jueves, 22 de diciembre de 2011

La noche de los Santos

Me cuesta mucho hablar sobre esta historia porque se me ponen los pelos de punta. Es una historia real como la vida misma y desde entonces yo no rechazo ningún suceso paranormal. Esta experiencia me hizo ver que realmente existe algo sobrenatural en nuestro mundo.

Mientras que en EEUU se celebra halloween, aquí en España se celebra la noche de los Santos. En esta noche tan especial es tradición para muchos acercarse al cementerio para poner flores a los seres difuntos.

Yo me encontraba con mi hermana y nuestros amigos y decidimos acercarnos hasta el cementerio para ver el panorama. Resultó que en el cementerio no habia nadie ya que las personas solían ir a las 8 de la noche y ya eran pasadas las 10.

Nos adentramos y entre tanto gato merodeando y el simple hecho de que estaba en un cementerio, me empezó a entrar el pánico y le pedí a mi hermana que salieramos fuera, y eso fue lo que hicimos. Una vez fuera mis amigos se sentaron en el muro salvo una amiga y yo que nos quedamos de frente mirando hacia dentro del cementerio. Mientras mis amigos hablaban, yo con el pánico todavía en el cuerpo, no dejaba de mirar para adentro aterrorizada (cuando esto ocurrió tenía yo 13 años).
De repente, en un segundo nada más, ví algo espeluznante y a la vez ilógico. La silueta de una mujer anciana de cintura para arriba flotando, detrás le seguía unas piernas también flotando, luego un brazo con un carro de la compra y por último, el segundo brazo llevando a un perro con una correa. Todo esto como una especie de masa de humo blanco. Me puse a gritar no se si del susto o del terror y mi amiga chilló también. Yo pensé que ella había visto lo mismo que yo, pero no, ella solo chilló del susto.

Les conté a mis amigos lo que había visto y me calmaron diciéndome que habría sido una alucinación simplemente porque tenia miedo. Fuera lo que fuera pedi que nos fueramos de allí.

Según nos estabamos marchando nos encontramos allí mismo sentados en una ermita a dos chicos que iban con mi hermana a clase. Me vieron que estaba inquieta y nerviosa y me preguntaron que a ver que me pasaba. Nada más de cirles : es que he visto... me interrumpieron para decirme: ¿has visto esto y esto? y me dijeron exactamente lo mismo que yo había visto. Todos nosotros nos quedamos boquiabiertos sin saber que decir. Nos contaron que en otra ocasión ellos también lo vieron y que no habíamos sido los únicos.

Esto ya no se si sera cierto o no, pero nos dijeron que había una leyenda que decia que una mujer en su casa se fue a hacer una tortilla y cuando tenía la sartén en el fuego se dió cuenta de que no tenia huevos, asi que cogió el carro para aprovechar a comprar más cosas y salió de casa con su perro sin acordarse de quitar la sartén del fuego. Cuando volvía para su casa vio por la ventana que todo estaba ardiendo y corrió con la mala suerte de que la cogió un camión y la separara por la mitad en dos partes. Nos fuimos de alli pitando. Escalofriante.

Cada vez que paso por al lado del cementerio me acuerdo y procuro no mirar hacia el interior.

Desde entonces mis amigos y yo no hemos vuelto a hablar del tema ya que era evidente que lo que yo había visto era tan real como cierto.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Terror en reunión familiar

Yo nunca pense que tendria algo especial, sin embargo me di cuenta que estaba equivocada.
Cuando yo tenia unos 12 años, me llevaron a una reunion familiar, yo estaba comiendo cuando escuche que tocaban en la puerta:

-Abuelita estan tocando la puerta-Dije yo.
Mi abuela me miro como si estuviera loca,incluso mi madre y mis tios.
-¿No vas a abrir?-insisti.
Como vi que nadie me respondia me levante de la silla y sali.
Afuera habia un señor palido y no tendrias mas de 70 años, el señor tenia un bebe de ojos verdes en sus brazos,como el señor no me hablaba le dije:
-Pase la reunion es aca adentro y Bienvenido-le dije con amabilidad.
El señor me dio al bebe que traia en los brazos, mire al bebe y le sonrei.
Cuando voltie para hablarle al señor ya no estaba.
Entre con el bebe en mis brazos y me fui directo al cuarto, El bebe empezo a llorar en mis brazos asi que para calmarlo le cante una cancion de cuna.
Mi Abuela llego y dijo:
-¿A quien le cantas Rebeca?
-A este bebe, vino un señor y me lo entrego, ten cargalo-le dije mientras le pasaba al bebe. mi abuela temblo,y se retiro asustada.
Me quede en Shock cuando vi que el bebe desaparecio de mi vista.
Dure todo el dia buscandolo pero no lo encontre.
Al dia siguente que me desperte, encontre al mismo señor en mi baño, me asuste tanto que le dije ami mama que hiria con una amiga, y eso fue lo que hise, pero mi amiga era experta en cosas paranormales.
Al visitar ami amiga, le conte todo lo sucedido, ella me escucho y me dijo:
-Amiga tu tienes un don muy especial,Nadie es capaz de ver a los seres que ya no estan con nosotros,Pero tu si!cuidate bien Rebeca que no seran los unicos!ellos tienen algo que decirte-Me dijo entusiasmada.

Desde ese dia, yo los sigo viendo y aun nose que me quieren decir, hoy en dia tengo 16 años.
Otros fantasmas se me aparesen igual que el señor y el bebe, Tratando de decirme algo, que solo yo podre saber.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Extraña persecusión

El calor era infernal, tenía el ventilador a full capacidad, la humedad se sentía en el ambiente que casi no te dejaba respirar, fastidiado y molesto a la vez por no poder conciliar el sueño, y ya eran las tres de la mañana, me levanto de la cama, abro el refrigerador y sirvo un vaso de agua bien helada, y me la bebo de un sorbo, me dirijo al salón de estar, enciendo la tele, y estoy con el control cambiando de cana en canal, y nada interesante que ver. De pronto, se oye una jauría de perros, seguida por un tropel de caballos que se estaban acercando y se escuchan gritos los perros ladran con mas fuerza, la curiosidad me invade, y salto del sofá donde estaba sentado corro la cortina, y abro la ventana. Venia un hombre a caballo y mas atrás lo seguían muy de cerca una caballería como de 10 hombres a caballo se oye una detonación y el caballo donde venia el hombre a quien aparentemente cae al piso, acto seguido los otros hombres se abalanzan con el infortunado perseguido y lo atrapan, estos individuo vestían un uniforme de color azul como los que se usaban en el tiempo de la colonia, el hombre a el que maniataron tenia un pantalón y camisa blanca, uno de los uniformado se acerca al perseguido y la propina un golpe con el puño cerrado en la cara que el infortunado individuo pierde la estabilidad y cae al piso,acto seguido los otro le dan punta pie por toda la humanidad del individuo luego se escucha una voz que dice “Levanten a ese maldito” Dos de los uniformados agarran al individuo por el brazo y lo ponen en pie, y yo pienso ¿quienes son esta gente? Que yo sepa aquí no hay policía montada y no creo que estén firmando una escena de alguna película por que no hay cámaras ni luces estaba yo sumergido en mi pensamiento cuando la tropa toda monta en sus caballos y al infortunado hombre le amarran una soga al cuello, y el que fungía de jefe golpea los flanco de su caballo y este sale en veloz carrera, seguido por los de más y por último queda el infortunado, que sale corriendo tratando de seguir el paso del caballo para no ser arrastrado, el extraño cortejo pasa frente de mi ventana y se dirigen hacia el final de la calle y pienso será que no ven la pared que estaba a unos diez metro donde estaban parados, como perdía la visibilidad de los uniformados abro la puerta y salgo al lugar donde Estaban parados segundos antes los individuos y alcanzo a mirar que el infortunado hombre ya había caído y lo llevaban arrastrando y los jinetes iban a estrellarse con la pared pero ante la incredulidad de mis ojos los jinetes y el infortunado hombre pasaron por frente a la pared desapareciendo en la misma, los perros seguían ladrando y yo corro hacia la pared para mirar si dejaron algún rastro pero cuando ya había corrido como tres metros recuerdo ¿y el caballo que había caído con el disparo dónde está? Yo lo vi caer y le vi que se mantenía en el suelo, mientras los jinetes golpeaban al infortunado hombre, me desisto de seguir hacia la pared y regreso para buscar rastro del caballo caído, pero no hay nada como si esto no fuera pasado. Al instante de la vereda, varios vecinos salieron incrédulos de lo que ellos evidentemente habían visto y oído. Nos quedamos platicando sobre el extraño suceso y llegamos a la conclusión de que eran seres de otro dimensión o los mal llamados fantasma, y bueno, mejor me voy a dormir. En esta vida, siempre están ocurriendo cosas, que la mayoría de las veces, no tienen explicación alguna, sólo nos quedan contarlas y esperar si nos creen o no, pero lo más importante es que siempre debemos estar preparados para enfrentarlas.