jueves, 19 de abril de 2012

Los visitantes de Consuegra

Se cuenta que hace unos años fueron a Consuegra unos visitantes nocturnos. Estándo en la portada de un vecino llaman a la puerta, una familia vestida de luto que venía de visitar probablemente a algún ser querido del cementerio, pero no eran del pueblo. Pedían la voluntad, como si fuera una familia pobre e iban llamando por todas las puertas. La dueña de la casa se dió cuenta que una niña pequeña que iba con ellos no dejaba de llorar y gritar como si tuviera miedo de algo, estaba histérica perdida la pobre, por lo visto.
Hay queda la cosa hasta que al día siguiente, los habitantes de la casa bajaron al bar que solian frecuentar,y que estaba muy cerca de su casa,habia confianza entre los que vivian en la casa y el dueño del bar y este les pregunta que si saben lo que paso la noche anterior en el bar con esta familia. Ante la negación , el del bar les cuenta que entraron allí y pidieron algo de cenar. Todo el bar estaba abarrotado de gente, como era común en aquellos tiempos y mas cayendo en fin de semana. Pues bien, de repente, la niña que venía con ellos empieza a gritar histérica: ¡Mama, que viene! ¡Que viene! Todo el bar se queda paralizado ante el grito de la niña y mas aún cuando sienten una presencia invisible que tira a la madre contra el suelo como si la hubieran golpeado en el pecho. Todo el mundo salió corriendo.
Por lo visto, la familia había prometido una misa y una visita por el difunto y no lo habían cumplido. Por lo que se ve, el abuelo de la niña (el difunto)se le aparecía a la pobre y pegaba a la madre, por eso estaban en el pueblo pidiendo y venían desde el camino del cementerio el día en que los vió la gente de esa casa. La misa por el difunto se celebró al día siguiente y las apariciones cesaron para la familia de una vez.
Esto ocurrió de verdad en Consuegra hace muchos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario