miércoles, 26 de diciembre de 2012

Ruidos en la casa

Esta historia, nos dejo a mi y a mi amiga Avril, petrificadas del miedo . . . Si la leen traten de no pensarla mucho en la noche, pues puede ser que tu sueño pase a ser la realidad y sea un sueño para siempre . . . Hace como 2 años, mi amiga Avril y yo (Amy), estábamos en clase, ella en el recreo me invito a ir a su casa, yo le dije que si que quería, pero tenia que pedirle permiso a mamá, mi madre me dejo. Lo que no sabíamos era que esa noche ruidos escucharíamos y cosas veríamos, sin saber lo que eran, ni de donde venían, nos fuimos a acostar, nos quedamos como hasta las 4:00 A.M. en ese momento empezamos a escuchar ruidos que provenían de la cocina y del baño, con mucho miedo fuimos ahí con la linterna suya, nos encontramos con la sorpresa de que no tenia pilas, entonces fuimos alumbrando con los celulares, llegamos no había nadie ni nada, y nos asustamos mucho mas. Yo tenia las manos temblando del miedo, a ella sus manos se sudaban, fuimos corriendo al cuarto pero la puerta se cerró, los celulares se apagaron y la puerta del baño se abrió. Pensamos que era una broma de sus padres, por andar despiertas a esa hora en la casa, tuvimos que dormirnos ahí en el piso, porque la puerta del cuarto estaba cerrada con pase. Después de unas horas en el piso, se despertó y vio algo, por supuesto me despertó enseguida para ver si ella estaba quedando loca por el frío pero no, ella no estaba loca porque las dos vimos lo mismo al mismo tiempo, era una mujer de labios rojos, vestido blanco encharcado en sangre, no tenia ojos, su cara estaba totalmente rajada, su pelo era negro y estaba sucio como revolcado en barro. Gritamos y nadie vino a auxiliarnos, después esa mujer se esfumo y no volvió mas, pero quedamos con el miedo de que vuelva y nos mate. Cuando nos acordamos de eso, la mujer terrorífica nos quería decir algo, y siempre lo queríamos descifrar. Nos tomo tiempo en descifrarlo, cuando lo logramos descubrimos que decía "Cuídate de el, aléjate de el, no recibas nada de el, sino pagaras el precio como yo" no sabíamos quien o que era el, así que pensamos que era Satanás (el diablo) no quisimos saber nada de eso nunca mas. No pienses en esto o te sucedera como a nosotras . . .

miércoles, 12 de diciembre de 2012

La visión

Esta experiencia le ocurrió a un joven francés y a su grupo de amigos. Me lo contó un verano y recuerdo la sensación de elevarme (¡¡¡estaba teniendo miedo!!! cuánto disfruté!)
Pero vamos a la historia:

Se habían reunido para hacer espiritismo y habían adecuado la habitación para que todo fuera más lúgubre. Les quedó bien, iluminados tan sólo por las velas encendidas, los amigos se dispusieron a practicar la ouija y durante un rato se estuvieron divirtiendo. Alguien les contestaba, aquello estaba animado.

Entonces uno de los chicos comenzó a hacer cosas raras y todos dirigieron sus miradas hacia él. El francés que me contó la historia alzó su rostro y vió algo más... algo que los demás no pudieron ver.

Dos fuertes manos aprisionaban la garganta del chico y apretaban, apretaban. La víctima abría la boca y buscaba aire pero nadie supo cómo ayudarle, tenían mucho miedo.

El chico que observaba miró hacia arriba y vió al dueño de esas manos. Tras la víctima, estaba su propio padre muerto años atrás.

El fantasma del padre que asesinaba al hijo más allá de la realidad... en forma de espíritu estrangulaba un cuello que los otros chicos veían desnudo, sin esas manos apretando y apretando...

Al final ocurrió lo impensable. La víctima se soltó de las manos y corrió en dirección a la ventana para lanzarse al vacío. Los amigos actuaron rápido esta vez y consiguieron cogerlo de las piernas salvándole la vida.

No sé qué habrá sido de aquel joven.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

El hombre-lobo de Chalons

Este sastre demoniaco era originario de Francia, en el año de 1598 fue acusado de asesinato, se cree que sus crímenes eran tan impactantes que después de su juicio todo documento referente a su proceso fue destruido para que nadie conociera sus abominaciones.
Se rumorea que sobrevivió un documento clandestino que cuenta como este sastre engañaba y atraía a niños con dulces y ropa llevándolos a su sótano el cual estaba recubierto con madera y tela para aislar cualquier ruido,
Una vez dentro los desnudaba y abusaba sexualmente antes de degollar sus gargantas. Guardaba partes de los cuerpos que mas le gustaban para comerlos poco a poco mientras conseguír mas victimas, ya que esperaba a que se dejara de buscar a sus victimas para atacar de nuevo
Cuando agotaba sus reservas frecuentaba el bosque en forma de lobo para asechar hombres y niños, se cree que de esta forma llego a matar a mas de una docena. En su casa encontraron barriles llenos de huesos humanos, la mayoría de niños que parecían estar ahí desde hace mucho tiempo
Fue condenado a la hoguera, según los chisme de aquellos tiempos se le vio como su carne era atravesada por las llamas y su cabello quemado pero aun así nunca se le escuchó pedir perdón o clemencia, en lugar de ello se le oyó blasfemar y maldecir hasta la muerte, cosa que para los espectadores era señal de que su alma ya pertenecía al demonio

jueves, 15 de noviembre de 2012

El asesino de San Mateo

Pasan ya de las seis de la mañana, es un oscuro y nublado día de principios de marzo, una espesa niebla cubre por completo los campos de maíz y cebada. Es tan densa que no permite ver mas allá de unos cuantos pasos a tu alrededor. La joven Patricia camina con paso apresurado por el viejo sendero que lleva hasta el centro del pueblo, el frío hace a sus dientes castañear y su cuerpo delgado tiembla violentamente, mantiene sus manos en los bolsillos de su chaqueta en un intento inútil de mantenerlas calientes, y esconde su rostro bajo el reboso azul que su madre le regalo en su cumpleaños pasado. Como todas las mañanas va en dirección hacia la panadería a recoger la leche y el pan fresco para el desayuno de la familia a la que sirve desde que era una niña. No es algo que le guste mucho, pero tiene que hacerlo como parte de sus obligaciones.
Todo es soledad y silencio, ni los grillos cantan con un clima tan frío, un ligero viento sopla al rededor, moviendo la hierba de los campos contiguos al sendero. Patricia trata de no prestar atención a lo que hay mas allá de lo que es capaz de ver, solo se concentra en el siguiente paso a dar. De pronto, de entre la hierba un pájaro negro salió volando, provocándole un susto que casi la hace gritar, - ¡malditas aves! – susurra en voz baja tratando de recobrar el valor de seguir adelante.
Pero algo no estaba bien, miro con más detenimiento el área de donde salió el pájaro y vio con asombro que en ese punto exacto la hierba dejaba un pedazo de tierra desierto. Contra toda lógica se adentro en el campo para ver mas de cerca lo que había ahí, conforme sus pies avanzaban su cabeza le gritaba que diera marcha atrás, pero su curiosidad era mayor a su sensatez. Se armo de valor y siguió adelante, una mancha oscura apareció frente a ella, parecía muy quieta por lo que no retrocedió, un par de pasos mas y fue capaz de distinguir lo que dedujo era un cuerpo tirado sobre la maleza. – Debe ser algún viejo borracho – pensó para sí misma.
Estaba a punto de volver al sendero y seguir su camino, pero entonces miro abajo y noto que sus zapatos estaban mojados, eran nuevos así que saco un pañuelo de su bolsillo y los limpio vigorosamente para que no se le estropearan, los ojos casi se le salen de las órbitas cuando vio que el pañuelo estaba lleno de sangre, impulsivamente lo dejo caer y fijo su atención en el cuerpo sobre la hierba. Dio un paso mas, y luego otro, pronto estaba justo a un lado del cuerpo inmóvil. Aun temblando estiro la mano derecha hasta tocar las ropas que lo cubrían, dio un ligero jalón y un grito que nació en el fondo de su alma rompió el silencio de la madrugada.
Patricia corrió con todas sus fuerzas de vuelta hasta la casa, paso de largo por el portón abierto y en su camino hacia la puerta choco con Elías, el jardinero que recién se levantaba para empezar con su trabajo.
- ¿Pero que te pasa muchacha? – pregunto Elías extrañado por la palidez de la joven.
Entre sollozos y balbuceos Patricia le explico lo que había visto, incrédulo el jardinero le pidió que le indicara exactamente dónde, la joven criada no podía dejar de temblar, pero dejando a un lado su miedo, acompaño a Elías hasta el campo lleno de sangre. Una vez que llegaron el jardinero miro a la criada que no dejaba de llorar y con cautela se abrió paso entre la hierba mojada, sus ojos no daban crédito a lo que veían. Ahí tirado sobre un charco de sangre y maleza aplastada estaba el cuerpo de una niña de no mas de quince años, sus ropas estaban rasgadas y su rostro pálido tenia signos de haber sido brutalmente golpeado, el cuerpo que yacía boca arriba tenía un enorme cuchillo plateado incrustado por encima de las costillas, a la altura del corazón. Era obvio que la niña estaba muerta, a pesar de eso el jardinero puso sus dedos fríos sobre el cuello de la joven en busca de alguna señal de vida. Un suspiro resignado rompió de nuevo el silencio sepulcral que envolvió los campos de lo que una vez fue el pacifico pueblo de San Mateo.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Una noche inesperada

Una noche estábamos 4 amigas haciendo una pijamada, estábamos mirando unas películas de terror cuando se nos ocurrió ir al sótano.
Anteriormente la dueña de la casa nos había hablado que allí se aparecía un muerto y nosotras no le creimos, entonces se nos ocurrió jugar la botellita y la penitencia fue que entrara al sótano la que quedara......
La primera que quedó llevaba por nombre Maira y entro al sótano y nosotras muertas de la risa pero a la vez con un poco de miedo....... al pasar el rato se empezó a escuchar muchos ruidos que salian del sótano y un solo grito de espanto, lo llamamos así por que de verdad dio mucho miedo, y salio por la puerta una pulsera que le habíamos regalado al cumplir los 15.
Pensamos que ella estaba de broma, al esperar que ella saliera nos quedamos dormidas.. Al día siguiente no la encontramos por ningún lado y nos daba pánico entrar al sótano justamente los papas de ella estaban saliendo para la casa cuando los tuvimos que llamar urgente, se desesperaron y llamaron a la policía, la policía llego a la casa antes que ellos y se metieron al sótano con una lampara por que sabían que no había luz allí, fue cuando encontraron a nuestra amiga muerta y toda ensangrentada..
Cerraron el caso porque no encontraron una explicación de lo que pasó... después de 6 años llevamos el mismo remordimiento de lo que paso esa noche..!!!!

martes, 9 de octubre de 2012

Noche estrellada

Una joven pareja decide dar un paseo nocturno or el bosque cercano a su ciudad para ver las estrellas y el firmamento sin la polución de la urbe. En el momento de regresar a casa, el muchacho se da cuenta que el coche no arranca. Tras un rato intentándolo, él le propone a ella esperarle en el coche mientras va a pedir ayuda. Ella, aunque algo asustada, acepta. Nada más partir él, cierra bien todos los seguros.
El tiempo pasa y su novio aún no ha regresado…Siguen pasando los minutos y el miedo en ella cada vez es mayor. De repente, ella empieza a escuchar un ruido en el exterior, más concretamente en el techo del coche. Parecía como si una rama de árbol rozará con el coche por el aire que soplaba fuera. Aunque era extraño, porque no estaban próximos a ningún árbol. Aunque asustada, al final termina durmiéndose.
Al amanecer, la muchacha es despertada por la policía. Extrañada, ella abre la ventanilla y le piden que salga del coche, pero que no mira detrás de ella. Evidentemente, se volvió y vio a su novio muerto, colgando de la rama de un árbol mientras sus pies rozaban el techo del coche.

domingo, 30 de septiembre de 2012

La silla maldita

En Korea, como en otros paises asiaticos, es muy importante estudiar mucho y ser un buen estudiante. Una chica se esforzaba mucho pero era muy difícil. No era que el material era muy difícil, sino que su espalda le dolia a los pocos minutos de sentarse en su silla en el salon. La incomodidad no le permitia estudiar correctamente y sus notas empezaron a declinar. Su madre se mostro preocupada y llevo a su hija a varios doctores, pero ninguno encontraba algo malo en la joven. Lo curioso era que la chica podia concentrarse tranquilamente sin dolor en cualquier otra silla a excepcion de esa. La madre desesperada consulto con una adivina y esta le aconsejo q tomara una foto de ella usando la silla en cuestion. La madre tomo la foto y cuando la vio, se sorprendio de lo que vio. En ella aparecia su hija, pero tambien aparecia otra chica con una soga al cuello ahorcandose, la cual trataba de apoyar sus pies en los hombros de su hija. Esa chica era la antigua dueña de la silla q se habia ahorcado saltando de esa silla cuando no aguanto mas porque no podia con la presion de las notas en la escuela.

domingo, 23 de septiembre de 2012

El robo de riñones

Un joven decidió un sábado por la noche asistir a una fiesta. Se estaba divirtiendo bastante, se tomó unas cervezas y una muchacha que conoció allí y a la que parecía gustarle, le invitó a ir a otra fiesta. Rápidamente aceptó y marchó con ella. Fueron a un apartamento, donde continuaron tomando cerveza y aparentemente le dieron droga (no sabe cuál).
Lo siguiente que recuerda es que despertó totalmente desnudo en una bañera llena de cubitos de hielo. Todavía sentía los efectos de la droga y de la cerveza. Miró a su alrededor y estaba solo. Luego, se miró el pecho y descubrió que tenía escrito con pintura roja este mensaje: “Llame al 911 o usted morirá”.
Vio un teléfono cercano a la bañera, así que llamó inmediatamente. Le explicó a la operadora la situación en la que se encontraba. La operadora le aconsejó que saliera de la bañera y que se mirara en el espejo. Se observó aparentemente normal, así que la operadora le dijo que revisara la espalda. Al hacerlo, se apercibió que tenía dos ranuras de nueve pulgadas en la parte baja del abdomen. La operadora le dijo que se metiera nuevamente en la bañera y que mandaría un equipo de emergencia.
Desgraciadamente, después de que lo examinaron a fondo en el hospital, reparó en lo que le había pasado: le habían robado los riñones. Actualmente, esta persona se halla en el hospital conectado a un sistema que lo mantiene vivo. La Universidad de Texas y el centro médico de la Universidad de Baylor realizan gestiones para encontrar donantes

domingo, 16 de septiembre de 2012

Carta de un suicidio

Si estás leyendo esto significará que ya no existo.

Hoy, día 29 de noviembre de 2009, Domingo, a las 3:00 horas, he decidido por voluntad propia y sin ninguna clase de coacción externa, poner fín a mi vida, y lo hago siendo plenamente consciente de que lo que me espera al otro lado no es sino el vacío más absoluto, la nada, la no existencia.

La sola idea hace que mi pulso se acelere y la sangre se me congele en el pecho. Ni siquiera en estos momentos soy capaz de levantar la mirada ante semejante visión y no estremecerme de terror, pero la idea de permancer un minuto más en este mundo es aún peor. Un mundo salvaje, egoísta y cruel, y lo que es aún peor, hipócrita, un mundo del que reniego y al que no quiero pertenecer. No, ya no.

Fui un iluso durante todos estos años al pensar que exitiría un papel para mi en esta pantomima, en este esperpento ridículo de sociedad, que finalmente encontraría mi lugar en el mundo, que lograría alzarme victorioso y alcanzar la meta para la que nací y para la que he estado preparandome durante toda mi miserable existencia. ¡Mierda!

Abrí mi corazón de par en par, dejé que cogieran todo cuanto quisieran hasta que me dejaron sin nada. He dedicado mi vida por entero a los demás sin preocuparme por mi propia felicidad, he dado todo lo que tenía y más, pero a cambio sólamente he recibido incomprensión, desprecio y la más absoluta y dolorosa ignorancia. El amor y la amistad son dos caminos vedados para mí, y mis ojos se inundan de lágrimas cada vez que pienso que me iré sin haber conocido a una sola persona con la que compartir todo lo que llevo dentro de mí ser. ¡Oh, malditos que me pisoteáis sin piedad!¡ Si pudiérais ver en mi interior!

Ya es demasiado tarde para la autocompasión, no puedo abandonar este mundo con mi corazón cargado de rencor y frustración. Mis últimas palabras han de ser de amor y agradecimiento, agradecimiento a mis padres que me dieron la vida y la esperanza de un mundo mejor y que desgraciadamente ya no están aquí. A ellos debo todo lo que he sido. Amor, a pesar de todo, hacia este mundo que seguirá girando impasible cuando todos hayamos desaparecido y en el que a fín de cuentas no siempre fui desgraciado.

He hecho todo lo que estaba en mi mano pero las cosas no han salido bien, soy débil y no he tenido el coraje necesario para seguir adelante, ya es tarde, las fuerzas me abandonan, la vida se me escapa. Me voy de este mundo y me voy solo.

Adiós.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Viernes 13

Era un viernes trece cuando estaba solo en mi casa y estaba mirando un canal de escenas paranormales cuando pasaron una de una seniora de unos cuarenta anos que estaba en el banio de su casa proibando un truco que le habia dicho el esposo. Ese truco consistia en ir al banio con dos cigarrilos y apagar la luz prender uno de los cigarrilos y fumarlo hasta mas de la mitad y con esa luz del cigarrillo mirarse al espejo y decir “Te invoco” tres veces en voz alta y en la baniera veras a un chico con una imagen de demonio pero por ningun motivo salgas del banio y dale el segundo cigarrillo el te empezara a hablar y te dira tu futuro abre tu mano y tendras una marca que se ira cuando el te lo pide y hazme caso no salgas de ahí porque esa senioora que te dije al principio salio del banio y aparecio descuartizada en la baniadera

domingo, 2 de septiembre de 2012

Espíritus oscuros

Hace algunas semanas, algunos amigos y yo decidimos visitar el rancho de una tía mía que actualmente no vivía allí y así pasar el fin de semana en el campo.
Decidimos ir allí precisamente porque nos hablaron mucho del pequeño lago y las montañas que rodean el rancho, pero curiosamente lo que más nos entusiasmaba eran los cuentos de terror sobre espíritus oscuros que rodeaban al pueblo y la pequeña casa encantada que había a las orillas del bosque.
El sábado conocimos a Mario, que nos estuvo contando sobre las leyendas y cuentos de terror que sucedían en el pueblo desde hace más de trescientos años. Nos comento que los famosos “espíritus nocturnos” aparecían solo una vez. Si alguien los veía, debía abandonar el pueblo, sino moriría al siguiente día.
El domingo, nuestro ultimo día en el rancho, decidimos hacer una visita nocturna a la casa encantada que había en las orillas del bosque. Las chicas iban muy asustadas y yo, aunque no lo mostraba por fuera, también.
Al mismo llegar nos surgió el primer problema: la puerta estaba cerrada. Intentamos forzar la puerta y mientras lo hacíamos, desde dentro se oía algo parecido a gemidos.
Cuando al fin lo conseguimos y abrimos las puertas de par en par, la oscuridad nos rodeó. Enfrente de nosotros teníamos uno de esos espíritus oscuros sobre los que nos había hablado Mario.
Se nos quedo mirando fijamente, sin pronunciar palabra. No dejaba de gemir y en su rostro se apreciaba el sufrimiento.
Todos decidimos irnos directamente a nuestras casas al instante. Ni volvimos al rancho a por nuestras cosas.

viernes, 24 de agosto de 2012

La noche de los Santos

Me cuesta mucho hablar sobre esta historia porque se me ponen los pelos de punta. Es una historia real como la vida misma y desde entonces yo no rechazo ningún suceso paranormal. Esta experiencia me hizo ver que realmente existe algo sobrenatural en nuestro mundo.

Mientras que en EEUU se celebra halloween, aquí en España se celebra la noche de los Santos. En esta noche tan especial es tradición para muchos acercarse al cementerio para poner flores a los seres difuntos.

Yo me encontraba con mi hermana y nuestros amigos y decidimos acercarnos hasta el cementerio para ver el panorama. Resultó que en el cementerio no habia nadie ya que las personas solían ir a las 8 de la noche y ya eran pasadas las 10.

Nos adentramos y entre tanto gato merodeando y el simple hecho de que estaba en un cementerio, me empezó a entrar el pánico y le pedí a mi hermana que salieramos fuera, y eso fue lo que hicimos. Una vez fuera mis amigos se sentaron en el muro salvo una amiga y yo que nos quedamos de frente mirando hacia dentro del cementerio. Mientras mis amigos hablaban, yo con el pánico todavía en el cuerpo, no dejaba de mirar para adentro aterrorizada (cuando esto ocurrió tenía yo 13 años).
De repente, en un segundo nada más, ví algo espeluznante y a la vez ilógico. La silueta de una mujer anciana de cintura para arriba flotando, detrás le seguía unas piernas también flotando, luego un brazo con un carro de la compra y por último, el segundo brazo llevando a un perro con una correa. Todo esto como una especie de masa de humo blanco. Me puse a gritar no se si del susto o del terror y mi amiga chilló también. Yo pensé que ella había visto lo mismo que yo, pero no, ella solo chilló del susto.

Les conté a mis amigos lo que había visto y me calmaron diciéndome que habría sido una alucinación simplemente porque tenia miedo. Fuera lo que fuera pedi que nos fueramos de allí.

Según nos estabamos marchando nos encontramos allí mismo sentados en una ermita a dos chicos que iban con mi hermana a clase. Me vieron que estaba inquieta y nerviosa y me preguntaron que a ver que me pasaba. Nada más de cirles : es que he visto... me interrumpieron para decirme: ¿has visto esto y esto? y me dijeron exactamente lo mismo que yo había visto. Todos nosotros nos quedamos boquiabiertos sin saber que decir. Nos contaron que en otra ocasión ellos también lo vieron y que no habíamos sido los únicos.

Esto ya no se si sera cierto o no, pero nos dijeron que había una leyenda que decia que una mujer en su casa se fue a hacer una tortilla y cuando tenía la sartén en el fuego se dió cuenta de que no tenia huevos, asi que cogió el carro para aprovechar a comprar más cosas y salió de casa con su perro sin acordarse de quitar la sartén del fuego. Cuando volvía para su casa vio por la ventana que todo estaba ardiendo y corrió con la mala suerte de que la cogió un camión y la separara por la mitad en dos partes. Nos fuimos de alli pitando. Escalofriante.

Cada vez que paso por al lado del cementerio me acuerdo y procuro no mirar hacia el interior.

Desde entonces mis amigos y yo no hemos vuelto a hablar del tema ya que era evidente que lo que yo había visto era tan real como cierto.

domingo, 19 de agosto de 2012

Un espíritu en mi casa

Hola, antes que nada felicidades por tu página tan linda y que nos permite contar algunas cosas espeluznantes que nos han pasado:
Bueno, era un sábado caluroso, eran aproximadamente las 7:30 pm, todos habían salido a casa de un tío mío; bueno, el caso es que yo me había quedado porque no había llaves y alguien tendría que abrir la puerta y yo opté por
quedarme.
Prendí la tv. apenas ellos salieron de la casa. Ya pasada media hora la tv. empezó a verse borrosa. Empezó con un punto en el centro y ese punto se fue extendiendo hasta que cubrió toda la pantalla. Tuve que apagarla.
Pasados unos cinco minutos se me ocurrió oír un poco de música... cuando intenté prender el estéreo no se escuchaba nada, no tenía señal. Esto me empezó a molestar y empecé a decir algunas groserías pues nada servía.
Decidí salir a tomar fresco con una vecina pero cuál fue mi sorpresa que al intentar abrir la puerta estaba cerrada con llave y mi madre no la había podido cerrar pues era el motivo por el cual me había quedado. Me dio un poco de miedo y tengo que reconocer que me puse a llorar pues no me podía entretener en nada.
Entré a mi cuarto a cambiarme el pijama para acostarme a dormir y entonces me acosté. Era de suponerse que con lo que estaba pasando no me iba a poder dormir. Gracias a dios estaba yo entrando en el sueño cuando de pronto sentí que alguien se había acostado a mi lado y me estaba murmurando que por qué era yo tan grosera, que él había cambiado por mí y que todo iba a ser distinto.
Al oír yo esto me giré y cuál fue mi sorpresa que al girar me di cuenta de que no era nada. Me paré como resorte y busqué en toda la casa, intenté prender la luz pero fue inútil, no encendían y a lo lejos seguía oyendo esa voz que me decía "no te vayas voy a cambiar y todo será distinto".
Me entró un pánico horrible así que empecé a llorar. Regresé a mi cuarto pero la voz era constante. Me quedé totalmente dormida con el llanto y con esa voz, de repente a lo lejos escuché una voz que me llamaba. Era mi abue que ya había entrado y me preguntaba porque había dejado sola la puerta y sin seguro. Yo le dije que sí se lo había puesto pero ella aseguró que no lo tenía.
Nunca le comenté nada de lo ocurrido pues pensé que no me creería y se burlarían de mí.
Pero al día siguiente le comenté a mi tía, ella sí cree en eso y le dije detalle a detalle lo que había sucedido y me dijo que no sabía lo que era pero que no era nada malo y si lo era, no me haría daño pues a ella también le pasaba lo mismo y me explicó que es un don que tenemos de ver y escuchar las cosas. No es por nada pero es un don que no le deseo a nadie porque es muy feo, en realidad lo es, no sé qué voy a hacer, tal vez esperar a que este don se me quite porque desde ese entonces oigo más cosas y no tan sólo las oigo, sino que también las veo y créeme que es horrible porque son cosas sin forma, son como monstruos que nunca pensaste que existirían.
Gracias por leer mi historia y le deseo que tengan felices sueños

viernes, 10 de agosto de 2012

La orilla del río

Esta historia sucedió hace más de quince años, por el 87, eso creo, pero todo lo acontecido fue real. Soy de una ciudad del Perú llamada Hunacavelica, un lugar pequeño y tranquilo y por lo tanto no ocurrían muchas cosas extrañas por allí, y si algo verdaderamente extraño sucedía llamaba la atención de toda la población, absolutamente de todos sin excepción.

El barrio por donde vivo queda cerca al río y es común ver todas las noches parejas de enamorados jurándose amor eterno, pues bien en ese año existió una joven muy hermosa que todos conocían con el nombre de Ángela, era muy bella y estaba de enamorada de un sargento de la policía a quien todos conocían como Beto, según rumores ambos estaban prestos para casarse e incluso ya tenían fijada una fecha para la boda, por las tardes, todos los días antes de ponerse el sol ambos paseaban por la orilla del río, lugar donde se habían conocido pues era sabido que Ángela vivía por ahí.

Sin embargo no falta alguien que presa de la envidia siempre busca destruir la felicidad ajena y este fue el caso de Gladys, una chica que había estado enamorada de Beto pero la relación amorosa se terminó por el carácter posesivo y obsesivo de la misma, quien al saber que la boda de ambos estaba próxima inventó una historia acerca de que Beto tenía una amante para así separarlos.
La noticia llegó a oídos de Ángela a sólo días de la boda, se sintió traicionada y a pesar de las súplicas de su amado de que todo era mentira no quiso oír y corriendo llegó hasta la orilla del río. Beto que iba detrás de ella intentó explicarle una vez más que todas esas historias eran mentira no pudo hacerlo, pues antes de que pudiera alcanzarla, ella lo miro con los ojos llenos de lágrimas y sólo susurro:

- Juraste que siempre me amarías pero parece que tus palabras se las llevó el río- y diciendo esto se lanzó al río cuyas furiosas aguas la sepultaron para siempre.

A pesar de todos los esfuerzos que hicieron, no se pudo rescatar el cuerpo de la pobre muchacha. Con el paso de los días parecía que Beto empezaba a volverse loco pues el decía que siempre, su amada Ángela venía hasta su cama todas las noches y le recordaba la promesa.

Dos años después Beto era totalmente diferente se había vuelto alcohólico y seguía diciendo que Ángela venía a visitarlo todas las noches, sus amigos estaban muy preocupados de tan solo verlo así hasta que una noche salió disparado de su casa y comenzó a correr hacia el río diciendo que Ángela lo llamaba, que debían estar juntos, justo detrás de él sus amigos corrían tratando de detenerlo pero al llegar al río todos vieron claramente que Ángela estaba parada ahí, en el mismo lugar donde dos años atrás se había suicidado, parecía más delgada que antes y la palidez de su rostro era tan blanco como la cera. Sin dar la más mínima muestra de terror Beto se le acercó y después de un prolongado beso, ambos saltaron a las furiosas aguas para así estar juntos por siempre.
Después de ese episodio nadie quiso decir nada al respecto no podían creer que todo eso hubiese sucedido, en cuanto a Gladys, ella no se salió con la suya como todos creían pues seis meses después la encontraron muerta en su cama con los pulmones inundados de agua de río.

sábado, 4 de agosto de 2012

Mi madre nunca asesinó... pero sí mató

Esta historia es muy corta. Cuando mi madre era adolescente trabajaba en algo (no recuerdo en que).
Un día llego tarde y la regañaron. Al charlar con su padre de eso dijo –Ah! Que se rompa un hueso!- Al siguiente día, el hombre, que era anciano, se cayó y se partió un hueso de la cadera. El padre le replico que no dijera esas cosas y mi mamá dijo –Ah! Ma si! Que le dé un ataque!- Al siguiente día, a el hombre le dio un ataque al corazón y murió. Mi mamá no se apartó de las posibilidades de que ella lo halla hecho al pedirlo, pero.. Ella es normal..
Ahora ya no dice esas cosas.. Intenten no bromear con eso.. No vaya a ser que les suceda lo mismo.
Les digo, El titulo no es muy ingenioso. Y siendo sincera, mi madre mato. Es una forma de decir. Nunca incumplió una ley, ni siquiera las de transito.

miércoles, 25 de julio de 2012

La bruja convertida en lobo y herida

Mi madre es de Lima, pero de pequeña iba al pueblo de Cañete, a ochenta kilómetros de Lima, porque su madre tenía una casa allí. Y un día nos contó que una vecina del pueblo, una vieja, le había pedido a una supuesta bruja que vivía allí que le hiciese daño a un vecino. Entonces, la bruja, a las doce de la noche, dice que se convirtió en un lobo, y fue a hacer el daño a este hombre, atacándolo, con la intención de matarlo. Este hombre estaba en la puerta de su casa, fumándose un cigarro, cuando en eso vio a un lobo que se le iba encima. Y, por inercia, cogió un palo para defenderse. Y ese palo se fue incrustado en la pierna del lobo, y éste se fue huyendo. Al día siguiente de eso, el hombre fue a la tienda del pueblo y contó a los pueblerinos de allí lo que le había sucedido, que había sido atacado por un lobo, o por un zorro. Los vecinos le dijeron que eso era muy raro, porque no hay lobos ni zorros allí; decían que habría sido un perro. Pero ese hombre conocía a todos los perros del pueblo, porque era un pueblo pequeñísimo, con sesenta habitantes. Al salir de la tienda, dicen que vio este hombre a la bruja, que ya sabía la gente en lo que ella se transformaba. Y lo que le sorprendió a este hombre fue que vio a la mujer cojeando de la misma pierna izquierda que fue en la que él incrustó el palo al lobo.

jueves, 19 de julio de 2012

Cameron Macaulay


La de Cameron, Norma, de 42 años, dijo que un el niño comenzó a contar historias de su infancia en la Isla de Barra. Habló de sus antiguos padres, cómo murió su papá, y sobre sus hermanos y hermanas de su vida anterior. También dijo que su “antigua mamá” era la de su vida anterior. Cameron cree que él tiene una vida anterior y le preocupa que su familia lo extrañe. Norma cuenta, “Él se queja de que en nuestra casa hay sólo un baño, mientras que en Barra ellos tenían tres. Suele llorar por su mamá, dice que ella lo debe extrañar y quiere que su familia en Barra sepa que él está bien. Cameron se siente muy triste, no deja de hablar de a dónde fueron, qué hicieron y cómo veía aterrizar los aviones en la playa desde la ventana de su habitación”. Cameron incluso dijo que su papá se llamaba Shane Robertson, y que murió porque “No miró para los dos lados”. (Probablemente quiera decir que su padre fue atropellado por un coche).

Cuando llegaron y el avión aterrizó en la playa, todo era exactamente como Cameron lo había descrito. Él se dio vuelta hacia Martín y Norma y les dijo, “¿Ahora me creen?” Cuando Cameron se bajó del avión, iba sacudiendo sus brazos y gritaba fuerte “¡Regresé!”.
Se pusieron en contacto con el Centro Heritage para averiguar si conocían a una familia Robertson que vivía en una casa blanca en la bahía. El centro Heritage dijo que no. Más tarde, condujeron alrededor de la isla pero no encontraron la casa blanca. Posteriormente recibieron un llamado al hotel confirmando que de hecho había una familia Robertson viviendo en una casa blanca en la bahía. Cuando llegaron allí, Cameron reconoció inmediatamente la casa blanca y estaba extremadamente feliz. Pero resultó que no había nadie en la casa. El dueño anterior ya había muerto. Igualmente, la persona que tenía la llave los dejó entrar. Cameron estaba familiarizado con la casa y conocía cada pedazo de ella. Como él había dicho, había tres baños y podía verse el mar desde la ventana del dormitorio.
Los investigadores le siguieron el rastro a uno de los miembros de la familia Robertson que era dueño de la casa y lo fueron a visitar a Stirling. Pero él no supo dar ninguna información sobre Shane Robertson. Cameron estaba ansioso por ver fotos de su familia de la vida anterior, pensando que probablemente podría encontrar a su padre o a sí mismo. Él siempre hablaba de un gran auto negro y un perro blanco. El perro y el auto estaban en las fotos. Desde que volvieron a su casa en Glasgow, Cameron estuvo más tranquilo. Norma siente que hizo lo correcto al emprender ese viaje. Aparentemente, las memorias de las vidas previas se borran gradualmente al crecer la persona. Cameron nunca habló de la muerte con Norma, pero le dijo a su mejor amigo que no se preocupe por la muerte, porque él aún regresaría. Cuando Norma le preguntó a Cameron cómo llegó a estar con ella, el niño le dijo que él cayó y fue a dar al abdomen de ella. Cuando le preguntaron sobre su nombre anterior, dijo que también se había llamado Cameron. La historia de Cameron ha sido filmada en un documental por el Canal Cinco de Gran Bretaña, se llama “El niño que vivió antes."

miércoles, 11 de julio de 2012

Otra alma en pena...

Recuerdo cuando vivia en casa de mi abuela, la casa era grande, amplia con grandes puertas antiguas con bruscos candados que ya no cerraban.
Recuerdo claramente las escaleras de la casa, amplios, recuerdo que todos los nietos de mi abuela subiamos y bajabamos corriendo.
Eran unos esclaones divertidos al parecer pero en un momento deje de verlo asi.
Deje de verlo asi cuando por primera vez, vi a ella bajando los escalones.
Una anciana de cabello blanco, cara no muy arrugada, vestido blanco y tacones, elegante sin duda, pero ella no existia. Al principio pense que era mi imaginacion pero no era asi. Ella estaba ahi y no estaba viva.
La vi asi durante mucho mucho tiempo...
Volveré, y se que la vere y le preguntaré
¿Que necesita?
Espero que no responda, y si lo hace, por lo menos se que sus restos estan enterrados en el patio trasero...

martes, 3 de julio de 2012

Legítima defensa

Veintisiete huesos dentro de mí, un revolotear de uñas y cutículas, tu dedo índice sermoneándome mientras se deshace, el anular perdido para siempre.
No estoy arrepentida, la boca está bien puesta, aunque tenga la lengua un poco ahorcada y la mandíbula como la de una boa. Quizás deba ir al dentista.
Tu sangre tiñó mis muelas y se está coagulando en mis encías. Arg.
Y a la jueza le diré la verdad y nada más que la verdad: que tenías la mano dura.

miércoles, 27 de junio de 2012

La mujer de negro

Todos los días trato de llegar a casa antes de las doce de la noche, ya es una costumbre mía y de mi familia, tengo quince años y a pesar de mi edad y de las nuevas costumbres, he tratado de llegar siempre en horario y cuento porqué...
Desde la época de mi abuelo se cuenta esta historia, nuestra calle une dos barrios grandes: Villa de Mercedes y Barrio U.O.M, esta calle, larga y de tierra, fue y es muy transitada, especialmente por peatones, es una calle llena de historias feas y lindas, yo me pregunto ¿Cuántas historias de amor crecieron y murieron en esa calle?
En su soledad al anochecer y cuantas peleas también, es una calle especialmente destinada a lo prohibido: amores prohibidos, peleas y bajezas que no quieren hacer público, reunión de brujas, rituales, calle que aún hoy recibe ofrendas a dioses y demonios, de parte de diferentes religiones y también lugar de largas caminatas para charlar y pasar una siestesita otoñal o de invierno.
Esta es exactamente la calle que pasa por mi casa, mi habitación da para esa calle y tengo una ventana chiquita pero lo bastante cómoda como para ver claramente y un jardín que me separa de esa calle. Desde niño, cuando conocí la historia, quise comprobar si era verdad y me quedaba frente a la ventana a mirar, se hacia la media noche y yo dormía ya profundamente, hasta que un día llegué tarde a casa, logré entrar y al pararme frente a la ventana la vi por primera vez: Era una mujer alta, delgada, vestida de negro, flaquísima, ni brisa había pero a ella le volaba el cabello negro y largo, hasta sus piernas, cuando pasó frente a mi casa, miró hacía el otro lado, ocultando su rostro.
No parecía que caminaba, solo se deslizaba suavemente sobre la calle pedregosa, me estremecí de espanto, esa silueta llenó mis pupilas de negro presentimiento y terrible desconfianza, no pude dormir de la inquietud, al otro día lo comenté con mi familia y solo rieron, solo faltaba yo en conocerla, nadie sabe porqué pero desde esa época del abuelo, durante el invierno especialmente, esa figura recorre la calle, algunos hasta se fueron del miedo que les causó, pero mi familia solo la ve pasar.
Cuentan por ahí que Ramón se fue a vivir a otra parte por la mujer de negro, porque una noche ya avanzada, regresaba del baile, siempre sin darle importancia a la dichosa historia, pero al caminar por esa calle a lo lejos vio la silueta que se acercaba, al parpadear ya estaba a medio camino, al volver a pestañar ya estaba encima, frente a él, con la cabeza gacha, y los cabellos ondulantes tapándole el rostro, se quedó mudo, miles de preguntas llenaron su mente mientras su corazón desbocado se hinchó de terror y quería salir corriendo, con la mirada baja miró su vestido moverse junto al cabello al compás del viento, que no había.
Una inercia movió su cabeza y la levantó para observar su cara, que al mismo tiempo levantó ella, delgada, huesuda, sus ojos hundidos sin boca, algo amorfo pero la mirada negra, oscura, se sintió inquieto, porque comenzó a sentir que su mirada era atraída mas y mas hacía esos ojos profundos, llenos de maldad y al mismo tiempo vacíos, hambrientos, pero de que? Y se atormentó al descubrirlo, por sus ojos su alma se escapaba, su ser su vida, todo era succionado por esos ojos, su vitalidad se perdía su fuerza comenzó a temblar, a luchar ¡El alma no! Se repetía, se les doblaron las piernas, sus músculos se hincharon, unas gotas comenzaron a rodar por su sien y las lágrimas se desprendían como cataratas, pero no podía cerrar los ojos, era una lucha de vida o muerte, su estómago se endureció y su mente solo repetía ¡Ayúdame Dios!
Y comenzó a recordar su vida, su niñez, sus padres, sus amigos, su novia, felices momentos y se preguntó ¿Hace cuanto que no rezo? Dios y el amor y fe creció en su corazón se sostuvo en el gran amor que le tenia a su padre, y el a su pequeño hijo, al que tenía descuidado y se prometió dedicarle su vida y criarlo en la fe cristiana, y fue tanto el amor que sintió, mas que el miedo, calló tendido en la calle, como si lo hubieran empujado, la mujer ya no estaba, solo la temblorosa luz de la esquina y la nueva oportunidad de vivir.

jueves, 21 de junio de 2012

El color rojo


Érase una vez una maestra que era muy bonita. Pero por mas bonita que fuera, ella también era bastante amargada con sus estudiantes. En su clase, había un chico que se enamoro perdidamente de ella. La maestra sabia de esto y rompió su corazón mientras que lo humillaba por sus bajas calificaciones. El pobre muchacho no aguanto mas y se suicido. A la maestra no le importo lo que sucedió y con una pluma roja tachó el nombre del estudiante. Un día que la maestra se tuvo que quedar trabajando hasta tarde. Cuando salió del salón, se encontró con que había un estudiante en el pasillo que le daba la espalda. Le pareció extraño q un estudiante estuviera alli a esa hora, asi que lo llamo. Cuando la maestra lo vio, sufrió un desmayo al ver que la cara del chico tenia una cortada roja en la cara similar al tachón que había hecho sobre el nombre del estudiante.

domingo, 17 de junio de 2012

La novia

Han pasado varios años y al parecer todos han olvidado aquel suceso que les narraré, pero yo jamás jugaría con una mujer.

Se dice que en la ciudad de México, hubo una mujer de increíble belleza y dotada de un alma tan pura que todos los hombres querían cortejarla. A ella no parecía interesarle nadie de la ciudad pero se dice que cierto día, caminando por la calle conoció a un joven totalmente desconocido, un joven apuesto y de provincia que venia a trabajar a la ciudad.

Ella no tardó en enamorarse de aquel hombre pues siempre la procuraba y era sumamente caballeroso con ella. Pasó un tiempo y decidieron casarse, ella estaba feliz, sentía que era la joven mas afortunada del mundo, pero el no parecía creer lo mismo.

Cuentan que el día de la boda llegó, ella lucia espectacularmente hermosa con su vestido y aquella felicidad que le iluminaba la cara. Ansiosa llegó a la iglesia, toda la gente importante se encontraba en la ceremonia excepto el novio.

Todos creían que tal vez un contratiempo de 10 tal vez 15 minutos lo demoró pero pasaron varias horas y él nunca se presentó.

Todos trataron de consolar a la joven que sumergida en su dolor no dejaba de llorar preguntándose por que no había llegado el a la boda.

La llevaron a su casa después de calmarla y la recostaron en su cuarto pero ella seguía deshecha, no aceptaba haber perdido al amor de su vida, se levantó frente a un espejo y al verse con aquel hermoso vestido pero con el alma destrozada tomó un cuchillo y comenzó a herirse en el vientre y en el pecho jurando ante un crucifijo que regresaría de la muerte para vengarse de aquel hombre y de todo aquel que hiciera el mismo daño.

La noticia de su muerte se hizo saber por toda la comunidad y según se cuenta, el joven fue visto días después de la boda con otra joven y relatando en las cantinas que el había obtenido lo que cualquier hombre del lugar hubiera querido y que tubo el lujo de despreciarlo.

Noches después fue encontrado en la puerta de la iglesia muerto a cuchilladas pero se dice que el espíritu de la joven cumplió su juramento ya que el difunto tenía un anillo en el dedo, el mismo anillo con el cual ella había sido enterrada.

Según la leyenda, cada vez que un hombre deja plantada a una mujer frente al altar, ella vuelve a cobrar su venganza haciendo pagar el dolor que les causan a las mujeres.

viernes, 8 de junio de 2012

La historia de Nicolás

Nicolás había sido durante años el objetivo de hirientes comentarios homofóbicos por sus compañeros de clase, sin que nadie en la escuela alguna vez interviniera. Como un estudiante modelo, nunca se quejó de la situación. Otros muchachos no lo consideraban suficientemente masculino, y la conversación era que él era un "maricón". Un día su clase pasaba por la piscina de la escuela, por lo que algunos muchachos lo lanzaron a la piscina completamente vestido. Todos, incluyendo el maestro tenía una buena risa. Nicolás fue humillado y angustiado, y el evento se convirtió en el colmo. Al día siguiente, se suicidó saltando desde la parte superior del puente del ferrocarril del pueblo.

Después de su funeral, un profesor recién contratado trató de sensibilizar a la escuela a la posible relación entre el ostracismo infligido a Nicolás y su suicidio. Los esfuerzos del hombre se encontraron con la firme recomendación de que se guarda silencio sobre el asunto, y su contrato de enseñanza no fue renovado.

Esta historia nos la contó la madre de Nicolás un poco menos de un año después de que su hijo murió. Él tenía quince años.

domingo, 3 de junio de 2012

El baño poseído


Eran las 3 de la madrugada y volvía con mis amigos de tomar unas copas en un bar de Houston, en texas donde resido desde hace algunos años tras haber sido contratado por una empresa de hidrocarburos.
Mis amigos son todos latinos o más bien de origen latino, hijos de emigrantes mexicanos, salvadoreños y guatemaltecos que son los que más abundan en el área, por eso me gusta salir con ellos, cuando quiero expresar algo en español, ellos me entienden y además me corrigen por que hablan un perfecto inglés.
Bueno, como iba diciendo, salimos de fiesta y queríamos tomar un café antes de irnos a la cama, así que fuimos a una cafetería que está abierta las 24 horas (típico made in USA). Aquella cafetería estaba realmente sucia y el tipo de gente que iba era un tanto rara, noctámbulos, borrachos, mediums y chicas de alterne, pero la comida y el café que allí servían hacían que valiera la pena la visita.
Después de tomarme mi café pedí un plato de Grits con bacon y huevos, el desayuno típico sureño, pero tras el café me habían entrado unas ganas irresistibles de ir al baño.
Me dirigí a los baños, creo que nunca había estado en unos baños tan sucios, en Estados Unidos cuidan mucho la higiene de los lavabos pero aquel olía a orín y estaba sucio y lleno de pintadas.
Me encerré en el único baño limpio que vi y me llamaron la atención sus pintadas, entre dibujos animados y juegos de Bob Esponja se podían ver inscripciones demoníacas, el número 666 pintado en rojo y advertencias que decían que ese baño estaba maldito.
Cuando me dispuse a salir del baño, la luz se apagó de repente, la puerta se atrancó y pase los peores minutos de mi vida. Tuve que esperar 10 minutos hasta que llegara otra persona y diera la voz de alarma. En el rato que pasé allí solo escuche gritos, susurros y la presencia de alguien.
Por din alguien entro en los lavabos y las luces volvieron de nuevo, las pintadas terroríficas de la puerta habían desaparecido en su mayoría y la luz volvió de repente.
Mis amigos se rieron de mi, pero cuando la camarera se acercó a cobrar confirmó que ese baño estaba encantado, que al parecer murió allí una adolescente que había sido maltratada por su familia. Su propio padre le había proporcionado tal paliza que sufrió un derrame cerebral mientras estaba haciendo sus necesidades en el baño.
Nunca más volví allí, fue algo aterrador.

domingo, 27 de mayo de 2012

La fiesta

No es fácil empezar, después de leer mi historia lo entenderán. Vivía en una pequeña casa, aislada de la ciudad, ya que por la enfermedad de mi madre nos tuvimos que mudar aquí, mi mamá tenía pánico a la gente y se alteraba demasiado.

En mi casa somos tres, mi madre, mi medio hermano y yo, mi papá murió cuando yo tenía sólo siete años.

Como decía, la casa es pequeña, pero tenebrosa, y mis compañeros de curso lo sabían, por eso insistieron celebrar aquí la fiesta de halloween, a lo cual accedí.
Llegó el día, todos mis amigos y yo estábamos en mi casa, pero en mitad de la fiesta a alguien se le ocurrió proponer:

- Juguemos a la ouija. Todos aceptaron.

Lo preparamos todo minuciosamente, hasta el último de los detalles, ocupamos nuestros puestos y comenzamos la invocación. Increíblemente el testigo respondió inmediatamente a nuestra llamada, se habían cumplido nuestras expectativas. Pero de repente una extraña sensación llegó a mi ser, se escuchaban gritos en la segunda planta, un frío penetró de golpe las almas de todos los presentes y una ráfaga de viento abrió bruscamente las ventanas, todos quedamos impasibles. ¿Qué estaba pasando?, al fin reaccionamos y algunos empezaron a gritar, otros reaccionaron riéndose, como si quisieran creer que todo era una broma. Pero no, en mi casa nunca habían pasado cosas así.

Pasados unos segundos, el silencio volvió y los ánimos se iban calmando, pero de pronto uno de nuestros compañeros rompió el silencio, estaba pronunciando palabras que ninguno de nosotros podía entender, parecía que hablaba en latín. Algunos empezaron a reír y otros no lo soportaban más, querían que se callase, pero el no paraba, los ánimos se caldearon de nuevo y una amiga empezó a pelearse brutalmente con un compañero.
El panorama era dantesco, unos reían como endemoniados otros gritaban, se peleaban y varios cayeron desmallados, era horroroso e insoportable.

Por fin llegó un momento de calma, pero no duro mucho, una nueva oleada de cólera descontrolada invadió a los allí presentes, los gritos aumentaron, ya no se podía más, era horrible, la sangre salpicaba las paredes, el testigo de la ouija se movía solo, pero de forma controlada, pude leer:

- Fue un gran error…

A pesar de todo lo que estaba ocurriendo en aquella sala, yo intentaba mantenerme tranquila y razonable, pero no aguante mucho, el tablero empezó a temblar bruscamente y de el salió un resplandor, allí pude ver a mi padre, él estaba provocando todo esto, ahora sabía lo que estaba ocurriendo, habíamos abierto la puerta, y él no se iba a peder tan esperada cita por nada del mundo, buscaba venganza…Pero…¿Por qué?.

Reaccioné inmediatamente y subí las escaleras de tres en tres, tenía que encontrar a mi madre, pero al llegar al segundo piso la encontré muerta, y mi hermano yacía muerto a su lado. ¿Por qué los mató?...

Poco después encontré el diario de mi madre, allí encontré todas las respuestas. Mi madre lo había asesinado, junto con el papá de mi medio hermano, mi padre había cumplido su amenaza…

Ahora entiendo los gritos, eran ellos, de un día a otro mi familia y mis amigos habían desparecido para siempre. Nunca olvidaré aquel halloween.

domingo, 20 de mayo de 2012

Historia de brujas en México

Cuando llegue a vivir aquí a méxico comencé a investigar sobre las leyendas que hay en todo el país… lo que mas abunda son las leyendas de las brujas, el famoso charro negro y la llorona.

Fui al estado de méxico a visitar el rancho de mis abuelos, la gente de ese lugar y mis propios abuelos afirman que hay brujas en ese lugar y les pedí que me contaran todo y esto es lo que me contaron….

Se dice que por las noches en los cerros o montes se ven bolas de fuego saltando de un árbol a otro y así andan hasta que llegan al pueblo, también se dice que se les ve en forma de guajolotes negros…esto me recuerda a los vampiros, ya que se dice que los tlaciques son brujas vampiro que pueden convertirse en bolas de fuego o en un guajolote y en estas formas es como se alimentan de la sangre humana en especial la sangre de los bebes. y aquí es donde surgen varias historias de estos extraños seres…

Hace unos 6 meses me dijeron que cerca del pueblo de san juan, que se encuentra en el estado de méxico un hombre venia en su camión de carga por la carretera, apenas había caído la noche cuando de pronto se le atravesó algo y lo golpeo con su camión, el señor bajo y vio que era un guajolote negro y este estaba herido por el golpe ,entonces decidió llevárselo ya que tenia en mente cocinarlo al día siguiente, tomo al guajolote y lo echo en la parte de atrás del camión.

Al pasar unos minutos comenzó a escuchar ruidos en la parte de atrás del camión, donde estaba el guajolote, bajo de nuevo y fue a ver que pasaba, al abrir la puerta ya no estaba el guajolote estada una mujer muerta !. el señor a raíz de esto tubo muchos problemas ya que pensaban que el la había matado.

Las brujas cuando saben donde ah nacido un bebe, se hacen guajolotes y les chupan la sangre hasta dejarlos muertos, y aquí va otra historia…

Una señora solía pasar las tardes tejiendo en su patio, mientras su bebe dormía en la habitación…una tarde mientras ella tejía escucho a su bebe llorar pero ella no le hizo mucho caso, al pasar un rato una de sus vecinas llego corriendo y gritando: eva ! eva! hay un guajolote en tu tejado! y en eso el bebe comenzó a llorar con mas fuerza, la señora entro corriendo a la habitación del bebe y este tenia algo en la mejilla, era un hijo blanco que salía del tejado y caía en la carita del bebe, la señora sin dudarlo tomo unas tijeras y corto el hilo, en ese momento de el hilo comenzó a brotar sangre y esta callo en la cara del bebe, se escucharon unos aleteos muy fuertes era el guajolote que se alejaba del lugar y ese hilo sin duda alguna era la lengua de la bruja con la cual extraía la sangre del bebe.

En ese mismo pueblo hay otra leyenda, es la leyenda de….la mocha

Me cuentan que esta señora extraía la sangre de los bebes que nacían en ese lugar, la gente se dio cuenta que era ella por que en varias ocasiones perseguían a un guajolote y este siempre entraba por la chimenea de su casa.

La gente del pueblo se reunió y fueron a la casa de la bruja pero esta no estaba, entonces comenzaron a buscar en la casa y debajo de la cama encontraron varias vasijas de oro llenas de sangre… la gente salio en busca de la bruja y la encontraron, le cortaron la cabeza, al momento de cortarle la cabeza esta cayo en la barranca, tuvieron que bajar por la cabeza y dicen que cuando tomaron la cabeza esta abría los ojos y les maldecía.

Sentaron el cuerpo en lo alto de la barranca y le amarraron la cabeza con su rebozo. al pasar un rato la hija de la bruja la encontró y al tocarla su cabeza cayó y rodó. dicen que cuando velaron a la bruja el ataúd estaba cerrado y cuando comenzaron a rezar se escuchaban ruidos en el ataúd, abrieron la caja y vieron que la cabeza de la bruja rodaba de un lado a otro mientras ponía los ojos en blanco y sacaba la lengua lo mas que podía y desde ese día en la barranca por las noches dicen que se aparece la mocha.

Yo cuando pase en esa barranca solo vi una cruz de piedra que esta en nombre de ella, el lugar es medio tenebroso por las noches ya que no hay luz y la barranca va de bajada y subida…

jueves, 10 de mayo de 2012

El tanatorio sevillano

Una noche del verano del 2008, mi amigo Leopoldo nos invitó a mi novio y a mi a acompañarle en su trabajo en uno de los tanatorios que hay en Sevilla. Leo se había quedado sólo por que su compañero había caído enfermo y le daba miedo pasar la noche alli.
Mi novio y yo nos preparamos algo de comer y nos acercamos al lugar. Aquella noche el tanatorio estaba vacío. Todos los familiares del último fallecido se habían marchado a casa tras estar horas velando el cuerpo. Así que estábamos tranquilos los tres sin nadie más que nosmolestara.
Para acceder al recinto había que llamar al timbre y mi amigo Leo era el encargado de abrir la puerta  y recibir a los familiares que quisieran visitar a los muertos. Lo primero que recuerdo de aquella noche es el frío que hacía allí dentro. A pesar de ser pleno verano y en Sevilla con 30 grados en plena noche, el tanatorio estaba bien acondicionado. Leo se encontraba a gusto ya que para el trabajo lucía un traje completo de manga larga y corbata, pero nosotros íbamos con ropa ligera.
Nos habíamos llevado una baraja de cartas española para pasar la noche entretenidos, una cerveza y algo de picar. Así que nos dispusimos a jugar.
Preparamos una mesa que había en el despacho de Leo, sacamos las cartas, la bebida, unas papas y unos cacahuetes para picotear.
Después de varias partidas el juego comenzó a volverse aburrido así que Leo propuso echarnos las cartas para adivinar nuestro futuro. La madre de Leo es un poco bruja y se dedica a esto de adivinar el destino, pero de forma no profesional.
Leo barajó las cartas y yo partí el manojo por la mitad. Después comenzó a ponerlas sobre la mesa y a lanzar su predicción.
Estábamos de risas o como decimos aquí en España de cachondeo, riéndonos del juego de Leo, cuando de repente las luces del tanatorio se apagaron.
Yo pegué un grito que hizo a mi novio y a Leo levantarse de las sillas de golpe. Acto después comenzamos a escuchar ruidos de una mujer gritando fuertemente. Los gritos provenían de una de las salas de velatorio.
Leo consiguió encontrar la linterna ayudado por un encendedor que mi novio le había prestado y accionó la luz de inmediato. Acto tras el cual los gritos y suspiros dejaron de oirse.
Lamentablemente no pudimos llamar a nadie. Aquel lugar estaba cerrado a cal y canto, nadie pudo haber entrado ni salido de allí sin usar el juego de llaves de Leo. Tampoco pudimos comunicar lo ocurrido a nadie, ya que Leo hubiese tenido problemas con nuestra visita y en el tanatorio hay cámaras que demuestran que nosotros estuvimos allí.
Leo y mi novio revisaron el lugar pero todo estaba en orden. La mujer que había en una de las cámaras permanecía inmóvil.
No sabemos que pude ser aquello, pero desde entonces, lo cierto es que entre nosotros surgió un vínculo de amistad más fuerte todavía. Siempre comentamos lo que nos sucedió incluso ahora que Leo ya no trabaja allí. Es una historia para no olvidar. Desde entonces los tres creemos en las cosas paranormales.

viernes, 4 de mayo de 2012

La Navidad sangrienta

La navidad es aquella ceremonia donde se festeja el nacimiento de Cristo, y todos tienen una noche buena, pero la familia Edith no tuvo esa noche buena.
Londres año 1980, la familia Edith espera ansiosa la navidad, es un día con mucha nieve, pero podría ser peor cuando informan por televisión sobre un asesino que se ha escapado de la cárcel con un traje de santa Claus y que ronda por esa misma zona, la familia se mantiene alerta, pero no lo suficiente ya que no han asegurado la casa y que en cualquier momento el prófugo podría introducirse en el hogar.
Ante esto la madre manda a dormir a su hijo en la planta alta de la casa (2° piso), para estar más asegurado. Ya son más de las 00:00 hs y en la casa están todas las luces apagadas, de repente se siente un ruido por la chimenea entonces Lautaro hijo único de la familia se levanta de la cama creyendo que era santa, fue entonces cuando la madre grita: ¡Lautaro corre y escondet…., pero el asesino le corta el cuello a la mujer con lo cual muere ensangrentada, el niño siente un temor inexplicable .
Mientras el niño subía las escalera rápidamente el prófugo le decía con voz dulce y delicada: lautarooo, dale un abrazo a santaaa. Fue entonces que en esa ocasión aparece el padre del niño peleando contra aquel asesino, pero por un descuido minúsculo el suicida saca un hacha que tenia escondido en su traje robusto y le corta el hombro al pobre hombre que gritaba agonizante en el pasillo de su casa, mientras gritaba adolorido por la herida el esquizofrénico hombre le corta la cabeza al papa de Lautaro, ahora sí, Lautaro sentía miedo, pero a la vez furia y tristeza por lo sucedido aquella noche de alegría, el estaba solo e indefenso lo único que pudo hacer fue esconderse en su cuarto encerrarse en su closet y llamar sollozantemente a la policía sin que aquel demente se diera cuenta de la llamada a las autoridades y que todo se diera por terminado……pero no fue así como lo pensó Lautaro.
El asesino aun buscaba al joven asustado, pero cuando subió las escaleras escucho un bullicio en el armario, el loco sin pensarlo corta el cable del teléfono, abre el armario y asesina muy brutal y despiadadamente a aquel joven niño de tan solo 7 años de edad, cortándole sus miembros y extrayendo sus órganos, mientras Lautaro agonizaba el despiadado hombre le corta el cuello y es ahí cuando la vida de aquel niño se da por terminada, pero antes de irse el loco vestido de santa Claus descuartiza a los integrantes de la familia, los mete en una bolsa negra y los coloca en una caja cuadrada lo envuelve con papel de regalo y lo deja debajo de aquel árbol de navidad que hermoso se veía con sus adornos navideños.
Jamás se volvió a ver a aquel asesino, pero ten cuidado, puede que en cualquier navidad aparezca en tu casa, pero… ¿estarás preparado para ello?.

miércoles, 25 de abril de 2012

Esa extraña voz de la radio...

Esta historia que voy a contarles me sucedió a mí personalmente, hace ya unos años. Todo es real, todo lo que cuento pasó realmente… Ya es cosa de ustedes si me creen o no.
En aquella época, yo tenía algunos problemas de insomnio. Me costaba dormir por las noches, coger el sueño sobre todo. Me despertaba en mitad de la madrugada y ya no podía volver a dormirme. Si alguno de ustedes ha pasado por eso, me entenderá. Es una sensación de impotencia total, el querer dormirte para descansar y no poder, dar vueltas y vueltas en la cama…
Ante ese panorama, decidí que a lo mejor, escuchando algún aburrido programa de radio, podría conciliar el sueño de una vez por todas. Así que cada noche me acostaba con mi pequeño transistor, sin ni siquiera auriculares, colocando el aparato justo al lado de mi cabeza, en la almohada. Escuchaba programas diversos, de deportes, de humor, de debate… El caso es que al final, en vez de aburrirme, me divertía con aquellos programas, les fui cogiendo gusto.
Mi problema de sueño seguía, y aunque ahora estaba algo más entretenido por las noches, no podía seguir sin dormir, porque el cansancio acumulado ya empezaba a afectarme gravemente en mis estudios e incluso en las relaciones con mis amigos y familiares. Así que decidí pasar de esos entretenidos programas, y busqué algo más tranquilo, algo relajante, que de verdad me diera ganas de dormir. Y lo encontré…
En una emisora que no se cogía del todo bien, con algo de ruido, encontré un programa que empezaba a medianoche, un programa algo extraño… Se basaba en poner músicas relajantes, con sonidos de la naturaleza, acompañadas de cuando en cuando por una voz, una voz de mujer muy atrayente, que contaba historias como si fuese una madre que quiere dormir a su hijo. No sé cómo, pero al poco de escuchar ese programa, yo ya estaba dormido como un tronco. Al día siguiente igual, y al otro, y al otro. Por fin había encontrado mi terapia ideal para conciliar el sueño. Las tranquilas melodías que sonaban en aquel programa y aquella voz tan melosa y adormecedora me servía de arrullo para dormir cada noche a pierna suelta.
No recuerdo exactamente cuanto llevaba escuchando el programa. Lo que si recuerdo es que era una noche de Domingo. Al día siguiente tenía un examen a primera hora, e intenté acostarme temprano para estar lo más despierto posible. Sin embargo, llegó la medianoche, y seguía dando vueltas en la cama, así que decidí poner la radio y escuchar aquel programa, seguro de que con su ayuda conseguiría caer en los brazos de Morfeo.
Como tenía la emisora ya cogida de los días anteriores, solo tuve que encender la radio para escuchar aquella voz tan enigmática e intrigante. Seguía siendo la misma, pero hoy tenía un matiz diferente. Como más oscuro… La música, igualmente, parecía sacada de una película de terror. La historia que contaba aquella voz no era ni por asomo parecida a las otras. Era algo mucho más oscuro y desquiciante, la historia de una mujer que se volvía loca y comenzaba a matar a todos los que se lo ponían por delante.
La voz iba mimetizándose con la historia, hasta tomar un tono también de cierta locura, que me provocaba inquietud, y la música no ayudaba demasiado a que pudiese dormirme. Esta empezando a asustarme de verdad, por lo que decidí apagar la radio. Pero justo cuando iba a hacerlo, la voz gritó, de forma escalofriante.
- ¡¡NOO!! No lo hagas. No apagues la radio. Ahora no…
Aquello me dejó helado. Era absurdo, pero parecía que aquella voz se refería a mí… que me estaba hablando directamente a mí. Y me pedía que no apagase la radio…
- Te he acompañado muchas noches. He sido como una madre para ti. Te he arropado, te he cantado y contado cuentos para que te durmieras feliz. Ahora no puedes terminar con esto así… Debes acabar de escuchar la historia.
Estaba paralizado por el terror. Ahora ya no había dudas, aquella voz me estaba hablando a mí. No sabía que hacer, y aunque lo hubiese sabido, seguramente no habría podido hacer nada. Estaba totalmente congelado de puro miedo.
- ¿Acaso no te gusta la historia de hoy? Es una historia diferente, sí, algo más… oscura. Pero es muy bonita, en el fondo. Y tiene un final feliz. Al final, la mujer se queda libre y tranquila, después de haber acabado con todos los que le hicieron daño alguna vez… Fue juzgada y murió después de una larga condena en la cárcel. Pero murió tranquila y satisfecha. Y lo sé porque aquella mujer soy yo.
No lo podía creer. Si aquello era cierto, ¿había estado escuchando la voz de una asesina durante todo ese tiempo? ¿La voz de una muerta? ¿Qué quería ahora de mí?
- Eres el único que nos escucha todos los días. Siempre estás ahí. Y te lo queremos agradecer… Queremos hacerte una visita, una visita amistosa… Y proponerte que tú también te unas a este programa… que te vengas aquí a hablar conmigo, para que podamos conocernos, y tu puedas ser el nuevo locutor del programa…
Aquello me sobrepasaba. Estaba sudando y casi no podía ni respirar. ¿Aquella supuesta voz era la de una asesina que había muerto, y ahora quería llevarme a mí con ella? No sé cómo encontré el valor suficiente para agarrar el pequeño transistor y lanzarlo contra la pared, donde se estrelló y se hizo añicos. En ese momento todo cesó. La voz, la música… Todo estaba en calma. Pero aquella noche no pude dormir, ni a la siguiente, ni a la otra.
Solo con el tiempo he conseguido volver a conciliar el sueño de una manera más o menos normal. Pero desde entonces no he podido volver a escuchar la radio. Le tengo auténtico pánico. Y aún hoy, años después de aquello, todavía me parece escuchar esa misteriosa voz, como de lejos, mientras doy vueltas en la cama intentando dormir…

jueves, 19 de abril de 2012

Los visitantes de Consuegra

Se cuenta que hace unos años fueron a Consuegra unos visitantes nocturnos. Estándo en la portada de un vecino llaman a la puerta, una familia vestida de luto que venía de visitar probablemente a algún ser querido del cementerio, pero no eran del pueblo. Pedían la voluntad, como si fuera una familia pobre e iban llamando por todas las puertas. La dueña de la casa se dió cuenta que una niña pequeña que iba con ellos no dejaba de llorar y gritar como si tuviera miedo de algo, estaba histérica perdida la pobre, por lo visto.
Hay queda la cosa hasta que al día siguiente, los habitantes de la casa bajaron al bar que solian frecuentar,y que estaba muy cerca de su casa,habia confianza entre los que vivian en la casa y el dueño del bar y este les pregunta que si saben lo que paso la noche anterior en el bar con esta familia. Ante la negación , el del bar les cuenta que entraron allí y pidieron algo de cenar. Todo el bar estaba abarrotado de gente, como era común en aquellos tiempos y mas cayendo en fin de semana. Pues bien, de repente, la niña que venía con ellos empieza a gritar histérica: ¡Mama, que viene! ¡Que viene! Todo el bar se queda paralizado ante el grito de la niña y mas aún cuando sienten una presencia invisible que tira a la madre contra el suelo como si la hubieran golpeado en el pecho. Todo el mundo salió corriendo.
Por lo visto, la familia había prometido una misa y una visita por el difunto y no lo habían cumplido. Por lo que se ve, el abuelo de la niña (el difunto)se le aparecía a la pobre y pegaba a la madre, por eso estaban en el pueblo pidiendo y venían desde el camino del cementerio el día en que los vió la gente de esa casa. La misa por el difunto se celebró al día siguiente y las apariciones cesaron para la familia de una vez.
Esto ocurrió de verdad en Consuegra hace muchos años.

viernes, 13 de abril de 2012

Los fantasmas del panteón

Hubo una vez dos chicos que deseaban contar una buena historia de terror. Como no encontraban nada que contar se les ocurrió la idea de internarse en el panteón.Así lo hicieron durante la madrugada para que nadie los viera. Esperaron durante un rato a ver lo que pasaba. Como nada sucedía se les ocurrió la loca idea de empezar a excavar con herramienta que encontraron en un lugar en el que se veía la tierra suelta. Aunque era obvio que se trataba de una lápida reciente su juventud los motivó a continuar con su locura.
Como empezaban a hacer demasiado ruido los vecinos se percataron del inusual ruido, alarmados agarraron sus machetes, escopetas y piedras y buscaron sigilosamente el sitio de donde provenían aquellos extraños ruidos. En la oscuridad se escuchó una voz gritando: Ahí! Y se les fueron encima pensando que eran dos fantasmas malditos. Los apedrearon, los acuchillaron, los machetearon... Hubo mucho ruido y barullo en aquel cementerio aquella noche. Dos disparos de escopeta acabaron con todo el bullicio. Volandoles la tapa de los sesos a cada fantasma. Solo al día siguiente se dieron cuenta de que no eran fantasmas sino gente ociosa a la que habían dado muerte. Aunque hubo detenidos de esos hechos a nadie se le pudo culpar directamente porque la gente del pueblo aseguraba que esos chicos eran profanadores de tumbas. Cuentan que a los chicos se les ve desde entonces atemorizando y profanando las tumbas de los nuevos difuntos de esa población, de los cuales sus restos aparecen desmembrados y esparcidos por el cementerio con una extraña nota en sus cuerpos: "En donde están nuestros sesos?"

jueves, 5 de abril de 2012

Mi padrastro

Sentado en un viejo sillón de mi casa escucho con los ojos cerrados una vieja canción de piano que escribí junto a mi ya difunto padre. Aun no lo puedo creer, el hombre que me recogió de aquel orfanato ha muerto, aun no sé cómo murió.

En ese momento mi mar de pensamientos fue interrumpido por una voz que me fue un poco familiar. ‘No, tu si sabes cómo morí’, dijo la voz misteriosa. Yo repliqué: ‘claro, espero llegar a mi casa pronto’. La voz misteriosa dijo: ‘no, aun no es tu casa, sigue siendo la mía hasta que lean mi testamento’.

En ese momento un escalofrió inexplicable se adueño de mi cuerpo abrí los ojos y enfrente de mi estaba mi padrastro. El dijo: ‘¿sorprendido de volverme a ver?’, yo dije con una sonrisa sarcástica: ‘no, tu tan solo eres el dolor que siento por la pérdida de mi querido padre’. El padrastro sonrió y dijo: ‘o tal vez tu locura proyectada en uno de tus más profundos miedos’. yo pregunte: ‘¿miedos? Yo no te tenía miedo padre, yo te admiraba, yo te quería’. Y mi padrastro se desapareció en la obscuridad de un rincón.

Suspiré y volví a cerrar los ojos para concentrarme y escuchar esa hermosa melodía del viejo y olvidado piano. De repente alguien tocó la puerta, baje rápido para ver quién era y vi a Lorena, una vieja amiga de mi padrastro. Ella se encargaba de preparar los difuntos para el funeral, mi padre siempre le dijo a Lorena que el día que muriera quería que ella misma lo preparara para verse espectacular en su entierro.

Lorena me sonrió y me dijo: ‘ya está todo listo para el funeral de tu padre’. Yo respondí: ‘muchas gracias por ayudarme con todo esto Lorena’. Ella respondió: ‘no hay de que, esto que estoy haciendo es lo que siempre quiso tu padre, bueno nos vamos para preparar todo antes de que los familiares lleguen’. Replique: ‘claro nomas deja apagar el estéreo’, era de mala educación dejar a Lorena afuera así que la invite a pasar, ella parecía muy sorprendida por la gran casa de mi padre, ya cuando llegamos al segundo piso apague el estéreo y mi padre apareció al lado mío y dijo: ‘acaso no te dije que nunca trajeras a nadie cuando yo no estuviera’, yo respondí: ‘pues estas aquí no se por qué te quejas’, Lorena un poco confundida me preguntó: ‘con quien hablas’ yo respondí: ‘con nadie’, Lorena me que había escuchado esa canción, es muy bonita y preguntó cómo se llamaba. Yo respondí: ‘no tiene nombre la escribí junto con mi padre’. Lorena me sonrió y dijo: ‘tú has de tener muchos recuerdos hermosos de tu padre’, yo respondí: ‘si tengo bastantes, de pronto mi padrastro se apareció al lado mío otra vez y me dijo al oído: ‘y tan solo por eso me mataste’.

No lo pude creer mi padre o mi locura no sé que era él o esa cosa, pero me estaba culpando de la muerte de mi padre. En el funeral todos lloraban por mi padre excepto yo, no sabía por qué no lloraba por la pérdida de mi padre era mucho, pero al parecer tenía muchas fuerzas para retener las lagrimas. Me senté y suspire mirando como otros que conocían poco a mi padre lloraban desconsoladamente. De repente mi padre apareció sentado al lado mío y dijo: ‘vaya cuanta hipocresía hay en este pequeño cuarto’, yo le dije un poco enojado: ‘por lo menos ten un poco de respeto hacia las personas que vinieron a verte’, él se rio y me respondió: ‘no vinieron a verme a mí solo vinieron a ver a quien le dejé toda mi herencia, la gente a veces llega hacer muy hipócrita cuando hay algo valioso de por medio’. Entonces me llegó el recuerdo de lo que me dijo cuando estaba en casa con Lorena y le pregunte: ‘por qué dices que yo te mate’, el sonrió y me dijo: ‘no te hagas el tonto, yo sé, recuerda esa discusión y después no se empezó a oír cucu cucu y me encajaste el cuchillo en el pecho.

Asustado le respondí: ‘no claro que no, yo no fui’. El se rio y me dijo: ‘nunca vas a escapar de mí, yo soy tus miedos, soy tu locura yo soy tu padrastro’. no pude más y grite con todas mis fuerzas: ¡Basta!, todos en el funeral me miraron como si estuviera loco, de inmediato me fui del funeral y corrí hacia mi casa, me encerré y me puse en un rincón y no sabía qué hacer, no sabía que pensar, como pude matar a mi propio padre, me puse a llorar yo quería a mi padre y de repente el pareció frente a mí y me dijo: ‘no, tú me odiabas me lo hiciste saber el día que llegaste borracho’, yo sorprendido le pregunte: ‘como no entiendo llegue borracho por favor dime qué fue lo que paso’, el me dijo: ‘llegaste borracho me dijiste que me odiabas que siempre tenias que hacer lo que yo decía yo le respondí : ‘porque era cierto’, el me reclamo: ‘no yo siempre te di la opción, pero tú por miedo a lastimarme siempre hacías lo que yo quería’. Yo respondí: ‘es cierto ya lo recuerdo todo se salió de control y tome el cuchillo… Lo siento padre’, de repente una lagrima de sangre se notaba en la mejilla de mi padre y me dijo: ‘no me duele que me hallas matado, es mas estoy orgulloso de que por primera vez tú hagas algo por tu propia cuenta’, yo pregunte: ‘entonces ¿por qué lloras?’ y él respondió: ‘me duele que tú me odies’, de repente me dolió el pecho y yo también llore y le dije: ‘no, no es cierto, yo no te odio, yo te agradezco por todo lo que hiciste por mi y tan solo quiero pedirte perdón’, el sonrió, ‘no hay nada que perdonar’.

Mi padrastro bajó las escaleras abrió la puerta y cerró, días después fui arrestado, confesé mi crimen y fui sentenciado a 20 años de prisión me parecieron justos, un años después decidí reunirme con mi padrastro

viernes, 30 de marzo de 2012

Pobre niño

Hace algunos meses mi mamá me contó una historia que le sucedió cuando era una adolescente.
Resulta que estaba en la secundaria y tenía un compañero de aula que era muy lindo, su madre era maestra de una escuela primaria y su papá era chofer de la guagua (autobús) de transporte escolar. Ambos eran personas decentes y muy queridas en el vecindario.
Una tarde el muchacho iba en su bicicleta camino a casa cuando un hombre le pidió que lo adelantara. Con mucho gusto él se brindó a hacerlo y el hombre se montó. Cuando habían recorrido un tramo el señor se sacó una jeringuilla del bolsillo del pantalón y le inyectó una sustancia para dormirlo.
Por un tiempo no se supo nada del niño, hasta que lo dieron por perdido. Como su padre era chofer, logró movilizar un grupo de guaguas que iban y venían cargadas de personas del pueblo que andaban en busca de su hijo. Recorrieron gran parte de la provincia pero no hallaron rastro alguno del chico.
Finalmente decidieron ir a ver a un palero (persona que practica la religión de santos y muertos) y este hombre le dijo que el niño estaba de cara al sol. Fueron a buscar en el oriente, por donde sale el sol y dieron con el niño. Estaba sentado con las piernas cruzadas en la hierba en un campo, le habían inyectado formol (líquido que le inyectan a los muertos para endurecerlos antes de enterrar) y le sacaron el corazón. Los pájaros le estaban terminando de comer los ojos.
Cuando comenzaron a hacer las investigaciones descubrieron que el hombre que el niño llevó en su bicicleta era un brujero que había sido contratado por una enfermera y su marido que era prófugo de la justicia. La intención era que el brujero hiciera un trabajo para que la policía no buscara más a su marido. El brujero lo que necesitaba era un corazón joven para el trabajo. La enfermera colaboró sacando las inyecciones y los elementos para operar del hospital.
Luego la policía hizo un levantamiento hospital por hospital buscando a la enfermera, pero nunca apareció.
En el entierro de tuvo que sellar el cristal del ataud con fotos del niño. La mamá del niño fue internada en un hospital psiquiatrico y murió a los pocos meses. Su padre aún vive y es un alcohólico.

viernes, 23 de marzo de 2012

Los fantasmas de la ruta 66

Si usted decide seguir viajando a o largo de la ruta 66, pronto
se encontrará Catoosa, Oklahoma (USA), al conducir a través Catoosa, recuerde
que debe permanecer en la ruta 66: si usted toma un giro equivocado y termina en
la carretera 412, a unas 6 millas de Catoosa, no pocos le informarán de un
incidente que muchos otros han atestiguado haber vivido. Una vez que
llegue al cementerio de Timber Ridge ya no hay vuelta atrás: ahí es donde un pequeño niño nativo americano ha sido visto,... e incluso golpeado por más de un conductor. El pequeño se observa detenido a lo largo de la carretera con su bicicleta, donde un vehículo lo atropelló y lo
mató. Fue enterrado en el cementerio mismo, en la primera fila junto a la
puerta, cerca de la parte inferior de la colina. Varias personas juran que al
atravesárseles, sintieron realmente cómo golpearon al niño,... y encontrar
huellas de pequeñas manos ensangrentadas en los parachoques de sus coches.
Otros lo han visto de rodillas a lo largo de la carretera, mientras que algunos
otros incluso han asegurado haber sufrido daños en sus vehículos,
después de golpear al niño que luego se desvanece,... Recuerde que
cuando viaje a Catoosa, cerca a la ruta 66, no viaje por la carretera 412 a
menos que quiera a mirar a ese niño fantasma a la cara.
El Reno es otra ciudad a lo largo de la Ruta 66 que cuenta con su propia leyenda. Recorriendo
por el camino que se conoce como "la Ruta de la Madre" de El Reno, y entre éste
y Weatherford, usted se encontrará con el fantasma de un hombre jorobado. Lleva
un abrigo marrón y un sombrero que es de "estilo bogies", cubriéndole los ojos. Le encanta aparecer en las noches de niebla o de lluvia. Algunas personas se han detenido a lo
largo de la carretera a recoger a este misterioso hombre sólo para ver que él
pide dejar el vehículo tras un corto tramo, carretera más adelante,... para
luego ver pasmados cómo su imagen se mantiene como caminando frente a ti, en la
misma carretera, ¡pero lo verás así flotando por varias millas delante de
ti!

viernes, 16 de marzo de 2012

Dientes

Abrí los ojos somnolientos, apenas podía distinguir que me encontraba en mi habitación. Con algo de sueño me levanté y con pasos temblorosos me dirigí al baño, eran las 6:38 de la mañana, sentí un sabor a sangre en la boca y un líquido que brotaba de mis encías; pronto, el líquido se tornaba mayor, tanto así que ya no me era posible tragármelo, debido a eso, comenzó a emerger por mi boca, el piso de cerámicos blancos ahora tomaba un color carmín, entonces realicé que el líquido era sangre, fue así como levanté la cabeza para poder observar la herida de la que salían litros de sangre, al verme en el espejo, me horroricé de forma extraordinaria.
Aquello que me causaba un estupor tremendo era que, al abrir la boca para ver la herida, noté que mis dientes se encontraban completamente podridos y desordenados, de modo que, los molares ahora estaban en el lugar de los caninos, y los incisivos dispersados alrededor de toda mi boca; jamás había visto cosa parecida.
Finalmente, cuando parecía que la sangre dejaba de brotar, me dispuse a buscar la supuesta herida causante de la hemorragia, después de unos minutos, sin hallar vestigio alguno de cortadura o infección, sentí deseos increíbles de vomitar. Para esto, todo mi baño se encontraba cubierto de color rojo, mis vómitos solo eran sangre y no como comúnmente sucede que se regurgita la comida digerida, pero no, solo sangre; luego de 10 minutos de vomitar, sentí que vomitaba mi lengua, luego una especie de tubo delgado emergía de mi boca, tenía conocimientos básicos de anatomía, así que comprendí que vomitaba mis entrañas, luego, observé que salía una bolsa, el estómago, luego dos tubos, los intestinos delgado y grueso.
Yacía completamente bañado en sangre y cansado, debido a las contracciones que realizó mi cuerpo al vomitar. Contemplé mis órganos en frente de mí, me toqué el abdomen y sentía un vacío alucinante, solo costillas y piel, asombrosamente seguía con vida. Vi el reloj y marcaban las 7:30; iba a llegar tarde al trabajo, así que me afeité, me vestí y me encaminé con destino a mi oficina.
No duré mucho…

martes, 6 de marzo de 2012

El aniversario

Esta historia me la contó una estudiante de catorce años en un arrebato de intimidad. El suceso lo vivieron sus padres, a los que llamaremos Angela y Martín (recuerdo sus nombres reales pero ya sabéis...)
Aquella noche Angela y Martín se acostaron como de costumbre. Martín se durmió rápidamente pero Angela tenía el sueño más flojo, de modo que cuando empezaron los arañazos ella los oyó y se puso alerta.
Lo primero que pensó al oir ruidos que no supo identificar debido al miedo, fue que habían entrado ladrones en la casa. Despertó a su marido sin abrir siquiera la luz y le pidió que escuchara y mirara a ver si había entrado alguien al hogar.
Martín se despertó, escuchó y dijo: "Son arañazos, será el perro".
Si apenas hacer movimiento encendieron la luz y vieron al animal dormido a los pies de la cama. No había sido él. Volvieron a apagar la luz pero esta vez se reanudaron los arañazos, y cada vez parecía más claro que se estaban haciendo en la puerta cerrada de la habitación.
Martín dijo en voz baja a Angela que igual era un ratón, y que si era así, lo pillaría, porque los ratones, al ver una luz, se quedaban inmóviles momentáneamente. Y lo hizo, pero la luz demostró que allí no había ratones. Despertaron al perro, que se puso nervioso.
Volvieron a hacer otra prueba y cada vez que apagaban la luz se escuchaban los rasguños sobre la madera de la puerta. Martín decidió abrir la luz y levantarse y, con bastante miedo, según confesaría, se dirigió a la puerta, la abrió y miró ceñudamente a ambos lados. Nada.
Se dirigió hacia la cocina con Angela siguiendo sus pasos. Pensaban en los niños, no querían que se despertaran e intentaron caminar en silencio.
Al llegar a la cocina Angela tuvo un pálpito.
- ¿Qué día es hoy, Martín?
Martín le dijo la fecha exacta.
- Es el aniversario de la muerte de mi madre!. -Exclamó ella.
Angela encendió una vela y rezó y prometió a su madre que por aquel olvido le haría una misa especial para ella. El resto de la noche no se escuchó ni un rasguño más.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Las cuevas de Isla de Pascua

“Era nuestra cuarta expedición a Rapa Nui. En cada una habíamos cartografiado la isla y las cavernas, sorprendiéndonos con una serie de hallazgos.

Pero encontrar en una isla tan pequeña, tan distante, un sistema de galerías naturales de más de seis kilómetros, fue algo asombroso”. Quien habla es Jabier Les, presidente de la Sociedad de Ciencias Espeleológicas Alfonso Antxia, la entidad española que lideró un estudio tan sorprendente como revelador: el descubrimiento en detalles de los secretos de las cuevas de Isla de Pascua, el lugar donde se refugiaban los nativos en sus guerras internas y antes de la llegada de los occidentales.

Hasta hace una década, las galerías subterráneas -las accesibles- suscitaban el interés de operadores turísticos en Rapa Nui y afloraban historias sobre isleños que aún dormitan en sus escondites, emulando la vida de sus antepasados.

Pero Les y su equipo de espeleólogos (exploradores de cavernas), en conjunto con expertos italianos y arqueólogos chilenos, recorrieron los lugares más recónditos del sistema de cuevas, confirmando que es el mayor complejo de cuevas de lava del país y el número 11 en superficie de todo el mundo. “Ha sido una revelación, sabíamos que existían estas cuevas, están ahí hace siglos, pero no se había tomado en cuenta la variedad, cantidad y singularidad”, señala el administrador de Conaf del Parque Nacional de Rapa Nui, Enrique Tucki.

Jabier Les cuenta que las expediciones, iniciadas en 2005, se abocaron al estudio del sector de Roiho (al norte de Hanga Roa), donde se hallaron 45 cuevas con evidencias arqueológicas. Allí encontraron una treintena de osamentas humanas, puntas de flecha, lanzas, hachas, utensilios y petroglifos.

En esos sitios -cuentan los expertos- se refugiaron los pascuenses en el siglo XVI, cuando su cultura estuvo al borde del colapso, por la grave degradación medioambiental y las duras guerras tribales desatadas por la sobreviviencia. “Los usos más conocidos son en los períodos de guerras de tribus, cuando se transforman en cámaras secretas donde se protegían y también como sitio para recolectar agua y realizar cultivos agrícolas”, dice el arqueólogo de la U. de Chile Claudio Cristino, que estuvo en la expedición.

Según Cristino, había 20 mil personas en un medioambiente frágil que, al verse sobrecargado y agravado por hambrunas y sequías, gatilló la crisis social que los llevaría al borde del colapso, al fin de la era de los moai y al inicio del culto al Hombre Pájaro, poco antes de la colonización occidental.

miércoles, 22 de febrero de 2012

El día en que el infierno subió a la tierra

El sonido ensordecedor de un relámpago anuncia la llegada de la noche, se comienza a escuchar el canto agudo de los cuervos a la oscuridad. Los cielos se tornan de un negro agudo jamás antes visto y a la vez un enceguecedor relámpago rojo azota violentamente el suelo haciéndolo crujir y agrietarse.

Desde las profundidades del pavimento comienza a salir la lava ardiente junto con miles de demonios de figuras espectrales acechantes armados con dagas y tridentes con sed de sangre y muerte una sinfónica conformada por mil ángeles negros entonan su música fúnebre creando un ambiente de maldición y depresión acompañados con los gritos y llantos de las personas asustadas los cuales les sirven de coro a aquella melodía siniestra.

La luna comienza a tornarse roja a medida que los lobos lanzan sus aullidos hacia ella, los ecos de la muerte comienzan a invadir el ambiente poco a poco, las personas comienzan a caer al suelo sus vidas han sido apagadas y los demonios comienzan a celebrar su guerra ya ganada. Del cielo comienza a caer un diluvio de agua con un sabor agrio, son las lagrimas de millones de ángeles, vírgenes y santos los cuales lloran con impotencia la desgracia que está ocurriendo en el mundo esta vez los rezos y Dios no sirvieron de mucho, el daño ya estaba hecho y los demonios danzaban victoriosos sobre las personas muertas y agonizantes aclamando la aparición de su maestro.

Pocos humanos sobrevivieron a los hechos, pero el recuerdo de ese día jamás será borrado de sus mentes, el día de los relámpagos rojos y la lluvia de lágrimas… el día que el infierno subió a la tierra.

jueves, 16 de febrero de 2012

Historia escalofriante

Bueno mi historia me lo contó una amiga que la llamaremos Ana (no puedo decir su nombre porque me lo pidió).
Bueno ella tiene su papa al que el tenia un gran amigo pero su amigo estaba enfermo pero nadie sabia ni siquiera el.
Una noche su papa de mi amiga esta durmiendo y en su sueño aparece su amigo con una maleta en su mano llena de ropa diciéndole que fue un gusto conocerle y que a llegado su hora de irse aun lugar mejor, el no entendía lo que le estaba diciéndole.
Al día siguiente le cuenta a mi amiga y a su esposa y le dijeron que de repente era una señal y que mejor era que lo visitase. El acepto, pocos minutos se fue a visitarlo, toca el timbre y sale su esposa de su amigo llorando diciéndole que había fallecido esa mañana . El papa de mi amiga entro en show y al fin entendió esas palabras que le había dicho….se estaba despidiendo de el.

viernes, 3 de febrero de 2012

Bosque mortal

Nos dirigíamos por la autopista con la ayuda de mi viejo Ford cinco puertas, con intenciones de llegar a una majestuosa ciudad, que contaba con un extenso mar y con bonitos hoteles cuatro estrellas.

Viajábamos de noche conducía yo. Mis dos nerviosos hijos iban peleando como perros y gatos en los asientos traseros, a causa de un juguete. Por otro lado mi querida y radiante esposa, hacía notar su presencia en el asiento del acompañante.

Mientras conducía, hubo algo que llamó mi completa atención.
Jamás había visto un cielo tan turbio, como el de aquella noche. Sin duda, la noche es tenebrosa en muchas ocasiones, pero en esta ocasión mucho más. Parecía que sombras etéreas revoloteaban en los cielos, como bestias despreciables provenientes del mismo infierno.

Con la vejiga ya por estallar a causa de unos refrescos, Tuve que detenerme a un costado de la carretera, para poder orinar.

Una vez que apagué el motor del coche, me puse en dispuse a abrir la puerta. Pero mi esposa me dijo algo muy extraño antes de que saliera del automóvil. Algo que le traía asustada e inquietante.

-Denis, ten cuidado. Y no te tardes.
-Despreocúpate, mi amor (le dije, aliviando su ser).

Y gesticuló, demostrando su preocupación notablemente. Aquella carretera estaba avizorada por extensos bosques de pinos, que inundaban en fauna salvaje. Mi esposa, tenía una especie de fobia a los animales y más a los noctámbulos. Y yo, por otro lado, era todo un aventurero a la hora de encontrarme con animales indómitos y esotéricos.

-Dicen… que estos bosques son peligrosos.
-Lo sé, pero tengo que orinar ¡Mujer!.

Dejando el parloteo con mi mujer que demostraba su preocupación en un grado elevado, enfilé lo bastante lejos del automóvil para poder hacer mi necesidad con privacidad.

Caminé un trayecto considerable y encontré el árbol perfecto, (parecía un can escogiendo su lugar preferido).

Para no entrar en detalles lujosos, una vez que terminé, decidí volver al coche que estaba a unos diez pasos de mi ubicación. Realmente me había alejado lo suficiente, como para ser devorado incompasivamente por alguna criatura de los caudales sombríos.

Pero cuando estaba a punto de comenzar a movilizarme con mi cuerpo falto de ensanches, escuché un chirrido desordenado que provenía de unos arbustos cercanos a mi posición.

Sin pensar mucho en la situación y por una curiosidad muy propia de los humanos decidí, investigar de quién o de qué provenían tales sonidos.

En un movimiento brusco con mi brazo para correr los débiles arbustos, logré ver quién era el dueño de los sonidos tan vagos y a la vez tan vivos. Al parecer y, por lo visto de mis ojos que nunca me fallaban, el causante de los sonidos era un niño. Pero, si lo miraba detenidamente lograba darme cuenta que parecía ser una niña; por su vestido floreado y su sombrerito rosa.

Esta situación se tornaba un tanto extraña, ya que este ser tenía rostro de varón y vestimenta de mujer. Si hubiese sido más grande de edad, me hubiese atrevido a decir que era un travesti. Pero que no quepa duda alguna, que aquella persona no era para nada tal etiquetación.

Lo más apropiado que se le ocurrió a mi mente fue, lanzar unas palabras para romper aquel silencio deprimente, en los bosques cubiertos por telones de oscuridad infinitesimal.

-Hola-le dije, con un tono de voz lo bastante dulce como para tratar a un niño.
Pero este niño, no tenía ninguna intención de contestar.
-¿Te has perdido?-le pregunté.

Seguía sin contestar. Y lo extraño de la situación era, que aquel niño no demostraba signo alguno de pavor y tampoco demostraba prestar mucha atención a lo que yo decía.

-¿Me vas a contestar?

Cuando le dije esto tomó unas fuerzas descomunales y se acercó hacia mí. Una vez que estaba a tan sólo un cuerpo de mi persona. Sucedió lo más macabro que había presenciado en toda mi hermosa vida.

La cabeza de aquel ser que demostraba una ternura indiscutible o simplemente un mal augurio, estalló tiñendo todo mi torso y rostro, con una mezcla de sesos, sangre y mucosidad. Pero cuando ésta estalló inmediatamente fue reemplazada por otra cabeza más avejentada y simiesca emergiendo de sus entrañas y arrojando sangre hacía los aires, algo que hurtó mi alma de un solo tirón.

Al presenciar esto decidí, movilizar mis piernas antideportivas para correr como nunca; lo más apropiado a la situación. Yo, no era del tipo de persona que aspiraba a ser el héroe de los dioses de Valhala. Y exagerando aquella situación, puedo tener el atrevimiento de decir que dejé atrás a mi propia alma, tras haber iniciado aquella carrera para librarme de tal atrocidad.

Pero cuando tan sólo emprendí unos siete pasos, unos tentáculos viscosos color negro me atraparon del torso y me arrastraron hasta las entrañas del bosque oscuro, lúgubre y tenebroso. En aquel ínterin perdí todo tipo de noción de la situación. Y cuando desperté, estaba invadido por rostros de unas criaturas a las que jamás hubiese querido ver.

Al parecer eran seres con cuerpos de niños, ataviados con vestidos como los de las muñecas de porcelana y con unos rostros ancianos, tan arrugados como las pasas de uva. Pero no era eso lo que inquietaba mi quietud, sino que estas criaturas repulsivas abrían sus enormes bocas inmundas, repletas de colmillos haciendo notar la escases de dientes comunes como los que Dios nos había concedido. Bocas que por cierto, se alejaban mucho de las bocas humanas tomando formas realmente aterradoras. Estas bocas estaban divididas en cuatro pedazos formando una “x” y se retraían una y otra vez, chorreando un líquido transparente con olor acre.

En aquel momento pasaban muchas sensaciones por mi ser, pero la que más hacía notar su presencia era la del miedo. En un intento desesperado por librarme de aquellos demonios de los caudales nocturnos, lancé golpes con mis puños hacia todas las direcciones posibles y a la vez pataleaba sin control alguno. Mientras que los diablillos intentaban morderme, algo que les había costado mucho, ya que les estaba dando una feroz batalla. Pero uno de ellos, hizo salir una cuchilla oculta en su muñeca derecha, que desgarraba su propia carne para liberarse y me cortó en la sección torácica. Jamás en mi vida había sentido tal dolor, un dolor que parecía que quemaba mi propia alma.

Ya sin fuerza, tras pelear como todo un gladiador hasta la muerte, sólo me rendí y dejé que aquellos bichejos hicieran su trabajo de verdugo.

Pero cuando el engendro con la cuchilla saltó hacia mi rostro de imprevisto, todo se tornó brumoso congestionándose mi zona ocular. Y en cuestión de segundos desperté al lado del arbusto donde había encontrado al primer demonio de las sombras danzantes. Esta vez había rostros que me asechaban pero no sofocaban mi respirar, ya que eran los de mis amados seres. Mi familia estaba preocupada por no tener conocimiento de qué es lo que me había ocurrido. Y mi fiel esposa, me preguntó algo que ya era presagiado.

-¿Qué fue lo que sucedió? ¿Por qué estás tirado? ¡Te lo dije, este bosque es peligroso!
-Nn-nn-ada, nn-oo lo sss-é-le contesté, poniéndome en la piel de un tartamudo por el shock de sensaciones repulsivas.
-Muy bien… te cargaré con la ayuda de los niños y te llevaremos al automóvil-me dijo, tan divina como siempre.

Después de todo lo vivido, dormí como un cerdo en el trayecto hacia la ciudad. Pero cuando desperté, lo más insólito ocurrió, ya que le pregunté a mi concubina algo de lo que estaba muy seguro.

-¿Ya llegamos? ¿No?
-Denis, recién vamos por mitad de camino. Ahora nos adentraremos por la carretera que nos dará el radiante paisaje natural, de los bosques de pinos que demuestran su esplendor a leguas-Me contestó, en un tono irónico. Mientras mis dos pequeños, se liaban a empujones en los asientos traseros por un juguete.
-¿Qué?-exclamé-¿Pero por qué estás manejando tú?
-¿No lo recuerdas? Me dijisteis que tenías un sueño arrasador y, me pedisteis que yo manejara hasta nuestro paradero final.

Sin dudas, todo lo vivido había sido un sueño, gracias al glorioso creador de los cielos, todo había sido una maldita pesadilla. Además mientras viajábamos era de día. Un radiante día con el sol resplandeciente y los cielos divinos, que demostraban la viveza del mundo colosal.

El calor era abrumador y, decidí abrir la ventanilla para sentir la suave briza de la carretera. Pero aún seguía con calor y decidí quitarme la camisa. Y cuando lo hice, sin ningún tipo de aviso mi mujer, dio un grito de asombro.

-¡Ah!
-¿Qué?-le pregunté atónito.
-¡Mira tu pecho Denis!-me dijo, con un pavor eterno.

Y cuando miré mi pecho inundado en vello, pude ver aquella cicatriz en la sección torácica.

Todo lo que había ocurrido en aquella noche, de la cual eran dueños aquellos engendros con rostros ancianos y cuerpos de niños, no había sido ningún tipo de engaño, ilusión o pesadilla. Todo había sido tan real que aún, conservaba aquel corte del cual nunca más olvidaré en toda mi vida.