jueves, 18 de noviembre de 2010

El baile de los muertos

Respira hondo, así es, hazlo, lentamente una y otra vez…

Lo sientes ¿Cierto? Sí, es eso, esa sensación de encierro, esa sensación de posesión. No soy yo el que está parado junto al árbol, no soy yo el que grita de noche, el que suspira de noche, el que come de noche… Sólo eres tú mi amigo, porque tu, tu eres especial, un simple pero especial muchacho.

Ahora parate, parate y echa a la mierda a ellos que te han obligado, mata a lo que odias, pero sobre todo, diviertete, baila sobre los muertos…

Esa sensación de ardor ¿La sientes? Soy yo, ese soy yo, dentro tuyo, me oculto, cierra los ojos y verás, que yo no soy solo humo. Soy el mal del mundo, el mal del humano, soy lo que todos necesitan pero lo que nadie pide.

Diviertete, no todos lo pueden, no te dejes persuadir por el anciano negro, no te dejes persuadir por nadie, diviertete, despadaza a todos ellos, comelos, viola a las mujeres, matalos, matalos… ¡Matalos!

Jaja, y cuando sientas que tú cerebro se debora y tu cuerpo se desmorona, entonces yo te librare, pero me llevare tu alma, porque el Diablo también se divierte y come, somos como ustedes son, solo que nosotros lo demostramos públicamente…

2 comentarios: