domingo, 27 de mayo de 2012

La fiesta

No es fácil empezar, después de leer mi historia lo entenderán. Vivía en una pequeña casa, aislada de la ciudad, ya que por la enfermedad de mi madre nos tuvimos que mudar aquí, mi mamá tenía pánico a la gente y se alteraba demasiado.

En mi casa somos tres, mi madre, mi medio hermano y yo, mi papá murió cuando yo tenía sólo siete años.

Como decía, la casa es pequeña, pero tenebrosa, y mis compañeros de curso lo sabían, por eso insistieron celebrar aquí la fiesta de halloween, a lo cual accedí.
Llegó el día, todos mis amigos y yo estábamos en mi casa, pero en mitad de la fiesta a alguien se le ocurrió proponer:

- Juguemos a la ouija. Todos aceptaron.

Lo preparamos todo minuciosamente, hasta el último de los detalles, ocupamos nuestros puestos y comenzamos la invocación. Increíblemente el testigo respondió inmediatamente a nuestra llamada, se habían cumplido nuestras expectativas. Pero de repente una extraña sensación llegó a mi ser, se escuchaban gritos en la segunda planta, un frío penetró de golpe las almas de todos los presentes y una ráfaga de viento abrió bruscamente las ventanas, todos quedamos impasibles. ¿Qué estaba pasando?, al fin reaccionamos y algunos empezaron a gritar, otros reaccionaron riéndose, como si quisieran creer que todo era una broma. Pero no, en mi casa nunca habían pasado cosas así.

Pasados unos segundos, el silencio volvió y los ánimos se iban calmando, pero de pronto uno de nuestros compañeros rompió el silencio, estaba pronunciando palabras que ninguno de nosotros podía entender, parecía que hablaba en latín. Algunos empezaron a reír y otros no lo soportaban más, querían que se callase, pero el no paraba, los ánimos se caldearon de nuevo y una amiga empezó a pelearse brutalmente con un compañero.
El panorama era dantesco, unos reían como endemoniados otros gritaban, se peleaban y varios cayeron desmallados, era horroroso e insoportable.

Por fin llegó un momento de calma, pero no duro mucho, una nueva oleada de cólera descontrolada invadió a los allí presentes, los gritos aumentaron, ya no se podía más, era horrible, la sangre salpicaba las paredes, el testigo de la ouija se movía solo, pero de forma controlada, pude leer:

- Fue un gran error…

A pesar de todo lo que estaba ocurriendo en aquella sala, yo intentaba mantenerme tranquila y razonable, pero no aguante mucho, el tablero empezó a temblar bruscamente y de el salió un resplandor, allí pude ver a mi padre, él estaba provocando todo esto, ahora sabía lo que estaba ocurriendo, habíamos abierto la puerta, y él no se iba a peder tan esperada cita por nada del mundo, buscaba venganza…Pero…¿Por qué?.

Reaccioné inmediatamente y subí las escaleras de tres en tres, tenía que encontrar a mi madre, pero al llegar al segundo piso la encontré muerta, y mi hermano yacía muerto a su lado. ¿Por qué los mató?...

Poco después encontré el diario de mi madre, allí encontré todas las respuestas. Mi madre lo había asesinado, junto con el papá de mi medio hermano, mi padre había cumplido su amenaza…

Ahora entiendo los gritos, eran ellos, de un día a otro mi familia y mis amigos habían desparecido para siempre. Nunca olvidaré aquel halloween.

domingo, 20 de mayo de 2012

Historia de brujas en México

Cuando llegue a vivir aquí a méxico comencé a investigar sobre las leyendas que hay en todo el país… lo que mas abunda son las leyendas de las brujas, el famoso charro negro y la llorona.

Fui al estado de méxico a visitar el rancho de mis abuelos, la gente de ese lugar y mis propios abuelos afirman que hay brujas en ese lugar y les pedí que me contaran todo y esto es lo que me contaron….

Se dice que por las noches en los cerros o montes se ven bolas de fuego saltando de un árbol a otro y así andan hasta que llegan al pueblo, también se dice que se les ve en forma de guajolotes negros…esto me recuerda a los vampiros, ya que se dice que los tlaciques son brujas vampiro que pueden convertirse en bolas de fuego o en un guajolote y en estas formas es como se alimentan de la sangre humana en especial la sangre de los bebes. y aquí es donde surgen varias historias de estos extraños seres…

Hace unos 6 meses me dijeron que cerca del pueblo de san juan, que se encuentra en el estado de méxico un hombre venia en su camión de carga por la carretera, apenas había caído la noche cuando de pronto se le atravesó algo y lo golpeo con su camión, el señor bajo y vio que era un guajolote negro y este estaba herido por el golpe ,entonces decidió llevárselo ya que tenia en mente cocinarlo al día siguiente, tomo al guajolote y lo echo en la parte de atrás del camión.

Al pasar unos minutos comenzó a escuchar ruidos en la parte de atrás del camión, donde estaba el guajolote, bajo de nuevo y fue a ver que pasaba, al abrir la puerta ya no estaba el guajolote estada una mujer muerta !. el señor a raíz de esto tubo muchos problemas ya que pensaban que el la había matado.

Las brujas cuando saben donde ah nacido un bebe, se hacen guajolotes y les chupan la sangre hasta dejarlos muertos, y aquí va otra historia…

Una señora solía pasar las tardes tejiendo en su patio, mientras su bebe dormía en la habitación…una tarde mientras ella tejía escucho a su bebe llorar pero ella no le hizo mucho caso, al pasar un rato una de sus vecinas llego corriendo y gritando: eva ! eva! hay un guajolote en tu tejado! y en eso el bebe comenzó a llorar con mas fuerza, la señora entro corriendo a la habitación del bebe y este tenia algo en la mejilla, era un hijo blanco que salía del tejado y caía en la carita del bebe, la señora sin dudarlo tomo unas tijeras y corto el hilo, en ese momento de el hilo comenzó a brotar sangre y esta callo en la cara del bebe, se escucharon unos aleteos muy fuertes era el guajolote que se alejaba del lugar y ese hilo sin duda alguna era la lengua de la bruja con la cual extraía la sangre del bebe.

En ese mismo pueblo hay otra leyenda, es la leyenda de….la mocha

Me cuentan que esta señora extraía la sangre de los bebes que nacían en ese lugar, la gente se dio cuenta que era ella por que en varias ocasiones perseguían a un guajolote y este siempre entraba por la chimenea de su casa.

La gente del pueblo se reunió y fueron a la casa de la bruja pero esta no estaba, entonces comenzaron a buscar en la casa y debajo de la cama encontraron varias vasijas de oro llenas de sangre… la gente salio en busca de la bruja y la encontraron, le cortaron la cabeza, al momento de cortarle la cabeza esta cayo en la barranca, tuvieron que bajar por la cabeza y dicen que cuando tomaron la cabeza esta abría los ojos y les maldecía.

Sentaron el cuerpo en lo alto de la barranca y le amarraron la cabeza con su rebozo. al pasar un rato la hija de la bruja la encontró y al tocarla su cabeza cayó y rodó. dicen que cuando velaron a la bruja el ataúd estaba cerrado y cuando comenzaron a rezar se escuchaban ruidos en el ataúd, abrieron la caja y vieron que la cabeza de la bruja rodaba de un lado a otro mientras ponía los ojos en blanco y sacaba la lengua lo mas que podía y desde ese día en la barranca por las noches dicen que se aparece la mocha.

Yo cuando pase en esa barranca solo vi una cruz de piedra que esta en nombre de ella, el lugar es medio tenebroso por las noches ya que no hay luz y la barranca va de bajada y subida…

jueves, 10 de mayo de 2012

El tanatorio sevillano

Una noche del verano del 2008, mi amigo Leopoldo nos invitó a mi novio y a mi a acompañarle en su trabajo en uno de los tanatorios que hay en Sevilla. Leo se había quedado sólo por que su compañero había caído enfermo y le daba miedo pasar la noche alli.
Mi novio y yo nos preparamos algo de comer y nos acercamos al lugar. Aquella noche el tanatorio estaba vacío. Todos los familiares del último fallecido se habían marchado a casa tras estar horas velando el cuerpo. Así que estábamos tranquilos los tres sin nadie más que nosmolestara.
Para acceder al recinto había que llamar al timbre y mi amigo Leo era el encargado de abrir la puerta  y recibir a los familiares que quisieran visitar a los muertos. Lo primero que recuerdo de aquella noche es el frío que hacía allí dentro. A pesar de ser pleno verano y en Sevilla con 30 grados en plena noche, el tanatorio estaba bien acondicionado. Leo se encontraba a gusto ya que para el trabajo lucía un traje completo de manga larga y corbata, pero nosotros íbamos con ropa ligera.
Nos habíamos llevado una baraja de cartas española para pasar la noche entretenidos, una cerveza y algo de picar. Así que nos dispusimos a jugar.
Preparamos una mesa que había en el despacho de Leo, sacamos las cartas, la bebida, unas papas y unos cacahuetes para picotear.
Después de varias partidas el juego comenzó a volverse aburrido así que Leo propuso echarnos las cartas para adivinar nuestro futuro. La madre de Leo es un poco bruja y se dedica a esto de adivinar el destino, pero de forma no profesional.
Leo barajó las cartas y yo partí el manojo por la mitad. Después comenzó a ponerlas sobre la mesa y a lanzar su predicción.
Estábamos de risas o como decimos aquí en España de cachondeo, riéndonos del juego de Leo, cuando de repente las luces del tanatorio se apagaron.
Yo pegué un grito que hizo a mi novio y a Leo levantarse de las sillas de golpe. Acto después comenzamos a escuchar ruidos de una mujer gritando fuertemente. Los gritos provenían de una de las salas de velatorio.
Leo consiguió encontrar la linterna ayudado por un encendedor que mi novio le había prestado y accionó la luz de inmediato. Acto tras el cual los gritos y suspiros dejaron de oirse.
Lamentablemente no pudimos llamar a nadie. Aquel lugar estaba cerrado a cal y canto, nadie pudo haber entrado ni salido de allí sin usar el juego de llaves de Leo. Tampoco pudimos comunicar lo ocurrido a nadie, ya que Leo hubiese tenido problemas con nuestra visita y en el tanatorio hay cámaras que demuestran que nosotros estuvimos allí.
Leo y mi novio revisaron el lugar pero todo estaba en orden. La mujer que había en una de las cámaras permanecía inmóvil.
No sabemos que pude ser aquello, pero desde entonces, lo cierto es que entre nosotros surgió un vínculo de amistad más fuerte todavía. Siempre comentamos lo que nos sucedió incluso ahora que Leo ya no trabaja allí. Es una historia para no olvidar. Desde entonces los tres creemos en las cosas paranormales.

viernes, 4 de mayo de 2012

La Navidad sangrienta

La navidad es aquella ceremonia donde se festeja el nacimiento de Cristo, y todos tienen una noche buena, pero la familia Edith no tuvo esa noche buena.
Londres año 1980, la familia Edith espera ansiosa la navidad, es un día con mucha nieve, pero podría ser peor cuando informan por televisión sobre un asesino que se ha escapado de la cárcel con un traje de santa Claus y que ronda por esa misma zona, la familia se mantiene alerta, pero no lo suficiente ya que no han asegurado la casa y que en cualquier momento el prófugo podría introducirse en el hogar.
Ante esto la madre manda a dormir a su hijo en la planta alta de la casa (2° piso), para estar más asegurado. Ya son más de las 00:00 hs y en la casa están todas las luces apagadas, de repente se siente un ruido por la chimenea entonces Lautaro hijo único de la familia se levanta de la cama creyendo que era santa, fue entonces cuando la madre grita: ¡Lautaro corre y escondet…., pero el asesino le corta el cuello a la mujer con lo cual muere ensangrentada, el niño siente un temor inexplicable .
Mientras el niño subía las escalera rápidamente el prófugo le decía con voz dulce y delicada: lautarooo, dale un abrazo a santaaa. Fue entonces que en esa ocasión aparece el padre del niño peleando contra aquel asesino, pero por un descuido minúsculo el suicida saca un hacha que tenia escondido en su traje robusto y le corta el hombro al pobre hombre que gritaba agonizante en el pasillo de su casa, mientras gritaba adolorido por la herida el esquizofrénico hombre le corta la cabeza al papa de Lautaro, ahora sí, Lautaro sentía miedo, pero a la vez furia y tristeza por lo sucedido aquella noche de alegría, el estaba solo e indefenso lo único que pudo hacer fue esconderse en su cuarto encerrarse en su closet y llamar sollozantemente a la policía sin que aquel demente se diera cuenta de la llamada a las autoridades y que todo se diera por terminado……pero no fue así como lo pensó Lautaro.
El asesino aun buscaba al joven asustado, pero cuando subió las escaleras escucho un bullicio en el armario, el loco sin pensarlo corta el cable del teléfono, abre el armario y asesina muy brutal y despiadadamente a aquel joven niño de tan solo 7 años de edad, cortándole sus miembros y extrayendo sus órganos, mientras Lautaro agonizaba el despiadado hombre le corta el cuello y es ahí cuando la vida de aquel niño se da por terminada, pero antes de irse el loco vestido de santa Claus descuartiza a los integrantes de la familia, los mete en una bolsa negra y los coloca en una caja cuadrada lo envuelve con papel de regalo y lo deja debajo de aquel árbol de navidad que hermoso se veía con sus adornos navideños.
Jamás se volvió a ver a aquel asesino, pero ten cuidado, puede que en cualquier navidad aparezca en tu casa, pero… ¿estarás preparado para ello?.