se partió un hueso de la cadera. El padre le replico que no dijera esas cosas y mi mamá dijo –Ah! Ma si! Que le dé un ataque!- Al siguiente día, a el hombre le dio un ataque al corazón y murió. Mi mamá no se apartó de las posibilidades de que ella lo halla hecho al pedirlo, pero.. Ella es normal..
Ahora ya no dice esas cosas.. Intenten no bromear con eso.. No vaya a ser que les suceda lo mismo.
Les digo, El titulo no es muy ingenioso. Y siendo sincera, mi madre mato. Es una forma de decir. Nunca incumplió una ley, ni siquiera las de transito.