martes, 29 de noviembre de 2011

El fantasma de Imelda

En el casco histórico de Sevilla,vivía una señora,Imelda,con su marido Don Fernando Martínez Morales,de profesión viajante.El matrimonio era bien avenido,a veces éste le decía por las mañanas a ella en broma - " No sé que va a ser de ti,cuando yo me muera " a lo que ella comentaba jocosa . " ¿ Tienes pensado morir pronto ? alo que la respuesta de él,siempre era afirmativa.y pronto.Un día,este hombre dijo a su esposa Imelda,que tenía que hacer un viaje de negocios por toda España y que no se preocupase de nada si a él le pasara algo,pués ya había pagado todas sus deudas.El marido de Imelda partió,pasaba el tiempo y no volvía,hasta que la buena mujer pone su correspondiente denuncia por desaparición.Seguía sin volver,las esperanzas se habían difuminado,hasta que la policía la llama para identificar el supuesto cadáver de su marido.Imelda acude al requerimiento y cuando el forense destapa el cadáver,se quedó horrorizada:El cuerpo mostrado estaba muy descompuesto,imposible de identificar,como esta mujer ya no tenía esperanzas de encontrar vivo a su marido,dió por sentado que aquel cadáver era el de Fernando,su esposo.Tras los correspondientes funerales y no muy satisfecha,quiso saber, ( dada la descomposición del cuerpo...) la forma de morir de su cónyugue,comunicándose con él,recurriendo a médiúms,tarotistas y charlatanes que pululan mucho por el tema del ocultismo y la mayoría son simples estafadores.Harta de ser estafada y de estar enclaustrada,decide ir a una fiesta a la que la invitaron.Allí había una chica,la cual empezó a hacer una ouija,e incluso le dijo a Imelda datos sobre sus familiares fallecidos.Esta señora,escarmentada de tanto timador,creyó que era una broma macabra de mal gusto y decepcionada,decidió marcharse de la fiesta,pero cuando iba a abrir la puerta,la chica de la ouija,le increpa y le dice:- " ¿ Alguien conoce a Fernando Martínez Morales? "Imelda enfadada,responde que no iba a tolerar bromas de ningún tipo sobre su difunto marido, a lo cual la chica le dijo que no era nada de broma,que la ouija le había aclarado el paradero de su esposo,Imelda incrédula,furiosa y a la vez helada,sigue oyendo las palabras de la chica que le dice,que él le solía decir por las mañanas,que no se preocupase,que si desaparecía ,tenía todas las deudas pagadas y es más,que Imelda tenía una especie de lunar bajo el pecho.La pobre Imelda,helada siguió escuchando a la chica que prosiguió:-" Tu marido está bien vivo ,muy felíz y rico, está viviendo con otra mujer en Sudamérica,traicionándote a ti,pero no sufras,porque él será traicionado también,dentro de tres meses y volverá a ti para que le perdones."La pobre mujer,conmocionada sale corriendo de allí y vive tres meses en un infierno de nervios y ansiedad,casi sin comer ni beber...a los tres meses y un día,fué a ver a un amigo suyo,Jesuita,que aparte de echarle la bronca por escuchar y estar en los temas de la ouija,la confiesa y conforta un poco.A los tres días de ésto (tres meses y tres días ) oye como que querían abrir la puerta de la casa (la cerradura se había cambiado ,)Cuando abre,ve a su marido,cabizbajo,lloroso,hundido,consumido y de rodillas pidiendo perdón,pero éste último sólo oye:" - Estás enterrado desde hace dos años y muerto en mis recuerdos."
Fernando,el mal marido,se quedó paralizado al mirar a Imelda...era un ser translúcido,con una mano huesuda,cadavérica,con la cual había abierto la puerta...el mismo miedo,le dió fuerzas y salió corriendo hacia el dormitorio.Sobre la cama yacía muerta,inerte,tras tres meses de larga y lenta agonía la pobre mujer.Cuando él se dá la vuelta,el fantasma que estaba tras Fernando,le dice:"- ¡ Ya ves,yo también estoy muerta,no te preocupes,ya he pagado todas mis deudas !"Desde aquel entonces Fernando Martín,vive recluido en un sanatorio psiquiátrico y como la venganza y la justicia de Dios es tan grande,los compañeros del psiquiátrico,cuando juegan con la ouija,dicen recibir mensajes para él,de Imelda.

1 comentario: