jueves, 30 de diciembre de 2010

María y su abuela

Hace mucho tiempo la madre de María le dijo que vaya a la bodega a comprar carne para la cena. En el camino María decidió entrar a una tienda de dulces y se gasto toda la plata de su mamá en los dulces.
Ya no había dinero para la carne que la mamá le había encargado entonces fue al cementerio donde estaba su abuela, la abrió y le saco el hígado para dárselo a su mamá. Cuando ya era hora de la cena la mamá de María le pregunto si quería cenar pero como María sabia que era el hígado de su abuela no lo comió, y como el papá no estaba en la casa la mamá tuvo que cenar sola.
Más tarde ese día la mamá y el papá de María fueron al cine, en el camino la mamá de Mará se desmayo y pronto murió, el papá estaba asustado así que la tiro y la boto en un basurero. María estaba sola y en eso sonó el teléfono cuando contesto escucho una voz conocida que le decía:
María estoy a 3 cuadras de tu casa, soy tu abuela.
María colgó y después de 5 minutos volvieron a llamar:
María estoy a 2 cuadras de tu casa, soy tu abuela. María volvió a colgar, después de 5 minutos volvieron a llamar:
María estoy a 1 cuadra de tu casa, soy tu abuela, María volvió a colgar.
María estoy dentro de tu casa y te estoy observando.
Cuando el papá de María llego a su casa encontró a María tirada en el piso con el cuerpo ensangrentado y con los órganos en el lavadero.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Charlotte Bryant

Fred Bryant de 26 años de edad, Parecía un buen partido para la joven Charlotte de 19 años. Después de todo, Fred era un oficial de la policía militar en el regimiento de Dorset y con una vida por delante. Charlotte era una muchacha agradable de cabello negro y una mirada realmente seductora que enamoraba a los soldados británicos quienes la apodaron "Darkie". Fred hizo sus servicios durante la 1ª Guerra Mundial y cuando finalizó su deber, locamente enamorado de los encantos de Charlotte, volvió a su casa de Somerset (Inglaterra) con ella. Poco después se casaron. Fred consiguió un trabajo como granjero y se instaló en una granja de vacas en Over Compton, a unos 4 km. de Yeovil. Con el trabajo le dieron un pequeño chalet. Las cosas no funcionaron, Charlotte estaba totalmente desilusionada con ser la esposa de un granjero de bajo salario. Ella deseaba tener la acción que había sido tan prominente en Londonderry, con cientos de soldados, como en la película de "soldado y caballero". Charlotte caía en brazos de los muchachos locales cuando se le presentaba la oportunidad. De vez en cuando, su vida terrenal sexual se interrumpía para dar a luz a un bebé. Durante su turbulento matrimonio, Charlotte y Fred tuvieron cinco hijos de los que era discutible la identidad de la paternidad. Charlotte aceptaba dinero de los agradecidos muchachos quienes apreciaban sus muchos encantos. No vayamos a endulzar la realidad. Charlotte se convirtió en una prostituta a tiempo parcial. También se aficionó al diabólico ron con pasión. La irlandesa de pómulos rosados se deterioró. Para empeorar las cosas, Fred, como Rhett Butler antes que él, simplemente no le importaba un rábano. Así era como Fred lo veía, "No me importa lo que ella haga. Cuatro libras por semana son mejores que 30 garbanzos." En diciembre de 1933, Charlotte conoció a un gitano llamado Leonard Parsons. Tenía una buena apariencia de tipo duro y otros atributos que eran menos obvios para los observadores normales. El encuentro casual cambiaría la vida de Charlotte. A Charlotte no le importaba nada que Leonard estuviera casado con una mujer llamada Priscilla Loveridge, ni que había cuatro pequeños en casa. Ella invitó a Leonard para la cena de Navidad. Durante la cena, Leonard que era vendedor, se quejó de que estaba separándose de su mujer y necesitaba un lugar adecuado donde vivir, el tonto de Fred inmediatamente le invitó a trasladarse a su casa. La oferta fue aceptada agradecidamente. Inicialmente, Fred y Len se llevaban fabulosamente, y ¿por qué no? Por casi nada, le dieron a Leonard casa y comida. Por nada, en absoluto, también le dio a Charlotte. En 1934, Fred perdió su trabajo y el chalet, pero consiguió un empleo en la granja de Coombe, un pueblo a las afuera de Sherbourne. El amante de su esposa también se trasladó con la familia. Pero ya bastaba. El lugar estaba llenísimo. Después de varios meses Fred insistió en que Leonard tenía que marcharse, lo que precipitó una verdadera discusión y Leonard se marchó. Entonces Charlotte recogió sus cosas y se marchó con dos de los niños. Tres días más tarde, regresó a los brazos comprensivos de Fred. La paz no duró mucho, Leonard le envió a Charlotte un telegrama pidiéndole una reunión. Charlotte le enseñó el telegrama a Fred y los dos decidieron encontrarse con Leonar en el pueblo de Babylon Hill. Una turbulenta pelea casi terminó en tragedia, pero este desarrollo violento se evitó cuando los tres elementos del triángulo amoroso estuvieron de acuerdo en regresar al chalet de Fred para vivir juntos. Allí, Charlotte compartió su cama con Leonard mientras su marido se quedaba en el sofá. Para complicar más la situación, Charlotte se quedó embarazada. A los 39 años Fred enfermó tras comerse el bocadillo que Charlotte le preparó. Con fuertes dolores estomacales y ayudado de un vecino que le indujo a vomitar, mejoró. El médico le diagnosticó gastroenteritis. Tres meses más tarde tuvo otro ataque similar y una vez más, Fred mejoró rápidamente y volvió a sus obligaciones en la granja. En noviembre de 1935, Len Parsons abandonó el chalet de Bryan para siempre. El 11 de diciembre, Fred cayó enfermo. Charlotte preguntó por su seguro, pero le informaron que su esposo estaba demasiado enfermo como para ser cubierto. Charlotte, ahora atrapada con un esposo enfermo y abandonada por su amante, encontró un nueva amiga, una viuda cuarentona, Lucy Malvina Ostler. Lucy se fue a vivir al chalet para acompañar a Charlotte y ayudarla. Justo antes de las navidades, Fred empeoró peligrosamente. Vomitó hasta que finalmente, a las 9:00 a.m., fue trasladado al Hospital Yeatman en Sherbourne. Fred falleció esa misma tarde. Una autopsia indicó que su muerte fue debida a envenenamiento con arsénico, se encontraron 4,09 gramos en su cuerpo así como en sus uñas, el veneno se le había administrado durante un largo periodo de tiempo, habia sido un asesinato totalmente premeditado y con gran sangre fria.

martes, 14 de diciembre de 2010

El crimen extraño

Hasta no hace mucho tiempo, justo antes de construir la Avenida de la Real Fábrica de Sedas o Ronda Sur de Talavera, existían las ruinas de un viejo caserón en la zona de Entretorres. Este caserón fue utilizado durante la posguerra y hasta bien entrados los años cincuenta como prostíbulo. La casa era regida por un hombre llamado Carlos el cual iba siempre vestido de blanco. Llevaba un sombrero de ala ancha y corbatas de lo más extravagantes.

A pesar de que todo el mundo conocía la dedicación de ese lugar, Carlos era un hombre bien acogido por la sociedad, y sus negocios si bien no estaban bien vistos, se toleraban por parte de las autoridades. Al parecer una noche de 1951, una de las prostitutas que ejercían su labor en la casa apareció muerta en su cama con una puñalada en el vientre. La policía y la Guardia Civil, después de realizar sus investigaciones concluyeron en que se trataba de un hecho muy extraño. Nadie oyó los gritos de la mujer mientras era asesinada. En sus manos había heridas producidas por la hoja de un cuchillo y todo aparentaba como si hubiera sido ella misma la que se lo hubiera clavado. Los análisis forenses determinaron un suicidio y algo más: la prostituta estaba embarazada. Dos años después todo parecía haberse olvidado, aunque la habitación donde murió la joven no volvió a ser utilizada.

Carlos, el amo del local, mandó cerrar con llave la habitación y nadie entró allí durante varios meses. En verano de 1953, una mujer de unos 30 años llegó al prostíbulo. Como aquella noche de mercado, todo estaba lleno, Carlos no tuvo más remedio que alojarla en la habitación de la pobre prostituta muerta dos años antes. Cuando abrieron la puerta la sorpresa y el pánico aterrorizaron a ambas personas. En las paredes alguien había dibujado caras con terribles lamentos, también había cruces y animales como lechuzas, gatos y ratones. Carlos alojó a la nueva mujer junto con una compañera y a la mañana siguiente mandó pintar el cuarto. Sin embargo y a pesar de su esfuerzo, las caras de lamento volvían a aparecer una y otra vez en la pared. Carlos empapeló el cuarto, pero una súbita humedad hacía que los lienzos se cayeran y brotaran de nuevo las terribles imágenes.

La voz se empezó a correr por la ciudad y un mal día Carlos tuvo que cerrar su negocio y se marchó de Talavera. Desde entonces la casa permaneció en ruinas hasta aproximadamente 1994 en la que fue derrumbada para hacer una avenida. Existe una película en super 8 en la que se reflejan las horribles caras de pena que se suponen son de aquella mujer que se clavó un puñal desesperada por algo que nunca sabremos realmente...

martes, 7 de diciembre de 2010

La mano invisible

Alguna vez, en la familia de Lorena ya había ocurrido que a sus hermanas les habían acariciado el pelo, la espalda o incluso empujado... La noche en que le ocurrió a Lorena este breve episodio dormía sola. Compartía habitación con su hermana pequeña, pero ella no estaba.
Se abrazó a la almohada, dejándose llevar por el sueño estirada y con el rostro hacia el techo. La almohada estaba agarrada por su brazo izquierdo, y allí permació todo el tiempo.
Cuando ya estaba empezando a dormirse ocurrió:
Un golpe seco debajo de su ombligo y encima de su pubis la despertó de golpe. Casi se levantó pero no lo hizo, tan solo permaneció quieta mirando a su alrededor y analizándolo todo: la almohada no había sido,seguía abrazada a su izquierda... estaba sola, nadie había tenido tiempo de entrar, pegarle y luego salir...
Pensó y recordó otro episodio, cuando un fin de semana se había marchado con unos amigos a celebrar un weekend en una casa de Icona en mitad de una montaña de Ayora. Todos iban a ponerse hasta arriba de tripis, pero ella no lo hizo. Tenía el suyo, pero no lo tomó, simplemente lo guardó.
La casa tenía apenas dos habitaciones: donde se dormía -un amplio cuarto donde había tirado en el suelo un colchón de matrimonio y una litera de madera-, y el salón, donde se pensaban correr la juerga.
Menos una pareja que se marchó a la habitación, el resto permaneció en el salón tomando tripis, fumando porros y bebiendo alcohol. La fiesta no acabaría hasta el día siguiente. Lorena, por algún extraño motivo,no hizo nada de eso, y decidió irse a dormir.
No era cómodo tumbarse allí con aquella pareja que -si bien no estaban haciendo nada-sí buscarían algo de intimidad, pero por algún motivo que ni ella sabía, Lorena decidió tumbarse en una esquina de la litera, con el cuerpo pegado a la madera, los brazos flexionados en dirección hacia su cabeza, sin apenas un sólo hueco por el que alguien pudiera hacer lo que hizo: tocarle el pecho.
No recordaba si era el izquierdo o el derecho cuando me lo contó, pero sí recordaba la sensación de pánico que sintió. Algo había tocado su pecho como si lo amasara, y no había espacio entre sus brazos para conseguir tal hazaña.
También en aquella ocasión, tras sentir un escalofrío en la espalda y notar cómo abría desmesuradamente los ojos por el miedo, analizó la situación. La pareja seguía tumbada en su rincón, y no había nadie más.
Su determinación fue más que sorprendente. Se dijo: si tengo que sufrir alucinaciones, al menos que sea con un tripi en el cuerpo. Curiosamente, el resto de la noche no le ocurrió nada más. Se comió su tripi, bebió alcohol y se rió con el resto de su grupo.

martes, 30 de noviembre de 2010

¿Por qué?

Era el 20 de junio. Me acababan de dar las vacaciones. Cuando menos me lo esperaba, me llamaron al móvil. Era Dani, un amigo del instituto; él me dio una noticia: Mi amigo Toni había muerto.
Me puse muy triste. Toni y yo´éramos amigos desde la infancia y nos llevábamos muy bien.

Al día siguiente decidí ir a Madrid(donde vivía Toni). Así que, por la tarde me puse manos a la obra, cogí el coche, y me fui a Madrid. Antes de llegar, a la altura de Valladolid), una rueda del coche pinchó. Era una verdadera faena.

Paré en una gasolinera. Eché gasolina y les pregunté si me podían cambiar la rueda. Me dijeron que no.

De modo que fuí a un taller que estaba al lado y metí el coche allí.

Me dijeron que debía de cambiar el aceite y reparar la chapa. No tenía otra opción, decidí que arreglaran el coche. Me dijeron que tardaría cuatro o cinco días; era demasiado.

Tenía dinero de sobra, y no sabía a donde ir. Pero, por sorpresa, vi un hostal perdido en medio de la carretera.

Había empezado a llover. Corriendo llegué hasta allí y, empapado, pedí que me dieran una habitación. Me dieron la número 6, y fui hasta la habitación.

Era una habitación cutre, ruinosa, sucia, mugrienta... Era una mierda. Pero no tenía otro sitio donde quedarme, así que allí me quede.

Ya eran las 2 de lamañana. No podía dormir. Ya no llegaba al funeral de Toni, de modo que, en cuanto llegara a Madrid, le´daría el pésame a su familia y as sus amigos y me iría de vuelta a Santander.

De pronto, un estruendo estremeció la habitación. No sabía que era. ¿Un rayo? ¿Una explosión? No era algo mucho peor, pero aun no lo sabía.

Vi algo extraño en la calle. No sabía que era. Parecía alguien que estaba tirado en medio de la carretera. Me vestí y bajé a ver.

Cuando llehué vi algo horrible: era un cadáver. Parecía que lo habían atropellado. Empezó a llover más fuerte.

Corriendo y asustado, volví corriendo al hostal y en recepción explique lo que había ocurrido.

Pero el recepcionista estaba dormido. Había un peculiar olor: cloroformo. Intenté despertar al recepcionista. Estaba profundamente dormido.

Empezó a cobrar fuerza mis peores presagios: me parecía que dentro del hostal había un asesino.

No sabía que hacer. Corriendo a toda prisa llegué a mi habitación. Cerré con llave y cogí el telefono. Marque el número de la policía, pero para mi sorpresa no había línea.

Decidí irme de allí. Cogí mi maleta y abrí la puerta. Una mujer estaba corriendo hacia mí. Yo asustado me metí en la habitación.

Ella empezó a aporrear la puerta y a gritar que alguien la perseguía y que la dejara entrar. No sabía que hacer. ¿La dejo entrar? ¿Será ella la asesina?

En un momento que nunca me podré perdonar, no la dejé entrar. A los pocos segundos oí un grito muy agudo. Miré por debajo de la puerta. Se estaba colando sangre.

Decidí apagar la luz. Si el asesino estaba allí, podría ver que en mi habitación había luz y matarme. Pero era tarde. Pero era tarde. Alguien abrió mi habitación. Tenía la llave. Él estaba manchado de sangre. Tenía la mirada fija en mi, como un monstruo.

Me envistió con el puñal. Perdí el conocimiento.

Al poco rato me desperté en un hospital. Tenía un médico enfrente. Me dijo que me un psicótico me había apuñalado y que casi me morí. Que le consiguieron arrestar antes de que me matará y que ya llevaba más de 2 meses en coma.

A la semana, me dieron el alta. Yo estaba indignado. Me habían apuñalado. Perdí un riñon, y un pulmón. No tenía ni dinero ni coche ni familia, ni nada.

Ahora estoy en la calle como un vagabundo.

Ahora mismo estoy con un puñal que robé en una tienda cercana. Me voy a cortar el cuello. A todos los que halláis leído mi historia os doy las gracias.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

La niña de las iglesias

No sé si este relato realmente pasó, pero aquí en México es muy sonada esta historia:
Siendo una noche como todas, pero en especial, ésta era una noche un poco más fría, más obscura, cerca de la 1 de la madrugada, un taxista regresaba a su casa después de todo un día de arduo trabajo, en la calle ya no había ni alma de gente, pero al pasar frente al cementerio general de la ciudad se percató que una chica le hacía la parada, éste se siguió pensando que ya estaba muy cansado y que era muy tarde para hacer otra dejada.

Sin embargo reflexionó y pensando en su sobrina de 17 años que fué violada y asesinada 3 años atrás, dijo, "pobre chica, no la puedo dejar ahí expuesta a no se qué miserable".

Retrocedió su taxi y llegó hasta ella, tenía aproximadamente entre 18 - 19 años. Al contemplar su rostro, el taxista sintió un frío intenso y cierto sobresalto, al que no le dió importancia, pues la niña era dueña de un rostro angelical, inspiraba pureza, de piel blanca, muy blanca, cabello sumamente largo, era delgada, facciones finas, con unos ojos grandes, azules, pero infinitamente tristes, tenía un vestido blanco, de encaje, y en su cuello colgaba un relicario bellísimo de oro, que se veía de época.

El taxista acongojado le preguntó adónde la dejaba, y le dijo que quería que la llevara a visitar 7 iglesias de la ciudad, las que él quisiera, su voz era suave, muy triste, pero dejaba notar un timbre muy extraño, que le dejó una sensación de miedo y misterio.

Para no hacerla larga, el taxista la llevó a cada una de las siete iglesias sin replicar, en cada una pasaba cerca de 3 minutos y salía con una expresión de serenidad, de tranquilidad, pero sin abandonar de sus ojos esa mirada de infinita tristeza.

Al final del paseo, ella le pidió un favor. "Discúlpeme si he abusado mucho de su bondad, mi nombre es Alicia, no tengo dinero para pagarle ahora, sin embargo le dejaré éste relicario, y podría hacerme un último favor? Vaya a la colonia Jazmines ahí vive mi padre, entréguele mi relicario y pídale que le pague su servicio, ah, y dígale que lo quiero y que no se olvide de mí. Déjeme donde me recogió por favor."

El taxista se sintió como en un trance, en donde actuaba automáticamente a la petición de la chica, y la dejó ahí, frente al cementerio. El hombre se fue a su casa, se sentía mareado, le dolía intensamente la cabeza, y su cuerpo le ardía por la fiebre que empezaba a tener, su esposa lo atendió de ese repentino mal, duró así casi 3 días.

Cuando al fín pudo reaccionar y se sintió mejor, recordó su última noche en el taxi, recordó a la niña angelical de las iglesias, y recordó su última petición, que le hizo sentir un escalofrío intenso que hizo que se simbrara de pies a cabeza, aunque él no comprendía nada, pensó "que raro fue todo, seguro se fue de su casa, o tiene problemas, pero, ¿por qué en el cementerio? ¿quién era?, ¡¡El relicario!!", sí ahí estaba, sobre su mesita de cama, el relicario de Alicia, que ahora tenía restos de tierra.

Se paró como un resorte, tomó su taxi y fue a la dirección que le diera la chica, pero no con la intención de cobrar, sino de descubrir, conocer, aclarar la verdad detrás de ese misterio que le inquietaba, que le estremecía, que no quería ni pensar.

Tocó, era una casa grande, estilo colonial, vieja, entonces abrió un hombre, de edad avanzada, alto, de aspecto extranjero, con unos ojos, si los ojos de Alicia, así de tristes. El taxista le dijo "Disculpe señor, vengo de parte de su hija Alicia, ella solicitó mis servicios, me pidió que la llevara a visitar siete iglesias, así lo hice y me dejó su relicario como penda para que usted me pagara". El hombre al ver la joya rompió en llanto incontrolable, hizo pasar al taxista y le mostró un retrato, el de Alicia, idéntica a la de hace 3 noches.

¿Es ella mi Alicia?, le dijo el hombre, "Sí ella, con ese mismo vestido".

"No puede ser, hace tres noches cumplió 7 años de muerta, murió en un accidente automovilístico, y este relicario que le dió fue enterrado con ella, y ese mismo vestido, su favorito... hija, perdón, debí hacerte una misa, debí haberme acordado de tí, debí...."

El hombre lloró como un niño, lloró y lloró, el taxista estaba pálido, pasmado de la impresión,"había convivido con una muerta" eso lo explicaba todo.

Volviendo de su estupor, le dijo al padre de Alicia, "señor, yo la ví, yo hablé y conviví con ella, me dijo que lo amaba, que lo amaba mucho, y que no se volviera a olvidar de ella, creo que eso le dolió mucho".


Se dice que el padre de Alicia recompensó al taxista, le regaló toda una flotilla de taxis para que iniciara un negocio, todo en agradecimiento por haber ayudado a su niña adorada a visitar las iglesias en su aniversario fúnebre.

jueves, 18 de noviembre de 2010

El baile de los muertos

Respira hondo, así es, hazlo, lentamente una y otra vez…

Lo sientes ¿Cierto? Sí, es eso, esa sensación de encierro, esa sensación de posesión. No soy yo el que está parado junto al árbol, no soy yo el que grita de noche, el que suspira de noche, el que come de noche… Sólo eres tú mi amigo, porque tu, tu eres especial, un simple pero especial muchacho.

Ahora parate, parate y echa a la mierda a ellos que te han obligado, mata a lo que odias, pero sobre todo, diviertete, baila sobre los muertos…

Esa sensación de ardor ¿La sientes? Soy yo, ese soy yo, dentro tuyo, me oculto, cierra los ojos y verás, que yo no soy solo humo. Soy el mal del mundo, el mal del humano, soy lo que todos necesitan pero lo que nadie pide.

Diviertete, no todos lo pueden, no te dejes persuadir por el anciano negro, no te dejes persuadir por nadie, diviertete, despadaza a todos ellos, comelos, viola a las mujeres, matalos, matalos… ¡Matalos!

Jaja, y cuando sientas que tú cerebro se debora y tu cuerpo se desmorona, entonces yo te librare, pero me llevare tu alma, porque el Diablo también se divierte y come, somos como ustedes son, solo que nosotros lo demostramos públicamente…

martes, 9 de noviembre de 2010

El fantasma de la ópera

El viejo teatro de la Opera acababa de reanudar sus actividades, todos en la ciudad estaban muy emocionados porque se haría una audición para elegir a las estrellas de la nueva obra.
Victoria, una muy hermosa y joven cantante se preparaba para su prueba de voz. Sin darse cuenta de lo tarde que se había hecho quedó sola en el lugar; de repente sintió la sensación de que alguien la estaba espiando, sin embargo pensó que era imposible y continuó con su ensayo. Pero en ese momento escuchó una bella sinfonía que parecía provenir de los sótanos del lugar.
Estaba atemorizada pero su curiosidad y esa melodía fueron más fuertes que su temor y sin pensarlo más, fue a ver quien era el misterioso músico.
Después de recorrer varios pasillos ya no sabía bien donde se encontraba y fue entonces cuando lo vio. Tenía puesta una larga capa negra y estaba de espaldas a ella, los nervios la invadían y de repente el extraño se volteó hacia ella... ¡OH, no! Una impresionante máscara cubría su rostro y sólo se podían ver sus ojos cargados de horror.
Victoria no pudo soportar lo que estaba viendo y se desvaneció, cuando reaccionó se encontraba prisionera de aquel misterioso ser. Trató de huir pero fue inútil, entonces sin fuerzas para luchar se resignó a estar en esa prisión. A medida que pasaban los días comenzó a darse cuenta de que ese hombre tenía una increíble sensibilidad, y a pesar de su apariencia atemorizante podía inspirar sentimientos muy profundos.
Tenía que averiguar quién se escondía tras esa máscara, esa noche esperó que se sentara a tocar el clavicordio y simuló estar dormida; cuando ese hombre fantasmal estuvo completamente compenetrado con la música, se acercó a él sigilosamente y antes de que pudiera reaccionar arrancó la máscara que le cubría el rostro.
¡Un espantoso grito salió de las profundidades del pecho del hombre, que trató de taparse la cara con las manos!
Los ojos de Victoria no pudieron disimular su espanto y la muchacha salió corriendo y gritando aterrorizada.
El en su desesperación trató de explicarle que era el único sobreviviente del incendio ocurrido años atrás en el teatro y desde entonces había estado allí escondido, hasta que la escuchara cantar, y al verla no pudo dejar de amarla.
La muchacha no pudo resistir seguir mirándolo, entonces el monstruo le gritó que se marchara entregándole las llaves.Cuando salió del teatro pudo ver que las llamas comenzaban a devorarlo, en ese instante se dio cuenta del dolor del pobre hombre enloquecido, pero era demasiado tarde.
El teatro fue reconstruido nuevamente y se dice que por las noches se suele escuchar una extraña melodía y se ve un fantasma rondando por el lugar.



FIN

martes, 2 de noviembre de 2010

La muñeca maldita

Mi abuela me había regalado una muñeca el día de mi cumpleaños, era hermosa con sus cabellos dorados y rizados, pero no sabía cómo era por dentro.
Esa misma noche decidí dormirme con mi hermosa muñeca así que la cobijé con una manta rosa y en la cama la puse junto a mí debajo de mi brazo, de pronto todo era silencio. De repente sentí que no estaba sola, tuve miedo porque esa no era una noche normal pues todas las noches dormía tan en paz y sola. No sabía si era mi imaginación o la hermosa muñeca, así que me di cuenta que era la muñeca porque desde que me dio la muñeca tuve tanto miedo, así que solo me quedaban dos opciones :aventar a la muñeca contra la pared, pero si lo hacía la muñeca podría cobrar venganza o dejarla en mis brazos para que creyera que la quiero pero si lo hacía aprovecharía para matarme, así que lo que hice fue aventar la muñeca contra la pared y corrí hacia la puerta pero cuando toque la manija y la jalé, no se abría, así que fui a prender la luz y resulta que el foco estaba fundido, entonces agarré a la muñeca y la aventé por la ventana y calló como a la siguiente cuadra así que todo quedó en paz y entonces me dormí para olvidar todo.
A la mañana siguiente me desperté y me dolía tanto a un lado del corazón y entonces vi que tenía una herida abierta con un cuchillo y a un lado de mi estaba esa muñeca desgraciada así que no me quedó más opción que tirar la muñeca a la basura y así lo hice.
Después abrí mi libreta y salió una nota que decía volveré y en ese momento un escalofrío recorrió todo mi cuerpo.
Solo se algo que estoy segura de que esa muñeca volverá.
Así que si tienes muñecas cuídate, porque es tu turno.

domingo, 24 de octubre de 2010

La niña fantasma del pozo

desde que estaba en el primer grado en la escuela los chicos de los grados más altos siempre relataban que en el gran pozo del colegio rondaba el espíritu de una niña muerta explicaban que la niña había muerto a causa de hacer caído accidentalmente al pozo ya había pasado unos años de escuchar la misma historia yo ya estaba en 7séptimo grado y una mañana a unos compañeros se les ocurrio inbocar al espíritu de la niña del pozo unos pocos tuvieron en valor de ir y yo estaba entre esos pocos decidimos ir de noche ya que el bachilerato daría clase entoces tendrían clases y los portónes estarían abiertos ya estábamos ai teníamos todo lo necesario para inbocar al espíritu velas etc sólo teníamos que tener en cuenta que las puertas cierán alas 10de la noche bueno a la mitad de la inbocación unos de mis compañeros sintió que algo le tocó el pelo y derepente comenzamos a tener frío y había mucho calor esa noche y derepente sopla una fuerte brisa que movía las copas de los árboles y el motor del pozo comenzó a trabajar pero el agua perdió su color natural y comenzó a tener un color medio rojiso en ese momento escuchamos un grito espantoso nos volteamos y sí ai estaba la niña con el viejo uniforme de la escuela el vestido blanco con el pelo despeinado y descalsa salimos a correr y miramos la hora y ya eran las diez y media al llegar al portón principal y ya estaba cerrado entonces no dimos la vuelta y logramos salir y no volvimos a hablar de lo ocurrido con nadie…

lunes, 18 de octubre de 2010

La mujer de los ojos iluminados

Resulta que dice que cuando era joven como de unos 23 años tenía un gran amigo al que le gustaba mucho ir a fiestas y andar con las chicas, bueno una noche fueron juntos a una fiesta pero mi maestro (que se llama Salomón) se tenía que ir temprano entonces su amigo no se quería ir aun, entonces dice que lo dejo en la fiesta, ya como eso de las 2 de la mañana dice que su amigo se retiro de la fiesta y empezó a caminar para ver si tomaba un taxi, cerca de ahí hay un puentecito y luego del puentes están unas bancas como de un parquecito, bueno el caso es que el tipo este vio un mujer sentada en una de las bancas, tenía un vestido blanco con adornos rojos su cabello era largo, y traía un abanico, entonces se dirigió hacia ella para hacerle platica, cuando la chica se levanto y empezó a caminar dándole la espalda al, y el por mujeriego se fue siguiéndola, dice que el recuerda que camino como 5 minutos detrás de ella cuando reacciono estaba en la entrada del panteón del pueblo, debo aclarar que de donde él estaba hacia el panteón son como 2 horas caminando, dice que cuando vio que la chica entro al panteón el le grito y le dijo: oye cómo te llamas? en eso dice que la chica volteo y cuál fue su sorpresa que sus ojos eran como 2 faros de un coche, y en eso cayo desmayado el tipo….
Cuando despertó estaba en un jacal, como una cabañita sucia y mal hecha, estaba ahí una viejita que le estaba sirviendo un té, era una señora pepenadora que le dijo que lo había encontrado cerca del basurero con los ojos abiertos, sentía que le ardían muchos los ojos, entonces como pudo la viejita lo ayudo a contactar a su familia….
Regreso a su casa, ya habían pasado como 6 meses, pero el cada vez que cerraba los ojos veía los de la mujer que lo hipnotizó, como su situación fue empeorando lo internaron en un sanatorio en Xalapa…. y desde ahí en lo poco que se ha recuperado ha contado por partes lo que le paso….
su amigo, mi maestro dice que investigo y dicen que esa mujer se aparece a los hombres porque su novio un día por celos la mato y de los golpes que le dio, prácticamente le saco los 2 ojos….
bueno esa es mi historia, un poco larga lo sé, ya tiene como 7 años que no veo a mi maestro, pero yo creo que el amigo de él sigue internado

domingo, 10 de octubre de 2010

El peluche maldito

Un día normal Soledad una niña de tan solo 10 años de edad paseaba por la vereda con su padre , pasaron por una juguetería y Soledad vio un peluche con cierto aspecto siniestro, como a ella le encantaban las cosas paranormales se lo pidió al padre y el accedió a comprárselo.
Ella se volvió inseparable del peluche, pero pasaron los años y lo fue dejando de lado con el tiempo.
A la edad de 13 años Soledad ya había sustituido sus juguetes por cosas más a la moda como mp3, celular, su notebook y todo ese estilo de cosas. Un día el padre le comenta que ya no hay espacio para sus juguetes viejos en las cajas, y le pregunta qué es lo que quiere hacer con ellos, ella contesta desinteresada que ya no los quería.
Ella se dirige a las cajas y empieza a sacar juguete por juguete y meterlos en bolsas y de repente llega hasta el peluche siniestro que había comprado hace 3 años atrás.
Queda congelada mirándolo a los ojos fijamente y lo revolea hacia el tacho de basura de su cuarto.
Llego la noche y su padre tenía que irse a trabajar y no volvía hasta el amanecer, y dejo a su hija sola en la casa ya que sabía que ella se iba a poder cuidar muy bien ya que desde de que su madre había muerto la chica se había hecho muy independiente.
Cuando Soledad se sentó a cenar en la mesa solitariamente, escucho un CRAC evidentemente proveniente de su cuarto, no le dio importancia, y siguió cenando, cinco minutos después volvió a escuchar el mismo ruido pero con más fuerza, acto seguido a esto escucho pasos rápidos que se dirigían hacia ella.
Soledad totalmente inmovilizada vio como se acercaba una pequeña sombra que se acercaba desde el pasillo hacia el comedor en donde estaba.
No le dieron las piernas para empezar a correr, ya que esa sombra no tenía sentido ya que ella no tenía ni perro ni gato y era evidente que se acercaba algo extraño que amenazaba contra ella, entonces ella salió disparada hacia la puerta pero cuando se dio vuelta para correr siento su presencia, en cuestión de segundos se escucho un gruñido y se dio vuelta sobresaltada, era el maldito muñeco que había comprado hace tres años estaba parado allí y con un cuchillo en la mano mirándola fijamente.
Ella no se movía y el muñeco tampoco, era un silencio espectral, en cuestión de segundos, el muñeco gruño y se abalanzó sobre ella, la chica cayó hacia atrás con el muñeco enredado en su cara y sin saber qué hacer, forcejearon un rato hasta que la chica logro sacárselo de encima.
Ella corrió hacia la puerta de su casa y escapo, corrió desesperadamente hacia la oficina de su padre que eran unas cuantas cuadras, siempre miro para atrás para ver si el muñeco estaba detrás de ella, pero en ningún momento lo vio.
Llego a la oficina del padre gritando y golpeando la puerta y su padre salió sin entender que estaba pasando, le pregunto de que se trataba todo eso, y ella contesto que un muñeco la quería matar, y el padre la miro con cierta desaprobación y le dijo que dejara de decir tonterías, que era tarde ya para estar diciendo pelotudeces y que se callara la boca, entonces la agarro del brazo y se la llevo a la casa.
Soledad lloraba y gritaba, no paraba de repetirlo al padre que el peluche estaba en la casa y que iba a atacar, cuando el padre abrió la puerta el peluche estaba detrás y salto hacia el y lo mato, cayó con una puñalada en medio de la cara y quedo en la puerta de entrada.
Soledad grito y cayo desmayada de la impresión que le dio, el muñeco maldito y sádico empezó a hacer una especie de ruido parecido a una risa y le clavo la puñalada en medio de su estomago, ella despertó de su desmayo gritando del dolor y murió en cuestión de minutos.
Hoy ese muñeco se pasea de tienda en tienda para que lo compren y satisfaga esa sed de venganza que tiene hasta el día de hoy.

jueves, 30 de septiembre de 2010

El accidente de tren

Esta historia es real, yo vivi gran parte de ella, era el mes de febrero de ya hace varios años, epoca de vacaciones, en el lugar donde vivo, se arman paseos donde arriendan buses para ir a la playa, van familias enteras, en uno de estos viajes iba una amiga y vecina de una prima, con su hijo y familiares, el marido no pudo ir.

Durante el viaje, tenian que cruzar una linea de tren, todos iban durmiendo y al parecer el chofer tambien porque creyó poder ganarle al tren, lamentablemente el tren los chocó, murieron muchas personas y las que no murieron por el choque, murieron al bajar y encontrarse con cables de electricidad, fue un grave accidente, que enlutó nuestro pueblo. No pasaron ni dos dias cuando se empezaron a escuchar ruidos, en la casa de mi prima, que vivia al lado de la amiga que murió en el accidente, pasaron los dias y cada dia era peor, llego un punto donde ya no podia dormir, yo la acompañe varias noches, era atroz, era como si corrieran en el techo, lo levantaran y dejaran caer, nos golpeban las puertas, nos amaneciamos sin dormir, hasta que tuvo que ir un cura a bendecir la casa, por otro lado no solo en la casa de mi prima pasaban estas cosas, sino que en todas donde habian muerto personas en el accidente, el vecino de mi prima vendió la casa ya que nunca mas pudo dormir ahi ni siquiera entrar, (pusieron un trasformador de corriente), en las otras casas pusieron hasta capillitas, y prenden velas todos los años en las veredas de las calles para cada aniversario del accidente.
No solo vivi eso, ademas mi hermana habia sido hace mucho tiempo amiga de la vecina de mi prima, ella quiso viajar para el funeral y no pudo, por lo que unas semanas despues la acompañe a su tumba, yo habia ido varias veces, por lo que me sabia bien el camino, pero recorrimos todo y no la encontramos, mi hermana creyó que yo no conocia el camino, y le pidio a otra amiga que la acompañara, pero tampoco la encontro, yo me quede con la duda, y fui a buscarla yo sola y ahi estaba, justo donde debia estar, bueno les cuento que mi hermana nunca la pudo visitar ya que extrañamente la tumba se pierde, por lo que mi hermana se dio por vencida y se convencio de que su antigua amiga no quiere que la visite. Esta historia es absolutamente real y hasta el dia de hoy la gente de este pueblo les prenden velas a las animas de las personas que murieron el accidente de tren para que descansen en paz. MARIEL.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Un enemigo en la casa

Lean bien lo que les voy a contar ya que pareciera no ser cierta pero lo se de muy buena fuente…..hace algún tiempo en la casa estábamos todos reunidos en una convivencia,de repente comenzamos a recordar las anécdotas sobrenaturales que han sucedido en la familia y le toco el turno a mi papá,el comento que hacia unos años atrás Luis un amigo le había invitado a visitar la casa de José donde estaban sucediendo cosas extrañas y pensaban que podían encontrar dinero enterrado debido a los fenómenos.Sucede que José tiene dos hijos adolescentes una mujer y un hombre y se estaban comportando de una manera extraña.
Toño el muchacho,era muy inteligente bien portado y muy sociable,se había vuelto retraído,aislado,irritable y grosero,muchos decían que se estaba volviendo loco ya que hablaba solo escribía raros dibujos en su cuaderno. Hasta su cuerpo estaba cambiando estaba paliducho,flaco,con unas ojeras bien marcadas y la mirada distante.
Tania era amiguera le gustaba salir a fiestas y hacia gimnasia.Pues después se la pasaba encerrada no salia solo dormida en su cuarto. En la casa los muebles se cambiaban de lugar a media noche, se escuchaban ruidos,como pisadas,cosas cayéndose,risas,voces. Un día Tania enfermo y le hicieron un chequeo general,resulto que había sido violada varias veces.Le pidieron una explicación a Tania quien juro y perjuro que era un espíritu que estaba en su cuarto quien le había hecho tal cosa.José casi la golpeo pero recibió la misma respuesta.Pensando que algo estaba ocurriendo tuvieron una reunión familiar con sus hijos ahí descubrieron que no solo Tania había visto al tal espíritu sino también Toño y no solo eso hasta hablaba con el. Y pareciera de película pero le decía que matara a sus familia al menos eso fue lo que el comento.
Fue cuando José invito a los demás para saber que era lo que pasaba. A la casa fueron un cura,la esposa,su hermano,José,Luis,otros dos amigos y dos policías,el hermano llevaba una cámara para gravar vídeo y Luis un rastreador de metales. Cuando entraron ala casa,solo entraron el cura,la esposa,el hermano y los dos policías y al entrar ellos,se cerro la puerta y ya no se pudo abrir.Al dar los primeros pasos adentro una fuerza extraña levanto ala señora por los aires y el hermano al tratar de grabar,algo desconocido le apretó la cámara hasta hacerla pedazos,mientras aquella fuerza le despojo al señora de sus ropas hasta la interior,el cura trato de acercarse rezando y un viento muy fuerte lo aventó contra la pared, el hermano se acerco para ayudarla y otra fuerza lo agarro del cuello sujetándolo contra la pared hasta dejarlo casi desmayado,los policías trataron de abrir la puerta pero parecía sellada.Mientras tanto los de afuera trataron de tumbar la puerta,José horrorizado solo escuchaba los gritos de su esposa pidiendo ayuda, llamaron a mas policías. Su esposa adentro se estrujaba fuertemente en el aire como si la estuvieran violando y eso era lo que gritaba que se lo quitaran de encima le decía a su hermano que la estaban violando,pero el hermano atónito no podía ver quien,de pronto algo la empezó a arañar por todo el cuerpo y se comenzaron a escuchar unas carcajadas con voz de hombre , después de eso ella callo al suelo y las carcajadas se comenzaron a alejar por las escaleras hacia el segundo piso,hasta ese entonces se pudo abrir la puerta y los demás entraron.
Ella se levanto tapándose con unos cojines de la sala,furiosa y llorando les reclamaba el no haberla ayudado,todos salieron corriendo de la casa.Los policías de adentro les explicaron a los otros recién llegados lo que había ocurrido nadie se lo podía creer así que dijeron que pondrían en el reporte como riña familiar y no detendrían a nadie.despues de eso se mudaron y ni los muebles se llevaron por miedo de volver a entrar.Meses después mi papá y Luis se dieron ala tarea de investigar por que el fenómeno,por que en ese tiempo y no desde que compraron la casa.
La conclusión fue que hace como cincuenta años en esa casa vivía un hombre que engañaba y se llevaba a muchachas adolescentes las violaba.Un hermano de una de las muchachas decidió tomar venganza y poniendo a su novia de carnada lo mato ahí en esa casa.Entonces la niña que se volvió mujer en esa casa despertó al espíritu de aquel hombre….

martes, 7 de septiembre de 2010

Historia de Pamela

Una mañana me desperté lista para ir al colegio, mire por la ventana y vi un gato negro de ojos verdes que me miro, desde ese momento supe que el día no iba bien, cuando salí de la casa vi a mi amiga Cassidy que se acercaba para saludarme con la cabeza agachada le pregunte que le pasaba pero no me respondió, luego levanto loa canbeza y me di cuenta de que esa no era mi amiga Cassidy era una chica sin ojos que me dijo:
-Yo no soy Cassidy, yo soy solo su cadáver ella acaba de morir solo me pidió que viniera a avisarte.
En ese momento el cuerpo de Cassidy se desplomo en el piso, yo corrí hasta llegar a mi casa y cuando llegue mi madre me dijo que habían encontrado en el bosque y que le habían sacado los ojos al cadáver…
Desde ese día siempre la veo y cada ves que la veo me pregunta lo mismo.
-Por que morí?

domingo, 29 de agosto de 2010

Amigas para siempre

Año 1982. Alicia y Sara eran dos chicas, ambas de 15 años, e íntimas amigas
desde la más tierna infancia. Vivían en el mismo barrio, estudiaban en el mismo instituto, iban a la misma clase... en fin, eran inseparables. Sin embargo, tenían caracteres muy diferentes. Alicia era alegre y extrovertida, mientras que Sara era muy tímida y callada.
Cierto día, Sara le propuso a Alicia:
- ¿Por qué no hacemos un juramento de sangre?
- ¿Qué?
- Mira, por si algún día perdemos el contacto, juramos que la que muera antes de nosotras dos, irá a avisar a la otra.
- Qué tontería, Sara, nosotras siempre estaremos juntas.
Ante la insistencia de Sara, y entre asombrada y divertida, Alicia al final aceptó la propuesta. Ambas se practicaron un corte con una navaja en el dedo índice de la mano derecha, y sellaron el pacto a la luz de unas velas.
Pasaron los años. Alicia había terminado sus estudios de derecho, tenía un buen trabajo, una casa preciosa y un marido y un hijo maravillosos. Hacía mucho que no veía a Sara, la amiga de su juventud, aunque a veces se acordaba de ella cuando se veía la cicatriz de su dedo índice. Al final, la vida les había llevado por caminos distintos y no habían vuelto a verse desde que acabaron el instituto.
Una noche, Alicia tuvo una horrible pesadilla: iba conduciendo, cuando de repente un camión invadía su carril y chocaba con su coche.
Se despertó empapada en sudor, y justo en ese momento, oyó llamar al timbre de la casa. Eran las 3 de la madrugada. Miró a su marido, que dormía profundamente a su lado, en ese momento, el timbre volvió a sonar con insistencia. Maldiciendo por lo bajo y preguntándose quién podría ser a esas horas, Alicia se levantó y fue a abrir la puerta.
Cuando abrió la puerta y vio a la mujer que estaba en el porche, abrió la boca, totalmente anonadada. Aunque había cambiado bastante, la reconoció enseguida.
Allí, terriblemente pálida, ojerosa y con una enorme herida sangrante en la cabeza, estaba su antigua amiga Sara.
- ¡Por Dios, Sara! ¿Qué ta ha ocurrido? Entra, te curaré esa herida.
- ¡Cuánto tiempo sin vernos!
Sara no se movió de donde estaba.
- He venido a cumplir mi promesa, Alicia. He muerto y vengo a decírtelo.
Alicia se quedó sin habla.
- Ya que la vida nos ha separado, estaremos juntas en la muerte. Te estaré
esperando...- dijo Sara levantando el dedo índice. Acto seguido, desapareció.
Alicia empezó a notar un dolor persistente en su propio dedo índice, al mirárselo descubrió que lo tenía empapado en sangre, como si se le hubiera vuelto a abrir el corte que se hiciera años atrás... Lanzó un alarido estremecedor y cayó desvanecida al suelo.
Al día siguiente, despertó en su cama y pensó que todo había sido un mal sueño.
Encendió el televisor para desayunar, y lo que vio la dejó helada: la noche
anterior, a las 3 de la madrugada, había habido un accidente de tráfico: un camión había chocado con un coche, y la conductora del mismo había fallecido en el acto.
A partir de aquél día, su vida se convirtió en un auténtico infierno. No comía, se olvidaba de recoger a su hijo en el colegio, no rendía en el trabajo... Y todas las noches tenía el mismo sueño, en el cual oía llamar a la puerta, y al abrir veía a Sara levantando el dedo índice y diciendo "te estaré esperando", tras lo cual siempre se despertaba con un dolor insoportable en su dedo lleno de sangre.
Su marido no entendía lo que le estaba pasando, los médicos no encontraban ninguna explicación, y finalmente internaron a Alicia en un psiquiátrico.
Allí no hizo sino empeorar, ahora en sus pesadillas veía a Sara junto a su cama.
Una noche, un celador del psiquiátrico oyó un espantoso ruido de cristales rotos que provenía de la habitación de Alicia.
Al entrar en la habitación vio que la ventana estaba rota, se asomó y vio a Alicia tirada sobre la acera en medio de un charco de sangre. Tenía una gran herida en la cabeza y a su lado, en el pavimento, alguien había escrito con su sangre: "AMIGAS PARA SIEMPRE".

domingo, 22 de agosto de 2010

Herencia fantasmal

Que se vaya, que se vaya... Era lo único que mi mente podía decir. De nuevo pasó ella. ¿Por qué a mi? ¿Qué es lo que desea de mi? ¿Por qué me sigue desde pequeña?
Ella, era como mi reflejo, tan parecida a mi. Cuando la vi por primera ves, pensé que tal vez era mi hermana gemela, y nadie me lo quería decir... Pero no podía ser, mi acta de nacimiento decía: única... Entonces, ¿por qué el parecido conmigo? No lo sé... Lo único que sabía en esos momentos era: ¿por qué a mi? ¿a caso hice algo malo?
Mi salida de 6°, ahora me iría a vivir con mi mamá. ¡Que felicidad! Ya no mas sustos, ya no más ¿por qué a mi?, que feliz me sentía ahora...
Han pasado ya dos meses, y no me ha pasado nada, al fin me había desecho de ella. ¡Por fin!
Cuatro meses ya pasaron desde mi salida. Y la felicidad se ha ido. La vi otra vez, pero ahora por el espejo. ¿Y ahora?... Como siempre, estoy sola la mayor parte del tiempo. Y no hay nadie que me proteja, mi mamá no deja entrar a mis perros para que lo hagan. Solo era yo la que me podía proteger, nadie más...
No tengo armas para enfrentarla... ¿Entonces que será de mi?...
Cinco meses: Cada vez es mas fuerte... Ahora se me aparece más veces... Ya me acostumbré a ella, aunque a veces si me espanta muy feo...
Un año ya pasó. ¿Y sus apariciones? ja... Ahora no solo es ella, ahora también es alguien parecido a la muerte, pero solo flota y no tiene una oz... ah, y también más personas que me atacan...
Me tiraron el cuadro de mamá, y en frente de mi, no lo quise levantar, sabía que me atacarían. En las noches a veces me dan convulsiones, siento demasiado miedo, casi no duermo, me tiran las cosas, me gritan, no me dejan salir, me empujan... ¿Qué más falta? ¿Qué me maten?...
Decidí decirle a mi mamá... Ella se espantó, y me dijo que hablaría con los hermanos de la iglesia. Después de hablar con ellos, me dijo que tardarían un poco en ir, pero que si lo irían. Me comentó que a ella también le pasaban cosas, pero en las noches, con un hombre que le tapaba la cara. Y a mi hermana también, pero era un caballo... ¿Entonces era hereditario?...
No sé... Ahora solo espero poder seguir viviendo y que vengan los hermanos....

sábado, 14 de agosto de 2010

Tres hermanos

Estos hechos acontecieron hace algunos años en las cercanías de Bétera, un pueblo valenciano en el que antiguamente había un manicomio. En él se encontraban personas enfermas de distintos males psíquicos (trastornos en la personalidad, psicosis, paranoias,...) pero uno de sus pabellones estaba destinado en exclusiva a criminales ya que los jueces en alguno casos habían decidido que era mejor que dichos criminales entrasen en una institución donde podían tratar sus problemas mentales antes que en la cárcel donde seguramente lo único que se conseguiría es agravarlos.
A unos quince kilómetros del psiquiátrico vivían los hermanos garcía. Eran tres hermanos que se dedicaban al cuidado de unas pequeñas tierras que habían heredado de sus antepasados, los cuales siempre habían vivido por la zona.

Juan, que así se llamaba el menor de los hermanos siempre iba acompañado de su fiel perra Laika, que era un pastor alemán precioso que se habían encontrado perdida por una carretera cercana.

Los tres hermanos compartían una humilde casa de labradores con una sola habitación en la que habían colocado tres literas, un minúsculo aseo y una cocina de leña, típica de las zonas rurales. El poco tiempo libre del que disponían, pues como de todos es sabido a las labores del campo hay que dedicarles muchas horas, lo pasaban en un pequeño comedor en el centro de la vivienda jugando a las cartas o escuchando un viejo transistor que tenían sobre la repisa de la chimenea.

Una tarde de otoño después de haber pasado todo el día en el campo se dispusieron a volver a casa y cocinar unas patatas con un poco de carne que habían comprado hace unos días en el pueblo. Una vez en casa mientras pedro preparaba la cena para Juan y para Román que era el mayor de los hermanos, escucharon por la radio que Ricardo Ruiz Pérez se había fugado del psiquiátrico de bétera y que podía andar por los alrededores.

Ricardo Ruiz era un peligroso psicópata, al cual encerraron por el asesinato y violación de cinco menores. Tardaron varios meses en descubrir los hechos pues él solía descuartizar a sus víctimas y echárselas de comer a una jauría de perros que tenía en una finca de Murcia. Los asesinatos de Ricardo fueron muy seguidos por el pueblo español ya que entre sus víctimas se encontraban tres hermanas de una misma familia y esto conmocionó a la opinión publica.

Los tres hermanos se sintieron angustiados por la noticia ya que ellos como el resto de españoles habían seguido las fechorías de Ricardo. Durante la cena el tema de tertulia fue el recuerdo de los asesinatos y la poca seguridad que había en el psiquiátrico, ya que era incomprensible que se hubiese podido escapar un asesino como éste.

Sobre las diez de la noche se prepararon todos para ir a dormir. En la habitación Pedro dormía en la litera superior, Román en la del centro y Juan en la de abajo. Debajo de la litera de Juan dormía Laika, a la que le encantaba que Juan por las noches antes de dormir le rascase el lomo y ella como muestra de cariño le lamía siempre la mano.

Media hora más tarde estaban ya todos acostados y prácticamente dormidos por el cansancio acumulado del día anterior. Pasaron las horas y de repente algo sobresaltó a Juan, había escuchado como el chirriar de la puerta, se mantuvo expectante durante unos segundos y luego introdujo su mano debajo de la cama para acariciar a su fiel amiga, ésta se lo agradeció como de costumbre, con unos lametones en la mano, esto tranquilizó a Juan ya que si alguien intentase entrar en la casa ella sería la primera en darse cuenta y se volvió a dormir profundamente.

Pasaron las horas y por la ventana del cuarto comenzaban a entrar los primeros rayos de luz a la diminuta estancia. Pero más que la luz del sol lo que despertó a Juan fueron unas pequeñas gotas que caían sobre su rostro. abrió poco a poco los ojos mientras se llevaba las manos al rostro donde notaba que caían las gotas y noto que tenían un tacto espeso, cuando finalmente abrió los ojos vio que esas gotas procedían del colchón de Román y que ese color rojizo que desprendían sólo podía ser sangre.

Se levantó de un salto de la cama y miró a su hermano Román, se quedó paralizado de terror, estaba amordazado y con una infinidad de cuchilladas en su cuerpo y sobre él también caían gotas de sangre provenientes del colchón superior donde un cuchillo atravesaba el cuello de su hermano pedro.

Juan, incrédulo ante la barbarie que estaba presenciando, se arrodilló en el suelo llorando y allí pudo encontrar a su querida perra Laika con el morro atado y abierta en canal y entre las patas de esta una nota ensangrentada donde se podía leer "los locos tambiÉn sabemos lamer".

Juan, aterrado, notificó los hechos a la policía diciendo que Ricardo Ruiz había asesinado a sus hermanos y a su perra, pero la policía no le creyó.

Juan fue acusado del asesinato de sus hermanos en un desdoblamiento de personalidad y encerrado durante veinte años en el psiquiátrico de Bétera, donde pudo averiguar que Ricardo había sido detenido dos horas después de su fuga en una carretera con dirección a Barcelona.

viernes, 6 de agosto de 2010

En la casa vieja

Todo comenzó cuando yo tenía 4 años y nos habíamos cambiado a una casa muy vieja en Zapopan JAL. Ya de por sí una colonia vieja.
Bueno esa casa tenía su historia, según cuentan los vecinos del lugar, que en esa casa vivía Una viejecilla sola y enferma, eso sí! Con muchos perros, el cual los llamaba como si fueran sus hijos, esta viejecilla era cuidada por una vecina de la casa del frente, el cual le daba sus medicinas todos los días por las tardes y algo de comer pues esta vecina llamada Lupe o Guadalupe, no recuerdo.. Ahora vecina de nosotros amiga de mi mama, platicó que una noche se percato de que en la casa de la viejecilla, sus perros ladraban y maullaban, Lupe fue enseguida para ver que estaba sucediendo al llegar se dio cuenta de que la viejecilla había muerto.
Fue encontrada tirada en el piso de su habitación, con todas sus medicinas tiradas le había dado un infarto. Después la casa fue vendida y rentada a nosotros, por quienes la verdad desconozco, ni, mi mama se acuerda. Bueno, aquí es donde entro yo.
Tuve varios sucesos relacionados con la viejecilla, este es uno de ellos de hecho el primero. Pero antes quisiera darles una descripción de la casa ya que son casas muy grandes, sobre todo porque tienen mucha profundidad.
Entras, puerta principal empieza el patio, a un costado están las recamaras y la sala de TV, ese patio te conduce a otro patio más grande en donde se encuentra un baño y la cocina, una cocina muy grande, la cual te llevaba a un pequeño patio cruzas y sales a un corral y al fondo otro baño, que es el que funcionaba.
Con enjarres de tierra y piso de mosaicos. Bueno ahora sí. Una tarde yo paseaba por el patio grande cerca de la casa, era una tarde nublada, como si quisiera llover, solo estábamos en casa, dos hermanas mayores que yo y el más pequeño y yo. Mi madre estaba trabajando, mi padre no vivía con nosotros, el más pequeño dormía en el cuarto mi hermana la mayor estaba con los quehaceres de la casa, mi otra hermana no recuerdo y pues yo estaba jugando por toda la casa.
Del patio me fui a la cocina y después al patio pequeño, que conduce al corral, lo ultimo de la casa.
Regularmente esa puerta que conduce la patio pequeño siempre esta cerrada, pero estaba abierta y me metí, como cualquier niño travieso y curioso. la verdad eran rincones de la casa que jamás había entrado, todo era extraño y feo para mí, con un hedor horrible por todo el lugar, no quise entrar mas adentro porque sentí mucho miedo había un árbol que se empezó amover con el viento y tuve un impulso de volver adentro, pero una ráfaga de viento cerro la puerta azotándola con un tundente y aterrador ruido chillante, y no podía entrar porque la puerta se abre por dentro, no sé que paso un sonido atrajo mi atención, un sonido que provenía de los muros y el árbol, yo le gritaba a mis hermanas pero estas no me escuchaban, cuando de pronto escuche que alguien me estaba llamando con sonidos y del árbol se empezó haberse una especie de mancha negra flotando en el aire, esta sé hacia más grande y más grande, empezó hadar forma de una persona, para ser preciso de una mujer ya grande muy pálida de su rostro, ya no quise mirar mas, solo golpeaba la puerta desesperación, mi llanto era inconsolable, como sentía mi piel que se estiraba al sentir que esa cosa se me acercaba, cuando de pronto, la puerta se abrió.
Era mi hermana y la abrase como loco ella desconcertada me abrasó y pregunto que pasaba, no le conteste por mi llanto desconsolable y nunca les conté hasta después de grande, a pesar de lo que paso, no fue algo traumante para mí, pues seguí jugando por toda la casa claro menos allí, pues me cerraron la puerta. No dejo de pensar en lo que paso aquella tarde, ni que sería la única vez, pues sentía que sería el comienzo de algo espantoso. Y así fue.

ENVIADO POR: Flavio.

sábado, 31 de julio de 2010

La muerta en el colectivo

Hace tan sólo un par años, un viejo colectivero volvía la terminal de ómnibus luego de un largo y cansador día de trabajo. Llovía fuertemente y la visibilidad del camino era casi nula. Luego de unas horas de camino, llegó al primer semáforo(su trayecto era por un camino de tierra en zonas rurales y luego volvía a la ciudad). Como quería llegar rápido a su casa, no lo respetó y siguió de largo, sin saber lo que le pasaría...Mientras seguía, ocupado con sus pensamientos, no vió a la chica que pasaba por el camino. El colectivo pasó sobre ella como si de una piedrita se tratara. El hombre entró en deseperación. Al ser de noche, había pocos o ningún auto o personas, y al no divisar ninguna, el colectivero continuó como si nada hubiese sucedido. Mientras seguía su trayecto hacia la terminal, preocupado por si alguien lo había visto, escuchó un sufrido y continuo llanto."Que extraño-pensó-todas las personas bajaron antes". Pero cuando se dispuso a mirar por el espejo retrovisor quien era, la visión que tuvo lo aterró. La chica que había atropellado lloraba descosoladamente en el asiento trasero

domingo, 25 de julio de 2010

La casa de Amityville

Esta historia tiene como escenario una casa ubicada en el 112 de Ocean Avenue, en Amityville, Nueva York. La madrugada del 15 de noviembre de 1974, el hijo mayor de la familia DeFeo, de tan sólo 17 años, asesinó a sangre fría a sus padres y hermanos, con un rifle, dejando un total de seis personas muertas.
Los investigadores no tenían ningún indicio que les permitiese sospechar de alguien en concreto, hasta que uno de los detectives que recorría las habitaciones de la casa en busca de alguna pista encontró en la pieza del único superviviente dos cajas de cartón de balas para un rifle.
Las investigaciones comenzaron a arrojar resultados asombrosos, como un robo que el joven habría cometido contra su abuelo y sus extraños cambios de humor. Después de largos interrogatorios, la policía consiguió la confesión, y el joven fue condenado a 25 años de prisión.
Pero la verdadera historia de Amityville comienza días después, el 28 de diciembre de 1974, veintiocho días después de los asesinatos. Ese día, otra familia, compuesta por el matrimonio de George y Kathy Lutz, se mudó al lugar donde había ocurrido la masacre. La casa, espaciosa y de muy bonita arquitectura, estaba a la venta a un precio excepcionalmente barato, y los Lutz decidieron obviar los violentos hechos ocurridos con antelación y compraron el inmueble, aunque solamente pudieron ocuparlo 16 días debido a los extraños fenomenos que se sucedían...
Desde el primer momento en que ocuparon la casa, el matrimonio y sus hijas pequeñas sintieron una presencia sobrenatural, que se iba haciendo más fuerte cada día. Al principio, se escuchaban ruidos extraños a lo largo del día; luego, comenzaron a aparecer manchas en las paredes y malos olores sin motivo aparente, y las puertas y ventanas se abrían solas.
Kathy Lutz agregaría que en reiteradas ocasiones se sintió observada en ciertas partes de la casa, principalmente en las habitaciones, y que una vio unos ojos rojos que la miraban desde la oscuridad a través de la ventana. De repente, comenzó a tener pesadillas repetitivas con los crímenes sucedidos en la casa, pero soñando que las víctimas eran los componentes de su familia.
La supuesta entidad que habitaba la vivienda trató incluso de apoderarse de los cuerpos de sus residentes, manipulándolos a su propia voluntad y obligándolos a cometer actos de naturaleza violenta, algo en lo cual los Lutz nunca han querido ahondar.
A los pocos días de habitar el lugar, el matrimonio se convenció de que la casa estaba poseída por una presencia demoníaca y recurririó al sacerdote de la iglesia más cercana, quien contaría después que al tratar de bendecir la casa, escuchó una voz que lo echaba, una voz que surgió de la nada desde la planta más alta de la casa y que gritó: ¡¡¡ LARGATE DE AQUÍ !!!. Según los relatos de la época, cuando el sacerdota ingresó a la casa, el ambiente se llenó de un olor putrefacto y una nube de moscar invadió el lugar. El religioso debió luchar con una fuerza física que le impedía acercarse a la casa y finalmente fue violentamente expulsado.
La visita del sacerdote marcó el punto en que los sucesos paranormales se incrementaron, George empezó a sentir presencias extrañas también, e incluso sentía miedo a abrir los grifos pues suponía que una presencia maligna podía salir de ellos si abría la llave de paso. Las alucinaciones se hacían más comunes y la desconfianza en la familia se acrecentaba, George afirmaba que su mujer se estaba tranformando en una bruja pués, según él, se le estaban cayendo los dientes y el pelo. Tal punto que los Lutz debieron abandonar para siempre la casa, que desde entonces se encuentra deshabitada y sobre la cual pesa el estigma de la leyenda de Amityville.

lunes, 19 de julio de 2010

La niñita del parque

Todo comenzó en una noche de Sábado, estábamos en una fiesta, por el cumpleaños 15 de una amiga, ya cuando decidimos partir, un amigo se nos adelantó, tenía que pasar por un parque para poder pedir un taxi, durante el trayecto, escuchó la risita de una niña, extrañado, se preguntó “¿Qué hace una niña a estas horas de la noche, en especial en un parque?”.
Se puso a buscarla por todas partes y logró ver que estaba detrás de un árbol pues dejo ver parte de su vestidito blanco, el se acercó y cuando estuvo a punto de preguntarle por sus padres, ella lo miro con unos enormes ojos blancos y brillantes…cuando salimos, lo vimos tirado en el piso, creímos que fue por la borrachera, al otro día nos contó lo sucedido, fuimos al mismo parque, y le preguntamos a un celador, que cuida un conjunto que esta frente al parque, el dijo que, ya había visto esa niña varias veces, pero nunca trato de ayudarla, pues un vagabundo se le acercó para ayudarla y también se desmayo, apenas la vio.

viernes, 9 de julio de 2010

El caserón

La extraña historia que relato a continuación, sucedió en un pequeño pueblo de Guadalajara, España.
Estaba con mi compañero y mejor amigo patrullando los alrededores de un caserón, éramos Guardias civiles.

Nos encontrábamos en esa zona porque recibimos un aviso por radio desde la central, nos alertaba de unos bándalos que estaban provocando destrozos.
Mientras patrullábamos, observando atentamente y sin casi darnos cuenta nos oscureció. Todo estaba muy tranquilo, no parecía que nadie estuviese en los alrededores, cuando creía que nos iríamos a seguir nuestra rutina, mi compañero me sorprendió cuando bajó del coche y se fue solo hacia el interior del caserón abandonado.
Estuve esperándolo un buen rato y sin comunicación alguna, cuando la recuperé pude escuchar claramente, “Si entras morirás”.

Lo primero que pensé, es que era una broma de las de mi compañero, aún así me dirigí hacia la casa y justo antes de entrar por la puerta principal escuché los gritos de mi compañero por radio:

- ¡Son demasiados!, ¡Las balas no les afectan!
- ¡Pero, que ocurre!, ¿Quiénes son?, contesté.

De pronto se cortó la comunicación, corrí hacia el coche patrulla para pedir refuerzos, pero me dijeron que tardarían como mínimo unos quince minutos en llegar, las órdenes que recibí fueron precisas, que me esperase fuera, pero…¿Cómo que esperase fuera?, mi compañero estaba en peligro. Ni me lo pensé, cuando estaba cruzando la puerta, le comuniqué que iba dentro para buscarle, el me dijo que no entrase, que podían matarme. Pero…¿Matarme el que?¿Quién?.

Evidentemente no hice caso y entré sin pensarlo dos veces, pero ya dentro me quedé sorprendido, la casa estaba totalmente en ruinas y la puerta que dejé atrás se cerró de golpe, seguidamente escuché una voz que dijo:
- Has elegido el camino de la muerte, no saldrás de aquí, vivo.

A pesar del terrible miedo que sentí, seguí adelante en busca de mi compañero y amigo. Después de buscar por toda la casa, por fin pude verlo, me acerqué, se encontraba de cuclillas apoyado en un rincón, estaba malherido:

- Déjame aquí, hay más seres rondando la casa. Dijo mi compañero entre lamentos de dolor.
- ¿Otros seres, pero que?, no pude terminar la frase cuando algo con una fuerza descomunal me tiró al suelo. Saqué mi arma y vi unas extrañas sombras corriendo a mi alrededor, sin dudarlo ni un instante empecé a disparar, pero no les afectaba ninguno de mis disparos, les había dado, estoy seguro, pero las balas no parecían provocarles daños.
Empecé a sentir un escalofrío y antes de que el miedo no me dejara reaccionar, salí corriendo con mi compañero a hombros, cruzamos seis salas y llegamos a un gran comedor, encendimos las linternas y al ver una estatua de Cristo colgada del revés, nos dimos cuenta de todo lo que estaba ocurriendo, a su lado había una nota:

- Habéis entrado en territorio satánico, prepararos para sufrir, vais a morir.
No acabamos ni de leer la nota y empezamos a notar esas extrañas presencias alrededor nuestro, no sabría cuantas podían ser, pero se estaban acercando cada vez más. El miedo se nos apoderó, nos quedamos quietos apuntando con el foco de nuestra linterna cada vez que notábamos algo extraño. Cuando todo parecía perdido escuchamos las sirenas de los compañeros, reaccionamos corriendo con todas nuestras fuerzas y conseguimos salir, pero ahí fuera no había nadie, estábamos solos, de pronto una especie de figura fantasmal vino derecha hacia nosotros cogiendo a mi amigo y llevándoselo hacia el interior del caserón.

Todo parecía una locura, no podía creer lo que estaba sucediendo, colapsado por todo lo ocurrido me dirigí al coche para coger un arma mejor. Más seguro entré de nuevo al caserón y vi a mi compañero acercarse a mi, estaba un tanto cambiado y con una extraña expresión en la cara me dijo:
- En el nombre de Satán yo te tomaré.
Al acercarse vi que tenía los ojos rojos, parecía poseído, no supe como reaccionar y mientras tanto él sacó su pistola y me apuntó a la cara, no tuve otra opción, apreté el gatillo de mi escopeta y cayó fulminado, fue entonces cuando llegaron los refuerzos.

Cuando llegaron traían consigo a un cura, estaban al corriente de todo, ya que no era la primera vez que habían ocurrido cosas extrañas por estos alrededores, me ayudaron y hablé con el cura, me dijo que todo lo ocurrido había que llevarlo en el más riguroso secreto, lo que allí había pasado no tenía que saberlo nadie. Luego me consoló, me dijo que había actuado bien, que mi compañero había sido víctima de una posesión, en el caso de que no le hubiese disparado él lo habría hecho sin dudarlo y sería yo el que ahora estaría muerto.

Al día siguiente dejé el cuerpo de la guardia civil, desde ese día, cuando paso cerca de ahí me acuerdo de todo y sobre todo de mi compañero y buen amigo.

lunes, 28 de junio de 2010

La chica del segundo piso

Diego, un hombre joven que disfrutaba conocer gente con su mismos gustos referentes a la tecnología, el cine, y la música, por medio del chat, se encontraba recién llegado a un pequeño edificio cerca al centro, alquilando una habitación en el quinto piso, aunque estaba lejos de ser lujosa, si era cómoda y le brindaba la privacidad que un soltero como él deseaba, al principio no era de su completo agrado, puesto que en su primer visita, noto un olor fuerte como a madera quemada, el mismo que queda luego de cocinar con leña en un paseo, olor que detestaba pero que por motivos de economía decidió pasar por alto y aceptar la habitación sin protestar, ya instalado, en la primera semana como de rutina antes de dormir cerca de las 11 de la noche, se encontraba en una sala de chat y allí había entablado una conversación con una chica muy simpática y con sus mismos gustos, durante cerca de una hora se preguntaron y contaron muchas cosas, era una conversación muy amena, así, que él en algún momento y ansioso se atrevió a preguntarle su sitio de residencia, ella sin ningún problema le dio la ubicación de forma detallada y además le dijo que hacía poco había terminado una relación sentimental, diego quedo muy sorprendido porque la dirección que ella le dio era prácticamente la misma en donde él vivía, en un principio se imagino que la casualidad los había unido y que ella vivía en el mismo edificio, preguntándoselo mejor ella dio más detalles y resulto ser que vivía justo en un rustico edificio diagonal al suyo en el segundo piso, eran vecinos, y por la estreches de la calle se podían casi ver solo asomándose por la ventana, durante la siguiente semana y luego del trabajo diego llegaba ansioso a su habitación para conectarse y charlar con su nueva amiga, en una ocasión él le pidió que se asomara por la ventana para verla porque aunque él le dejo ver su foto, ella no lo había permitido aun, diciendo que no había que apresurarse, en efecto ella se asomo en aquella ocasión y le saludo con la mano aunque solo fue un momento puesto que eran casi las 11:30 pm y el frio era insoportable, diego reconoció la silueta de una mujer por la tenue luz de los postes puesto que ella se encontraba en una habitación oscura, diego no quería esperar más y decidió proponerle que se conocieran, ella dijo que no podía y que lamentaba no haberlo conocido antes, que simplemente lo mejor era no volver a hablarse, por un lado diego no comprendía la extraña actitud que esta mujer había tomado, y además el no estaba dispuesto a perder contacto con alguien que parecía tan valiosa, esa noche no hablaron mas, ya en la cama diego pensando, tomo la decisión de ir simplemente en la mañana y saludarla, aunque temeroso puesto que las citas a ciegas le habían dejado malas experiencias. en la mañana siguiente diego salió un poco más temprano al trabajo que de costumbre, pues quería conocer a esta mujer, y durante el día no tendría tiempo, cruzo la calle y en un vistazo más detallado, noto que este edificio de 6 pisos donde ella vivía se encontraba en un estado más lamentable que el que se veía en la noche y desde su ventana, aun así golpeo dos veces y luego de un momento salió una hombre de avanzada edad que de manera muy formal le pregunto que se le ofrecía, diego después de pensarlo le confesó la situación y le dijo que venía a conocer la chica del segundo piso, este anciano escucho la breve historia con una cara de confusión total y luego que diego terminara, le permitió seguir, cerró la puerta y le acompaño al segundo piso al llegar allí diego vio todo este piso en una desgracia total, las paredes negras el piso quemado y aun pequeños vestigios de lo que algún día fueron muebles, atónito pregunto qué sucedía y el anciano encargado del edificio le comento: hasta hace 3 semanas una mujer llamada Ana vivía aquí con su novio en una relación de casi 4 años, en la que al final completamente deteriorada la relación, solo se escuchaban gritos y groserías de ese apartamento, una noche cerca a las 2 de la mañana y después de una acalorada discusión por celos, ella se levanto y en la oscuridad, rego gasolina por todo el apartamento y le prendió fuego, muriendo ella y su novio quien aun dormía, la desgracia habría sido mayor si los vecinos de inmediato al percatarse de las llamas no hubieran llamado a los bomberos, cuando estos llegaron sofocaron el fuego, pero para la pareja este había sido el fin, desde entonces nadie ha entrado a este lugar. Al terminar la historia, diego no menciono palabra alguna, y se retiro de allí, sus amigos y familiares luego de conocer esta horrible historia duraron varios años para recuperar a diego, sea como sea el está seguro que siempre llevara en su mente el recuerdo de quien fue su amiga durante esas 2 semanas, anqué nunca pueda probarlo…

viernes, 18 de junio de 2010

Una noche en el panteón

Parecía una noche normal de halloween normal como todas, salimos a pedir calaverita, pedimos dulces por aquí y por allá cuando en eso pasamos por un panteón y le pedíamos calaveritas a todas las personas que estaban esa noche.
Cuando vimos al frente y llego una pequeña brisa , entonces fuimos a una parte que decía panteón privado de los Dylan , nos dio curiosidad y todo estaba oscureciendo en eso se empezaron a oír voces que venían de un cuarto del panteón , nos dio un poco de miedo pero nos animamos a entrar mientras más nos acercábamos mas se oía un llanto y otra voz que decía ayuda!! Auxilio!!!!
Al oírlo nos asustamos y salimos corriendo directo hacia la puerta pero en eso la puerta se cerró dejándonos adentro. Todo estaba oscuro pero por suerte encontramos una veladora, había muchas telarañas, caminamos, caminamos y caminamos parecía que ese cuarto no tenia fin, hasta que en una de esas no se porque nos caímos , mi hermana empezó a gritar y yo le pregunté que qué le pasaba, ella no respondió, parecía que no estaba con nosotras. En ese mismo instante sentí un escalofrió, no le tome ni la mayor importancia, pero al poco rato algo me mato del susto ya que volví a ver a mi hermana toda llena de sangre caminando hacia mi, yo alcance a oír que mientras caminaba decía 123 sal de la puerta del ropero que aquí tengo tus 3 deseos ……….. mi prima y yo nos asustamos tratamos de salir a como pudimos , desde ese entonces ya no volví a ver a mi hermana pero siempre al pasar por su cuarto se llega a oir su canto 123…….

miércoles, 9 de junio de 2010

El olor a fantasmas

La casa de los fantasmas tiene una historia, mitad irrealidad y mitad silencio. Ahora es una historia transformada, con olor a paraguas viejo que a veces se asoma por algún ventanal.
Esa casa vieja decía a nuestra infancia cosas terribles de imaginar y presentir, pero en todo ello hay algo que es verdaderamente real: nuestro miedo, un miedo tan grande que no nos atrevíamos ni siquiera a pasar por la puerta, ni a pisar su vereda brotada de pastos amarillos.
Una vez, Dalmacio, que era el mayor de todos los chicos, tuvo la audacia de pensar en voz alta: -¿Y si entramos a la casa de los fantasmas para ver cómo es por dentro? Un suspenso pálido hizo temblar la respuesta. Hasta que por fin Eufrasia, haciéndose eco de todos, dijo: -Tanto como el interior no, pero podemos ir hasta el patio de atrás y sacar toronjas, el árbol está lleno, al pasar por la esquina se alcanza a ver como brillan con el sol. -Está bien, podemos llevar una canasta para bajar muchas toronjas.
Y de esa manera, por primera vez tuvimos el atrevimiento de entrar; la puerta herrumbrada, herida en sus goznes, no opuso mayor resistencia al grupo. Íbamos todos muy juntos, azorados, por la vereda de cemento llena de grietas
En el mediodía lleno de domingo el grupo fue acercándose al inmenso árbol de toronjas. -Suban rápido y alcancen las más grandes -susurro Chela, con la mirada fija en una de las puertas herméticamente cerrada. No podía dejar de pensar en qué momento se abriría para permitir el paso a algún monstruo esquelético muy enojado por nuestro atrevimiento de ir nada menos que a sacar toronjas.
Y sucedió, en efecto, que muy lentamente se fue abriendo la puerta; el quejido metálico hizo que cada uno permaneciera en su sitio, como estatuas de vidrio, con las manos llenas de toronjas, las bocas abiertas, puro ojos, puro miedo, cuando del hueco se dibujó un negrísimo movimiento de pelos erizados, cola breve y mirar curioso, que se puso a ronronear amigablemente. -Un gatito negro, ¡qué lindo es! Eufrasia lo alzó. Era lindo de veras, lleno de pulgas y hambre. -Llevémoslo a casa- fue la proposición de todos. De pronto la puerta se cerró de golpe con tal violencia, que hizo la punta de los pastos. El pánico se apoderó de todos y comenzamos a correr hacia la salida. Llegamos a casa sin aliento, justo cuando la campana llamaba para el almuerzo y justo para contar la aventura.
Anacleta puso fin al relato diciendo que esa tarde iba a hacer dulce de toronjas, y acto seguido se adueñó del gato para darle de comer. -Se llamará Mefistófeles - dijo.
Esa tarde, por los tres patios se extendió el olor a dulce de toronjas, que por supuesto, desde entonces, se transformó en el olor de los fantasmas.
Mefistófeles, que tomó la costumbre de pasearse por el borde de las cornisas, continuamente también me lo recordaba.

lunes, 31 de mayo de 2010

Una noche inesperada

Una noche estábamos 4 amigas haciendo una pijamada, estábamos mirando unas películas de terror cuando se nos ocurrió ir al sótano.
Anteriormente la dueña de la casa nos había hablado que allí se aparecía un muerto y nosotras no le creimos, entonces se nos ocurrió jugar la botellita y la penitencia fue que entrara al sótano la que quedara......
La primera que quedó llevaba por nombre Maira y entro al sótano y nosotras muertas de la risa pero a la vez con un poco de miedo....... al pasar el rato se empezó a escuchar muchos ruidos que salian del sótano y un solo grito de espanto, lo llamamos así por que de verdad dio mucho miedo, y salio por la puerta una pulsera que le habíamos regalado al cumplir los 15.
Pensamos que ella estaba de broma, al esperar que ella saliera nos quedamos dormidas.. Al día siguiente no la encontramos por ningún lado y nos daba pánico entrar al sótano justamente los papas de ella estaban saliendo para la casa cuando los tuvimos que llamar urgente, se desesperaron y llamaron a la policía, la policía llego a la casa antes que ellos y se metieron al sótano con una lampara por que sabían que no había luz allí, fue cuando encontraron a nuestra amiga muerta y toda ensangrentada..
Cerraron el caso porque no encontraron una explicación de lo que pasó... después de 6 años llevamos el mismo remordimiento de lo que paso esa noche..!!!!

lunes, 24 de mayo de 2010

Personas muertas

Tenia la edad 13 años cuando sucedio por primera vez era las 11.30pm tenia la costumbre de ir a comprar a esas horas ya que por donde vivo las tiendas quedan abiertas hazta la 1 o 2 am ...dias antes de ese heco habia muerto un vecino mio que vivia al frente de casa ..el ya era de edad ...sali a comprar como casi todos las noches cuando senti que alguien me seguia ...voltie a ver y no habia nada entonces senti que alguien estaba detras ...camine mas deprisa a casa ...y cerca a ella lo vi vi ala persona que habia muerto dias antes ..el estaba con la ropa habitual de siempre entonces me quede fria no sabia que hacer me puse palida ...voltie a todos lados me sentia aterrorizada cuando mire de nuevo el ya no estaba entonces apresure el paso a casa estaba a punto de ingresar cuando se me aparecio de nuevo lo mire y no podia creerlo habia oido hablar de personas que habian tenido un encuentro casi parecido con personas ya muertas pero no lo creia hazta que me paso a mi ese dia entre a casa palida y tartamudeaba mi familia me pregunto que pasaba les conte lo sucedido se quedaron pasmados ...aunque con las dudas de que sera verdad o no ...no se que paso ese dia pero solo se que desde entonces puedo ver a gente que muere o antes de que lo haga no es casi siempre pero ya me sucedio varias veces al comienzo me daba miedo aunque admito que aun siento terror ...hoy ya con 19años aun me sigue pasando estas cosas creanme esto es real ....tendrias que vivirlo para saber lo que se siente .......

lunes, 19 de abril de 2010